Viajes a $5.000 – Cartagena.

 

19 de febrero de 2015

Tengo un amigo que me dice con frecuencia:

‘Hombre, cómo te vas a ir solo para por allá, que de pronto te pase algo’.

Y le respondo:

‘Cierto, si me quedo en la casa, con seguridad no me pasa nada malo, pero tampoco vivo las experiencia maravillosas que me esperan en el sitio para donde voy’.

Salga de casa.

A todos nos pasa: muchos fines de semana no salimos del hogar, preferimos quedarnos encerrados viendo televisión o revisando el FaceBook. Y no por falta de dinero, sino por ausencia de motivación y entusiasmo.

PC
Monumento en el Parque Centenario de Cartagena.

¿Por qué no dar un paseo inolvidable con tan solo dos pasajes en bus, que no cuestan más de $5.000?

Cuando vamos de paseo por Europa, ahí sí no perdonamos fin de semana para salir a pueblos o visitar sitios turísticos.

Mientras que en Colombia podemos salir con menos presupuesto, hablar con la gente en nuestro mismo idioma, comer frutas tropicales, panes recién horneados o pasteles de pollo acabados de freír.

CH
Calle del Centro Histórico de Cartagena de Indias.

¿Cuándo podemos darnos esos gustos en los países desarrollados?

En USA o Europa eso no es posible: los panes son de mini-mercado, empacados y elaborados dos o tres días atrás. Y nunca encontraremos la gran variedad de frutas frescas y jugosas que hay en nuestro país tropical.

MA
Mangos de azúcar de venta en las calles cartageneras.

Así que, no se quede en casa, salga a algún sitio cercano y disfrute de lo lindo con poco presupuesto.

Límites solo mentales.

Si usted vive en Cartagena o está de paseo en la heroica, no se quede encerrado, salga a tomar un baño por ejemplo, en la playa de Bocachica. Basta que aborde el bus que va por Crespo y lo deja a pocas cuadras del mar Caribe.

TR
Tarde para recordar en Bocachica.

No más excusas:

‘Qué pereza ir solo…’.

Qué va, no se imagina la cantidad de experiencias gratas que va a experimentar en la playa.

‘Ninguno de mis amigos quiere acompañarme…’.

No tema ir solo, en cualquier parte a donde vaya tendrá la oportunidad de hacer amigos.

KS
Instructor de KiteSurf en la playa de Bocachica.

Basta que inicie una conversación con personas que estén solas o con grupos de amigos que también serán sus aliados.

Y entenderá lo bueno que es llevar una vida independiente.

Los límites que nos impiden salir de casa, generalmente están solo en nuestras mentes, en la realidad no hay más que oportunidades y sensaciones de verdad: ¡fantásticas!

Bocachica inolvidable.

Alguna vez estando en Cartagena preferí una experiencia playera a recorrer el Centro Histórico que conozco muy bien.

Y fue cuando cerca a la India Catalina abordé por $1.800 el bus que va para Bocachica.

Esa tarde me ocurrieron tres experiencias únicas:

1 – Para comenzar, fotografié a unos niños que jugaban fútbol en la playa, y creo que quedaron muy bien.

P
‘Pelaos’ cartageneros jugando balón en la playa de Bocachica.

Alegres, expresivos, entusiastas como son los ‘pelaos’ costeños.

Incluso jugué con ellos unos minutos, suficientes parea quedar yo extenuado, mientras los chicos seguían corriendo como si nada.

2 – Más adelante estuve hablando con un instructor de KiteSurf, deporte que yo no conocía.

SP
Surfista profesional disfrutando del mar.

Se trata de surfear sobre una tabla y dejarse arrastrar por una especie de parapenti que infla la brisa marina.

Los deportistas recorren rapidísimo muchas distancias sobre las olas, a veces hacen cabriolas y los más experimentados desafían la gravedad brincando sobre el agua.

Desde una barra que hace las veces de cabrilla, manejan a su antojo la cometa que se templa y adquiere una fuerza increíble con la brisa que, en este sector es muy fuerte.

EKS
Tabla más parapente y manija, elementos del KiteSurf.

El viento en la playa de Bocachica tiene la ventaja que siempre está en dirección a tierra, así que hay más seguridad para los surfeadores, pues la fuerza de la corriente siempre los direcciona hacia la playa.

3 – El joven que me tomó unas fotos junto a la barca me llamó aparte y en tono bajo me dijo:

‘Mira, es mejor que te recojas ya, porque en este sector a veces hay atracos’.

NC
Niña de cumpleaños en una vivienda humilde.

Le agradecí la sugerencia al muchacho e inmediatamente salí hacia el hotel.

El compañero de toda la vida que yo hubiera podido traer, no me hubiera dado este sabio consejo de un verdadero amigo, al que conocí esta tarde.

P
Y de postre: un bello atardecer.

Cuando pasé frente a una casa humilde, cantaban la canción de cumpleaños a una niña de dos añitos. Me ofrecí a tomar la foto, que ellos no podían por carecer de cámara y quedé de enviársela a través del FaceBook, a la familia de la homenajeada.

Así que me encantaron las experiencias vividas esta tarde en Cartagena, qué cosas tan interesantes las que aprendí hoy.

Todo resultó de maravilla, fuera de que pude recibir la brisa fresca de las olas y disfrutar del atardecer de colores cálidos que engalanó el horizonte.

El costo: dos pasajes de bus.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *