Malhaya un Dictador.

Tal como está Colombia y como se prevé que va a continuar, a mediano plazo el país no tendrá un futuro diferente.

Se necesita un Pro-Hombre, un ‘dictador bueno’ que lidere el cambio que la sociedad necesita.

No es tarea fácil y, peor aún, a lo mejor no ha nacido ese visionario que promueva un verdadero cambio. Así que el siguiente planteamiento por el momento, es utópico.

De los actuales candidatos a la presidencia, en mi concepto, ninguno es la persona idónea para dirigir a la nación hacia un mejor mañana.

Con los aspirantes que lideran las encuestas, la situación actual continuaría o incluso se podría perder gran parte de lo ganado hasta ahora.

En Colombia un cambio radical requerirá de muchos años, no será tarea de un cuatrienio.

Itsmina.
Región de Colombia.

Vistazo a la Historia.

Los mayores de 60 años fuimos educados con correa y en un ambiente donde solo los adultos eran importantes. Sin embargo, valoramos el que se nos haya inculcado el respeto por la autoridad y el gusto por el trabajo honrado.

Ahora ante padres complacientes, los hijos son quienes tienen la autoridad, y a gran escala, parte del país está en manos de delincuentes y narcotraficantes.  

Los países que hoy ostentan un desarrollo económico y cultural casi todos pasaron por épocas dictatoriales: la China de Mao, Alemania con Hitler, Chile con Pinochet (lo de Boric será solo un tropezón), España con Franco, con la salvedad que en la mayoría de los casos fueron dictaduras terribles donde no se respetaron los derechos humanos y se cometieron atrocidades.

Tal vez la excepción sea Lee Kuan Yew (1.923-2015), ‘Padre de la Patria’, el hombre que transformó a Singapur. Pensando en él hablábamos al principio de un ‘dictador bueno’.

Junto con Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino, Singapur es hoy una de las cuatro Ciudad-Estado vigentes en el mundo.

Nuevo Capitalismo.

Lee Kuan Yew (LKY) ejerció un gobierno de corte social pero intensamente capitalista. Gracias a su transformación, Singapur sigue siendo uno de los países más competitivos del mundo, con bajos índices de delincuencia.

LKY gobernó a Singapur de 1.959 a 1.990 y su Partido Acción Popular lleva seis décadas en el poder, el mismo tiempo que los Castro en Cuba.

La independencia de Singapur se dio en 1.965, cuando la Federación Malasia decide expulsar de la Coalición a la Ciudad-Estado.

LKY (Foto BBC News).

Singapur es hoy una república formada por 63 islas, con una población de seis millones de habitantes (8.000 habitantes por kilómetro cuadrado) y solo 729 kilómetros cuadrados de superficie, el doble del área de Medellín ciudad. El 85% de los singapurenses viven en edificios de apartamentos.

Una idea genial de LKY fue dar facilidades a los ciudadanos para tener vivienda propia pues de esa manera se aseguraría el sentido de pertenencia a la Ciudad-Estado.

LKY entendió que puesto que Singapur no tenía recursos naturales, su mayor riqueza debería ser el conocimiento.

Al contrario de lo que podría pensarse que con salarios muy altos las multinacionales evitarían radicarse en Singapur, gracias a la capacitación del personal, los empresarios prefieren establecerse en la principal metrópoli del sudeste asiático.

País sin recursos.

En el caso del petróleo y dado que los singapurenses son de los mejor preparados del globo, Singapur posee las refinerías más grandes y eficientes del mundo, para agregarle valor al crudo importado de Malasia.

Durante mucho tiempo en Singapur los barcos llenaban sus tanques sin pagar, con lo cual se aseguró que hoy el puerto de ‘La Suiza del Asia’ sea uno de los que mueve más contenedores.

Además, dado que la mayoría de sus habitantes hablaban chino, LKY decretó la enseñanza del inglés como idioma oficial y de esa manera los singapurenses de hoy hablan las lenguas de las dos potencias mundiales. 

Ante la inseguridad y la corrupción, LKY decretó la pena de muerte para políticos corruptos y narcotraficantes y endureció las penas para ladrones y atracadores.

Los trancones tan comunes en países en vías de desarrollo no se dan en la Ciudad-Estado. La carga impositiva por tener auto particular es supremamente alta, por lo cual en Singapur solo los millonarios tienen carro. Pero el Metro y el transporte público son de los más limpios y eficientes del mundo.

El ingreso per cápita de Singapur es el tercero más alto del planeta después de Catar y Luxemburgo, por lo cual el 95% de la población apoya el partido de gobierno liderado ahora por el hijo de LKY.

La Habana.
La Habana tras 60 años de dictadura castrista.

Nada es perfecto.

Como toda dictadura, la del Partido Acción Popular tiene lunares: no hay libertad de expresión, las manifestaciones públicas están prohibidas, no existe libertad de prensa y delitos menores se castigan con latigazos. 

La pregunta es: ¿A los colombianos de qué nos han servido 200 años de democracia, ser en el mundo el país más biodiverso por metro cuadrado, tener todos los climas, yacimientos de hidrocarburos, gran riqueza hídrica, tres cordilleras, dos océanos y 36, la mitad de los ecosistemas de páramos en el mundo?

En próxima publicación les compartiré mi visión acerca de la tarea que deberá hacer ese ‘dictador bueno’ que conduzca a Colombia hacia una meta segura y próspera.

(Foto portada cortesía runrún.es).

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

4 comentarios en «Malhaya un Dictador.»

  • el 3 mayo, 2022 a las 1:38 am
    Enlace permanente

    Que gran escrito, señor Germán; muy acorde con lo que pensaba en estos días.
    Resulta que estaba analizando otros países, como España y Suiza, y me di cuenta lo mal que está nuestro país. En Suiza, por ejemplo, ni siquiera hay un presidente como tal, pues el poder lo ostentan 6 o 7 personas como ministros. Pero creo que lo anterior solo es posible en un país tan educado y consciente como Suiza. En Colombia eso es imposible.

    Aunque soy mas de »derechas» (solo en lo económico), considero que las ideas progresistas son necesarias para asegurar muchos derechos, pero me he dado cuenta que los lugares donde mandan políticos de izquierda se suelen volver antros de delincuencia y peligro. He leído gente de Barcelona y California decir que esos lugares se han vuelto »invivibles», incluso ves personas de la calle haciendo sus necesidades en la vías públicas y drogas y jeringas tiradas por doquier. De igual forma, siempre he creído que en Colombia no existen esas ideologías políticas. Mas bien es una mezcolanza; que no sirve de nada además.

    Soy de Córdoba y por estas tierras lo único que abunda es la corrupción y la envidia. La gente que llega a los puestos públicos lo hace por favores políticos e interesas y casi nunca hacen nada por la gente. Pero si usted mira y habla con la gente del común, se da cuenta que no les importa el otro y no tienen un sentido de comunidad, por eso cuando llegan a cargos públicos se dedican a robar. Con esto quiero decir que debemos imitar a los paisas o gente de las montañas en general. De seguro usted sabe, pero en sus tierras la gente sabe respetar el trabajo de otro y velar por el desarrollo en conjunto. No se trata de dar gratis todo o que se comparta todo como una sociedad comunista, sino mas bien de permitir que las personas puedan progresar y hacer dinero sin temor a nada y con competencia justa. Aunque esto tiene un problema y son los grupos ilegales que nos dominan, pues cobran cuotas o amenazan a la gente, y los alcaldes, gobernadores y fuerza pública no hacen nada porque casi siempre tienen nexos (por esa razón aún se mantienen tantos paramilitares o guerrillas, pese a tener un ejercito grande).

    De igual forma, señor Germán, creo que, si queremos progresar, debemos dejar de pensar o creer que el político de turno nos salvará o nos dará todo. Acá en mi región esperan que todo lo haga el Estado, cuando deberíamos trabajar, emprender y educarnos por nosotros mismos. Es como dejar a nuestros padres e independizarnos.

    Perdón por alargarme, es que estos temas se me hacen muy interesantes y educativos. Saludos.

    Respuesta
  • el 4 mayo, 2022 a las 3:33 pm
    Enlace permanente

    German, muy interesantes todos esos datos de Singapur y su historia como tal. El hecho es que los humanos necesitamos primero hacer las cosas obligados por otros (de hecho así es cuando somos niños), pero tendría que llegar el momento, en el caso de la política, en que habiendo visto la conveniencia de tal modelo para el bien común, lo adoptaramos libremente. Qué será lo que pasa para que una población de 2 millones de personas no pueda recobrar su libertad: que la sed de poder, le puede al mandatario, o que esa población no aprende a manejar su libertad… o las dos cosas…! y me pregunto qué pasará si son 45 millones…
    Con lo cual digo que todo lonque se trabaje por educar la vocación de servicio y el sentido del bien común, es poco, y eso en todas las latitudes.

    Respuesta
    • el 6 mayo, 2022 a las 7:19 pm
      Enlace permanente

      Cierto, debemos trabajar hasta conseguir que el bien común primer sobre el particular y sea la sociedad quien sancione a quien carece de capacidad de servicio y pone su interés por encima del servicio a la comunidad. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *