Piedras (Tolima)

Sábado 13 de mayo de 2017

SS
San Sebastián, patrono de Piedras.

En bus Duo viajé toda la noche desde Medellín hasta la capital tolimense.

‘San Sebastián del Río de las Piedras’ se encuentra a solo 40 kilómetros al norte de Ibagué, de paso por Alvarado.

Mientras que lo propio del Valle del Cauca son los cultivos de caña de azúcar, por el Tolima abundan los sembrados de arroz, que tanta agua exigen antes de recoger la cosecha.

De Alvarado a Piedras son solo 20 minutos de recorrido y se pasa por la entrada a la Hacienda La Guaira, donde está el Parque Nacional del Arroz.

Un pueblo con alma.

TP
Templo parroquial de Piedras.

Aunque Piedras es un poblado pequeño, al llegar se ve interesante.

Lo mejor: el parque principal, decorado con banderas y algunos árboles en crecimiento.

Por las noches esta explanada tiene un ambiente de fiesta y se ve magnífica, iluminada con las lámparas led que instalaron hace poco.

Sentarse en una de las bancas en una tarde abierta y veraniega como la de hoy, es genial. Tanto de día como de noche, el parque central es el punto de encuentro de los piedrunos.

BP
Banderas en el parque recién remodelado.

A un lado del parque están, cubiertas por un domo cóncavo, la cancha mixta y la tarima para eventos.

CM
Cancha mixta y tarima.

Lo mejor es que en el marco de la plaza todas las edificaciones son de una sola planta.

Y algo que me emocionó: ver varias señoras de cierta edad haciendo los mandados en bicicleta o las más pudientes, en moto.

AM
Sede de la administración municipal.

Qué suerte encontrar abierta la alcaldía un sábado por la tarde. Ocupa una bella casa antigua de un piso, en el costado oriental del marco de la plaza.

Estuve fotografiando algunas viviendas antiguas, con pilares en el corredor del frente y cubierta metálica. La mayoría de estas residencias están bien conservadas.

Se debe vivir hasta bueno en un pueblo tranquilo como este.

Los autos son muy pocos, no obliga casco a los motociclistas y todos los habitantes se conocen.

Mucho me temo que me estoy enamorando de Piedras. Me gusta este pueblo.

Dos conciertos y un evento.

Terminé el día en la plaza de Piedras, escuchando dos conciertos: el de Arelys Henao la cantante de moda, cuyas canciones se escuchan a buen volumen en la cantina abajo del parque.

Y otro concierto mejor aún: el de una bandada de loros que antes del anochecer se posan en el almendro frente a la iglesia a emitir sus cantos al unísono.

Lo que se escucha es una alegre algarabía, muy bacana.

VT
Vivienda tradicional con pilares en el corredor.

Mañana domingo será la ‘Carrera de Motos en Pista de Arena’ en una vereda cerca a Piedras. Hay mucha expectativa y el evento tiene ocupados a varios funcionarios oficiales.

Cuando regresé el domingo por la tarde, muchas motos salían del pueblo, parece que fue un espectáculo exitoso.

Trágica historia de amor.

En el centro del municipio, tres imágenes de aborígenes Pijaos, representan una de las  historias de amor más trágicas de las que se conocen de nuestros ancestros.

CB
Cacica Bulira con sus dos pretendientes.

Resulta que la india Bulira fuera de su compañero sentimental tenía como pretendiente a otro integrante de la tribu.

En un ataque de celos el interesado en Bulira mató a su novio con la cerbatana, lo cual produjo en ella un profundo dolor.

Las lágrimas que derramó Bulira en el río Opia se convirtieron luego en ostras doradas.

Desde entonces los habitantes de la región se alimentan con las ostras de agua dulce que crecen en el río Opia.

En Piedras las ostras se consumen de un solo bocado o en ceviche con cebolla, limón y salsa de tomate.

Lo exclusivo de Piedras.

El balneario en el río Opia, a pocas cuadras del centro urbano, es uno de los atractivos turísticos de Piedras.

También las ostras de agua dulce que se consiguen en la misma vertiente y sobre la cual ya conocemos su origen.

En la alcaldía me mostraron el video en el que se ve al joven bañista Sebastián Arroyave lanzándose desde el peñasco como a 20 metros de altura. No sé con qué nervios.

Ni que fuera Orlando Duque, el clavadista valluno que tantas medallas ha cosechado para Colombia en contiendas internacionales.

Los domingos el río Opia se llena de nadadores que llegan de distintas partes del departamento a disfrutar de las aguas frescas del río Opia.

LL
Lámparas led iluminan el centro del pueblo.

En Piedras no hay muchas panaderías, pero en algunas residencias hornean los productos de harina de trigo típicos del municipio: cucas, biscochos, almojábanas y panderos.

Sobre todo las cucas, de menor tamaño que las de otras partes, son apetecidas por su sabor un poco más dulce.

AC
Altar central dentro de la iglesia parroquial.

La panadería más destacada queda cerca, a una cuadra del parque en donde tomé café acompañado de pan-caña. Me encanta el color rojo fuerte que le colocan a ese producto. Es el mismo con el cual decoran los ‘liberales’, que también venden en Piedras.

En moto hacia el río.

Lunes 15 de mayo de 2017

Muy temprano en la mañana me recogió en el hospedaje Benjamín, un moto-taxista amable que me transportará hasta el malecón para atravesar el río Magdalena y llegar a Guataquí, el municipio vecino, perteneciente a Cundinamarca.

PC
Pocos cultivos pero muchas reses.

Durante el viaje de 40 minutos pasamos por un lado del Estadio. Luego vienen muchos potreros donde ceban ganado. No se ven tantos cultivos, pero sí reses de ceba de pieles café, amarillo o negro.

Lo bueno fue que a diferencia de ayer, hoy lunes no amaneció lloviendo como me lo había pronosticado FaceBook anoche, para que alistara el paraguas.

En 50 minutos Benjamín me dejó en Guataquicito, como se llama el caserío en la orilla oriental del río Magdalena, donde abordé la canoa que me arrimó a Guataquí.

CR
Canoa a remo en la que ser atraviesa el río Magdalena.

El alcalde de Piedras hasta el 2019 es el señor Pedro Antonio Bocanegra Zabala.

Acá habitan en total 5.500 piedrunos, 2.000 en el pueblo y los restantes 3.500 en las veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *