Artesanos de la Tradición

Tejedores de Jíqueras.

En Santa Fe de Antioquia existe un accesorio que poco se ve ahora pero fue prenda obligada de los hombres de generaciones pasadas.

Se trata de la Jíquera de cabuya en la cual los campesinos y lugareños guardaban sus pertenencias.

Basílica de SFA.
Santa Fe de Antioquia

A cambio del carriel que se usó en otras zonas de Antioquia o en otras actividades, a los santafereños tradicionales no les faltaba, terciado al hombro, el bolso elaborado con hilos de cabuya.

Ya no se usa mucho esa prenda popular, ha sido reemplazada por los morrales manos libres y bolsos en poliéster de una tira, con mayor capacidad, más livianos y seguros.

Don Héctor

Sin embargo en el barrio Llano de Bolívar de Santa Fe de Antioquia vive don Héctor Hernán Villa Gómez un veterano que todas las mañanas se sienta en la acera de su casa a tejer las ‘costalejas’.

Artesano de jíqueras.
Héctor Villa Gómez.

Héctor Hernán es ejemplo de un pensionado que aprovecha el tiempo elaborando artesanías al tiempo que garantiza que se conserve la tradición de los santafereños, de usar bolsos de fibra natural.

Cómo se tejen las jíqueras.
Trabajo con agujas.

Tuve oportunidad de entrevistar a Héctor Hernán y a continuación transcribo la conversación con mi amigo artesano.

San Rafael

Alguna vez en el parque de San Rafael (Antioquia) me llamó la atención un personaje muy especial.

Panorámica de San Rafael.
San Rafael (Antioquia).

Se trata de Rafael Ángel Ceballos Gil, un señor de unos 63 años, que todo el día se la pasa cosiendo jíqueras de cabuya, en el parque del municipio. Pero lo que más me impactó fue su relato:

‘Yo gracias a Dios no he servido ni para robar, ni para pedir limosna. Como desde hace dos años estoy herniado, no pude volver a voliar rula. Entonces me dediqué a este oficio que aprendí fácil. Yo mismo hago las agujas, compro las varillas y le hago el labrado en las puntas. Y aquí me escondo, en media plaza, para que me vean.  Si usted viera cómo me han tomado de fotos. Hasta para mandarlas por ahí por telescopia.

Artesano trabajando.
Tejiendo con agujas.

Y cómo fue que le dio la hernia? – le pregunté a Rafa, quien no dejaba de entre-cruzar la tira de cabuya con ayuda de las agujas.

‘Pues como tenía tantos alientos, podía alzar lo que fuera y así fue como me hernié’,

respondió mi entrevistado. Y continuó diciendo:

Todas las jíqueras que hago, ahí mismo las vendo a veinte o quince mil pesos. Uno solo con esto puede vivir. También hago bretales, cinchas, cinchones y retrancas’.

Variedad de productos

Todos estos son aperos para bestias de carga, según me explicó el amigo. La cincha es el cinturón largo, de tres cuerdas, que se coloca a lo largo del abdomen del caballo.

El cinchón en cambio, es de 9 cuerdas, más ancho y corto. La retranca es la tiranta hecha de cabuya, que va por el anca, y pasa por  debajo de la cola. Y el bretal, es también una cinta gruesa que  se coloca abajo de la nuca del animal.

Rafael también vende en San Carlos, lo cierto es que a donde llega encuentra quien le compre sus productos de fique.

1 de agosto de 2012

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *