‘Mover el piso’.

Quién lo creyera…

Reconozco que no soy la persona con mejor conversación ni me invitan a toda fiesta por ser muy chistoso.

Pero de lo que sí estoy seguro es que tengo muchas cosas para contar o inquietudes para sembrar en los demás, aún sin proponérmelo.

Y que mi estilo de vida gusta a muchos y quisieran imitarlo, también lo tengo claro.

EH
Colombia es un país extenso y hermoso.

Me ocurre con frecuencia que apenas le cuento a alguien sobre mis viajes continuos y lo mucho que conozco el país, más de uno se queda pensando.

Una sacudida.

Es una situación recurrente: cuando describo mis viajes a quien acabo de conocer, guarda silencio y, aunque no me exprese nada, se hace preguntas de este tipo:

  • Yo ¿sí podré hacer lo mismo cuando me jubile?
  • Y ¿si alcanzaré a pensionarme?
  • Si no me hubiera casado, ¿podría viajar más?
  • Este cucho tan viejo cómo es que ha viajado tanto y yo apenas si conozco mi ciudad.
  • ¿Sí se justifica tener hijos y perder tanta libertad?
  • Vivir solo tiene muchas ventajas, ¿o no?
  • Este señor viajando en bus y todo lo que ha recorrido y yo con carro propio y apenas si conozco nada.
  • Qué sentido tiene ir en búsqueda de dinero y éxito si a la postre lo importante es disfrutar de cosas pequeñas, tener capacidad de asombro, ser feliz…
MB
Mapa de Boyacá en Terminal de Bogotá

El hecho es que, quien me recoge en su carro y me transporta unos kilómetros, no vuelve a ser el mismo.

Al menos no se arrepiente de haberme recogido, pues la verdad es que yo tengo muchas cosas para compartir durante un viaje, si el anfitrión lo desea. Eso me da mucha seguridad cuando me ubico al margen de una carretera a ‘echar dedo’.

Cuando viajo como huésped, prefiero responder preguntas a hacerlas. A veces quien me recoge opta por el silencio o escuchar música, y eso está bien.

Y de quien no me recoge, con todo derecho, claro está, me quedo pensando:

Qué pesar, la que se perdió, escuchar mis aventuras o al menos saber que hay una Colombia hermosa para conocer y un estilo de vida diferente a ir tras el poder y el dinero.

Zapp
Familia Zapp que viaja con cuatro hijos en auto 1.928. Foto el pais.com.

Sé de una pareja de argentinos que llevan 16 años viajando por muchos países en un auto de 1.928.

Los cuatro hijos de Herman y Candelaria Zapp los han tenido durante el recorrido y para los chicos la escuela ha sido el mundo.

Queda claro que los límites están en la mente, no siempre son reales.

Conclusiones:

Programe un viaje con su esposa e hijos, hágalo ahora cuando puede.

Despéguese del smrtphone y váyase a explorar el mundo.

Colombia es hermosa, ¿que hace ahí un fin de semana?

Al menos por un día cambie su rutina y salga de viaje.

2P
Bus de dos pisos: una experiencia distinta y sobrecogedora.

¿Ya montó en bus de dos pisos por las carreteras colombiana? ¿Qué espera?

Aproveche las oportunidades que ofrecen las aerolíneas de bajo costo.

Si no tiene dinero, puede hacer una caminada por los alrededores de su ciudad, o viajar en bus urbano a un sitio desconocido.

TP
Viajar en transporte público es económico, fácil y divertido.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *