Florencia (Caquetá).

En la empresa Coomotor es posible viajar directo hasta la capital del Caquetá, desde Bogotá o Medellín.

Son 16 horas de viaje en cómodos buses bien atendidos por un auxiliar que ofrece a los pasajeros mantas para el frío, audífonos y refrigerio.

Palmeras.
Nidos en la plaza central

Generalmente los buses están equipados con monitores individuales frente a cada asiento, WiFi, doble descansa-brazos y conexión de 110 voltios. Antes de arrancar filman a los pasajeros, lo cual es bueno por lo que significa en seguridad para los viajantes.

En mi caso encontré en el televisor individual lo mejor: el video ‘Me pido la Ventana’, de Andrés López el comediante bogotano, ideal para escucharlo con audífonos mientras se  transita la parte más monótona del viaje: el trayecto entre Cocorná y Doradal.

Carretera variada.

A media noche una oportuna parada en el terminal de transportes de Honda y continuó el viaje sin tropiezos.

El amanecer nos cogió en el Terminal de Garzón, en donde desperté definitivamente para conocer el tramo de carretera por el cual no he transitado.

India.
Homenaje a los ancestros.

Faltan 115 kilómetros para llegar a Florencia, los cuales haremos en dos horas y cuarto.  Lo que vino a continuación, fue una carretera variada y cómoda, con arreboles color naranja hacia el oriente.  

Al comienzo se alternan rectas y curvas y luego colinas cubiertas de café verde y hojas brillantes. Ya por la zona de cuatro túneles, se viaja entre bosque virgen, una vegetación selvática que dá gusto detallar.

Qué maravilla, cuántos animales y plantas tienen allí su hábitat no invadido por el hombre.

El panorama de bosque húmedo continúa más adelante cuando se ingresa al departamento de Caquetá dejando atrás los Pórticos que dan la bienvenida a los viajeros. Ese bosque prístino prevaleció incluso hasta muy cerca a la ciudad de Florencia.

Pórticos entre la niebla.

Primera impresión.

Lo que más se destaca al entrar a Florencia es el edificio del Centro Comercial Gran Plaza, que corona una colina y tiene como ancla un almacén Éxito.

Comercio.
Interior del centro comercial.

A las 8 de la mañana llegamos al Terminal de Transportes, con fuelles de acordeón en la fachada, semejante al de Valledupar. Y ahora ¿qué hago? Pues buscar hotel cerca al Terminal, que es lo más práctico para visitar otros municipios.

Las casas campesinas a abordo de carretera antes de llegar a Florencia, fueron el preámbulo para cierto orden y limpieza que prevalece en Florencia.

Nunca esperé encontrar una ciudad ordenada, sin mucha basura en las calles y donde la mayoría de los conductores, incluyendo los de las motos, cumple las normas de tránsito. Qué bien.

Pastora.
Divina Pastora.

En Florencia abundan las moto-taxis, tan útiles para quienes viajamos solos o para los menos pudientes. En Pitalito y Garzón acabaron con ese transporte individual, los conductores de auto particular o taxis, lo consideran un estorbo o competencia desleal.

Lo mejor en el centro.

En la Plaza de Mercado muy cerca del terminal terrestre, se comienza a vivir la amazonía por los pescados frescos y poco conocidos que exhiben los vendedores.

Mercado.
Plaza de Mercado.
Pescados.
Pescados frescos.

Desde la galería es posible subir a pie hasta la Plaza San Francisco en la cual se encuentran la Catedral Nuestra Señora de Lourdes y el Colegio femenino de los Dos Corazones, con edificación antigua y única.

La Catedral muy amplia, podría tener cinco naves, así como hay cinco puertas de acceso. Se ve elegante, bien iluminada y con arcos que le aportan belleza y señorío. Para destacar: las estaciones en bulto del Vía Crucis y la imagen de la Divina Pastora.

Dos corazones.
Colegio de secundaria.
Templo.
Catedral decorosa y amplia.

Hace muchos era el sitio donde se comercializaba el caucho que se producía en las fincas de la región, en el edificio antiguo llamado Curi-playa. Más tarde se asentó allí la alcaldía municipal y hoy es la sede cultural de Florencia.

Una edificación clásica con arcos de medio punto y un museo de máquinas y accesorios antiguos. Me encantaron las media-lunas, piedras curvas con las cuales se molían cereales en las cocinas antiguas y la piedra labrada con forma de rana.

Vía Crucis.
Vía crucis.
Rana.
Hermosa piedra tallada.

Mi propio guía.

El sector más distinguido de Florencia se encuentra saliendo para Morelia, donde hay urbanizaciones cerradas de estrato seis.

Cofema es el sitio en donde se negocia el ganado que traen de las fincas. Un reconocido narcotraficante construyó allí un Centro Recreacional y Plaza de Toros que ahora apenas si se utilizan.

Plaza.
Plaza de Toros.

Por esta zona está la planta de Nestlé, empresa que procesa gran parte de la leche que se produce en las haciendas caqueteñas, casi todas con 500 o mil hectáreas.

En la Plaza de San Francisco venden empanadas recién fritas para acompañar con gaseosa o jugo de piña. En la misma plaza se pueden ver nidos de gulungos que cuelgan de las hojas de palmeras reales. Qué lindos!

Empanadas.
Empanadas de carne.
Palmeras.
Palmeras y nidos en la plaza.

La zona rosa de Florencia con discotecas y bares, se ubica en el barrio Juan XXIII, con una especie de parque lineal a donde vienen los jóvenes de rumba los fines de semana.

Alcaldes de Florencia han sido: 2012-2015 María Susana Portela; 2016-2019 Andrés Mauricio Perdomo Lara y hasta el 2023 es el señor Luis Antonio Ruiz Cicery.

Acá habitan en total 140.000, 120.000 en el pueblo y 20.000 en las veredas.

Viernes 11 de marzo de 2016

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.