‘A más reciclaje, más mercado’, Argelia (Antioquia) 2/2.

Jueves 6 de abril de 2017

¡Una obra ejemplar!

Desde hacía días quería volver a Argelia (Antioquia),  donde la Hermana Gilma Montoya Penagos, religiosa de las Carmelitas Descalzas, realiza una excelente labor con los habitantes de ese municipio.

DR
La Hermana Gilma Montoya en el depósito de reciclaje.

La hermana Gilma no es ninguna muchacha, pero tiene la vitalidad y el dinamismo que le da su amor por los otros y la recompensa que se merece todo aquel que se consagra al servicio.

Por su piel tersa, ojos azules y gran estatura, la monja tiene pinta de mujer alemana, pero que va, nació y creció en Sabaneta (Antioquia) y desde muy joven se dedicó a servir a los demás.

IP
Fachada del templo parroquial argelino.

El proyecto en Argelia de María nació hace seis años cuando la Hermana se sorprendió al ver tantos limosneros los días lunes, pidiendo una ayuda de casa en casa.

Mercado por chatarra.

Entonces la religiosa se propuso organizar un depósito de reciclaje para cambiar por productos de mercado, los frascos, cartón, envases, vidrio, chatarra que la gente descarta a diario.

EG
Envases de gaseosas que luego serán reutilizados.

La parroquia de Argelia prestó la casa en donde se almacenan los residuos y funcionan algunos equipos que la hermana Gilma ha conseguido a base de donaciones.

Tan pronto llegué al municipio del oriente antioqueño pude ver cómo el joven operario puso a marchar la máquina que no tanto tritura sino corta los envases plásticos de jabones líquidos, blanqueadores y ambientadores.

H
El producto triturado cae en un recipiente y luego se empaca en bultos.

Con tres cuchillas muy fuertes que se juntan cuando el rodillo da vueltas, el potente motor convierte los tarros plásticos en hojuelas.

La máquina, claro, hace ruido y hay que estar alimentándola de manera manual.

RP
Los recipientes plásticos se transforman en cuadros de centímetro y medio.

Pero el producto final sí es interesante: trozos planos como de centímetro y medio de plástico que luego se venden para convertirlos en hilos y con eso hacen telas plásticas y demás.

A cambio de lo que los habitantes de Argelia traen para reciclar, cada quince días un camión llega de Medellín con el mercado que se entrega solo por trueque.

Cualquier argelino puede participar en el proyecto, basta que consiga elementos de reciclaje, los entregue al depósito en donde no le dan dinero a cambio, sino un ficho para reclamar alimentos de acuerdo al número de kilos de reciclaje entregados en la bodega.

El programa está dirigido no solo a los pobres, pues la idea es crear consciencia de la importancia de darle un segundo uso a las cosas que utilizamos a diario.

Nada de beneficencia.

MA
La monja en acción.

Para la hermana Gilma no fue fácil al comienzo luchar contra la mendicidad, la victimización y el asistencialismo.

Y es que el gobierno también los acostumbra mal con tanto auxilio a las Víctimas, Madres Cabeza de Familia, Desplazados, Familias en Acción, Regalías petroleras y mineras, etc. La gente se acostumbra a pedir y no trabajar.

‘El que quiera comer, que trabaje o que recicle, pero nada debe darse gratis. Yo no creo en la pobreza. Lo que veo es sinvergüenzada, todo mundo quiere las cosas regaladas. Con los pobres hay que ser manso, pero no menso’, dice la Hermana Gilma.

La religiosa tiene cada ocho días un programa por la emisora, en el que habla de distintos temas y a la gente le gusta escucharla.

Solución a la mendicidad.

Después de conocer la excelente obra de esta líder comunitaria, recuerdo tantas casas curales inmensas e inutilizadas, las filas de personas reclamando auxilios del gobierno en La Guajira o en cualquier municipio colombiano, los desmovilizados de las Farc todavía sin un proyecto en marcha y tantos pensionados que aún teniendo energías y vitalidad, ven pasar el tiempo sin hacer algo en favor de los otros.

Un proyecto como el de la Hermana Gilma en Argelia, debería replicarse en tantos pueblos turísticos de nuestro país, en donde los pordioseros espantan a los visitantes.

M
Pordiosero en una calle de Mompox (Bolívar).

Bastaría colocar en los negocios centrales, avisos que digan algo así como:

‘No es necesario que dé limosnas, en este municipio hay un programa de reciclaje con el cual cualquier persona puede hacerse al mercado mediante la entrega de reciduos’.

En este video, la hermana Gilma explica claramente en qué consiste su obra y de qué manera el proyecto cada día avanza con mayor impulso, a favor de la comunidad argelina.

Excelente, Felicitaciones Hermana Gilma.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios sobre “‘A más reciclaje, más mercado’, Argelia (Antioquia) 2/2.

  • el 9 octubre, 2017 a las 7:39 pm
    Permalink

    Germán muy buenas noches estoy en casa y Luz me enseñado el articulo que sacaste sobre nuestro proyecto te veo bien no perdiste ni una de lo que viste y escuchaste, Gracias por darlo a conocer porque la idea es que esto se multiplique para ayudar un poco a nuestra casa común, Espero que en otra oportunidad nos podamos ver nuevamente en Argelia.Me olvidaba decirte que te escribo por el correo de Luz.

    Respuesta
    • el 15 octubre, 2017 a las 6:29 pm
      Permalink

      Con gusto Hermana y de nuevo felicitaciones por todo lo que hace por la comunidad de Argelia y por ‘nuestra casa común’, un abrazo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *