Contadero (Nariño).

En el departamento de Nariño existen pueblos diferentes, con una arquitectura original y ecléctica, difícil de ver en otras provincias.

Tal es el caso de Contadero, el sitio donde antiguamente ‘se contaba’ el ganado para distribuirlo a otras regiones.

Fachadas.
Fachadas relucientes.
Aplique.
‘Fuente de agua que brota’.

Contadero se encuentra al sur del departamento cerca a Ipiales y la frontera con Ecuador.

El viaje de diez minutos en moto, por carretera pavimentada desde Gualmatán y bajo un sol brillante pero tibio, fue como de cuento: por entre laderas verdes de distintas tonalidades y cultivos frescos de papa y hortalizas.

‘Escultor de los Vientos’.

En la actualidad lo que se puede ‘contar’ en este pueblo de colores relucientes, son las muchas singularidades que despiertan curiosidad en el visitante.

Como la imagen ecuestre de Simón Bolívar que decora el parque de Contadero. Nada tan impactante en un día de sol encantador como el de hoy.

La efigie a caballo fue esculpida por Marceliano Vallejo Montenegro, ‘El Escultor de los Vientos’, un artista nacido precisamente en este municipio.

Como ésta imagen del Libertador, el hijo insigne de Contadero esculpió muchas otras que adornan las plazas de Guamatán, Tangua, Túquerres, Potosí, La Florida, San Pablo, Popayán, Pasto, Tulcán y otros pueblos nariñenses.

Ángeles.
Ángeles del Maestro Vallejo.

Vallejo trabajó siete años en el Santuario de Las Lajas, en donde esculpió  los ángeles y niños que rodean el templo. 

Un completo video sobre la vida de Marceliano Vallejo se puede ver en la siguiente link de YouTube.

Detalles únicos.

A la cuenta de exclusividades en Contadero, sumémosle las bancas del parque en cemento y simulando ramas de árbol, que adornan la plaza.

Viajero.
Original banca.
Iglesia.
Exterior de la iglesia.

La iglesia parroquial, de fachada simple y moderna no despierta ningún suspiro a pesar de las dos torres cuadradas y las figuras geométricas de la portada lateral.

Pero el interior del templo ofrece un aspecto antiguo, de estilo barroco, con antiguos cuadros al óleo, cielo raso y finos retablos en madera.

El altar central con apliques en laminilla dorada vale lo que pesa. Preciosos decorados heráldicos sirven de base al cuadro de Cristo soportando el globo terráqueo en su mano.

Heráldica.
Apliques dorados.

La imagen milagrosa del Corazón de Jesús, según me cuenta el cura párroco, está pintada sobre vidrio y aunque en 1.949 se quebró apenas le pusieron encima una escalera, al tiempo la figura se restauró sola y desde entonces ocupa sitio de privilegio en el centro de la iglesia.

Pasado próspero.

Varios libros se han escrito sobre los años dorados de Contadero, que narran  la historia de las empresas que hubo acá hace décadas.

Calle.
Aspecto del centro.

Una fábrica de alfombras y pañolones de lana, llamada Marianita de Jesús, llegó a tener hasta 80 operarias que trabajaban en jornada completa.

Otro ejemplo que evidencia  el espíritu emprendedor de los contadereños, fue la fábrica de Molinos Diana que existió en las afueras del pueblo.

Saliendo hacia Puerres se pueden apreciar las amplias instalaciones que aún permanecen a orilla de un pequeño río y que ahora están para la venta. 

Fábrica.
Antigua fábrica de molinos.

Total que en Contadero se detuvo el progreso, pero fue un pueblo próspero en los años 50 y 60.

El edificio de la alcaldía en una de las esquinas de la plaza, no pues, todo un palacio, pintado ahora de azul. 

El día está inmejorable. A juzgar por el grupo de golondrinas que reposan cerca a la plaza, se podrá viajarenverano todo el día.

Alcaldía.
Sede Administrativa.
Golondrinas.
Augurio de verano.

Acá viven en total 6.000 contadereños, 2.000 en el casco urbano y cuatro mil en las veredas.

Alcaldes de Contadero han sido: 2016-2019 Jairo Ancízar Escobar Orbes y hasta el 2023 es el señor Galo Porfirio Chamorro Dávila.

Jueves 4 de enero de 2018

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.