Gámbita (Santander).

Como hasta dentro de dos horas no sale bus para mi destino, luego de visitar San José de Suaita, subí un poco por la salida de Vado Real hacia Gámbita.

Plaza.
Plaza central de Gámbita.

Está claro que si se observa el mapa, el territorio santandereano de Gámbita es una protuberancia que penetra en el departamento vecino.

Ello explica por qué a Gámbita lo rodean puros municipios boyacenses, de occidente a oriente: Chitaraque, Togüi, Moniquirá, Arcabuco, Combita, Sotaquirá y Paipa. Solamente hacia el norte Gámbita limita con pueblos santandereanos: San José de Suaita y Charalá.

Naturaleza variada que atrapa.

En Vado Real esperé carro. Al momento me paró una camioneta cuatro puertas. Le ofrecí al conductor pagarle $5.000, pero cuando me bajé a la entrada a Gámbita el hombre no quiso cobrarme. Qué bien.

Mi anfitrión conoce mucho del municipio porque claro, en el período 2007-2011 él fue el alcalde de Gámbita. Se llama Franklin Mateus y casi todo el mundo lo conoce y saluda cordialmente.

El ex alcalde me cuenta que hay un inventario de más de cincuenta sitios de interés turístico en el municipio. Los más destacados son la Cueva del Nitro, de 800 metros de largo, semejante a la que también existe en Zapatoca.

En territorio gambitero existen cascadas de todos los caudales y alturas. Las más visitadas son la Cascada de la Humeadora que, guardadas las proporciones le recuerda al visitante las cataratas del Niágara.

Manto de la Virgen. (Foto Willky Travels).
La Humeadora. (Foto Willky Travels).

Otras caídas de agua son El Bastón del Diablo, Arco Iris y La Cristalina. El Cañón de la Hondura es otra belleza natural dada la profundidad por la cual baja el río y los peñascos y cerros que rodean la vertiente.

Como si fuera poco, Gámbita también ofrece a los aventureros el Mirador de Llanogrande desde donde se divisa El Manto de la Virgen y La Caverna del Choco.

Un poco alejada de la cabecera municipal existe una comunidad Tao creada por un boyacense y semejante, creo yo a la que conocí en Granada (Cundinamarca). Allí conviven personas muy respetuosas de la naturaleza, que se dejan crecer la barba, no utilizan químicos y casi todos son vegetarianos.

De mi amigo aprendí lo que es un disipador, cuando vimos uno formado con bolsas plásticas llenos de arena, que forman ductos escalonados para  quitarle fuerza al agua que baja por los taludes.

Intermezzos e Independencia.

Aquí en Gámbita nació el maestro Luis A Calvo En el parque principal se encuentra el busto de ese músico famoso, compositor de intermezzos. Calvo también compuso los himnos de varias ciudades y la Marina de Estados Unidos.

Músico.
Homenaje a Luis A Calvo.
Crisanto Valenzuela.

Otro gambitero memorable fue Crisanto Valenzuela y Conde, escritor y político de la época de Camilo Torres y la independencia de los españoles. Ocupó durante algunos meses la presidencia de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, en 1.815. Fue tan importante el papel que jugó Crisanto en la campaña emancipadora, que murió fusilado por Pablo Morillo en 1.816.

Desde el 2010 la medalla al mérito Crisanto Valenzuela y Conde enaltece a los gambiteros ilustres que se han destacado en el ámbito político, empresarial, económico y social.  

Centro del pueblo.

Una imagen del Corazón de Jesús de brazos abiertos da la bienvenida a los visitantes de Gámbita.

Al llegar a la plaza central se abre una plaza acogedora aunque pequeña. Y es que dado que Gámbita se ubica entre colinas, no hay mucho espacio disponible en el centro de la localidad. Los carros tienen que parquear en la plaza, menos mal en solo uno de los costados.

Corazón de Jesús.
Imagen a la entrada al pueblo.
Plaza.
Autos solo en un costado.

La iglesia agradable de Santa Bárbara exhibe en lo alto la imagen de la patrona. En el interior del templo se destaca el altar central en madera con apliques dorados y ángeles custodios. Las estaciones del vía crucis muestran figuras primitivas.

Lástima el barniz brillante que colocaron en los muros interiores de la iglesia, poco acorde con su estilo colonial. 

Templo.
Interior del templo.
Alcaldía.
Sede administrativa.

El busto de Luis A. Calvo aparece frente a la parroquia. Bancas modernas y cómodas esperan en el parque a los jubilados.

El Palacio Municipal en el marco de la plaza conserva la fachada en piedra a la vista de buen aspecto.

El cementerio parroquial en las afueras del pueblo es visible desde distintos frentes. Ventilado y amplio, provoca estar sepultado en ese camposanto.

Camposanto.
Cementerio.
Banca.
Asientos cómodos en el parque.

En lengua chibcha Gámbita significa Picacho o pueblo de las flores. Debería haber muchos jardines y flores en las fachadas de las casas.

Suerte para viajar.

Luego de 40 minutos de espera paró un camión Chevrolet NHR de una distribuidora de Colanta que por $5.000 me dejará en Vado Real.Es genial viajar en la cabina de estos vehículos de cabina alta y con una vista tan agradable de 180 grados.

Acá vienen dos muchachos, ambos como responsables, sobre todo el que conduce que lo hace con prudencia a velocidad normal. El otro aparenta ser muy joven, pero ya tiene tres hijos y una nieta. Huy, qué responsabilidad…

En Vado Real le puse la mano a otra NHR que por $5.000 me trajo hasta Barbosa en 45 minutos. Este joven también está que no sabe qué hacer con sus dos hijas. Se separó de la esposa y ahora quiere quedar a cargo de su hija de ocho años pues la mamá poco interés le pone al estudio de las niñas.

Huy, qué cosa tan brava esa, los hijos sí son una responsabilidad muy grande y exigente. Hoy fue el día de los auto-stop exitosos, con buenos anfitriones.

Altar.
Altar principal en la iglesia.

En este pueblo habitan en total 5.100 gambiteros, 430 en el casco urbano y 4.700 en las veredas.

Alcaldes de Gámbita han sido: 2007-2011 Franklin Mateus;  2012-2015 William Herrera; 2016-2019 Édilson Salamanca Callejas y hasta el 2023 es la señora Aidubby  Juliana Mateus Espitia.

Martes 27 de septiembre de 2016

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *