Matanza (Santander).

Martes 1 de noviembre de 2016

Estando en California (Santander), valga la aclaración,  continué el recorrido por la provincia de Soto Norte para llegar a Matanza.

PP
Palmeras decoran el parque principal.

El pasaje de Suratá a Matanza cuesta solamente tres mil pesos.

En el bus un fabricante de zapatos cotizas que tiene su empresa en San Gil, me enseñó el mostrario, tal vez pensando en que puedo abrir mercado en Medellín.

Las horas vespertinas no son la ideales para tomar fotografías en Matanza. Casi todo lo interesante para enfocar, recibe la luz solar en horas de la mañana.

CMF
Emblemática Casa Museo Los Fundadores.

Al frontis de la iglesia y al Cristo Rey que custodia el casco urbano, desde una colina alta y cercana, les pega el sol por detrás.

Esa imagen de Cristo Rey en el oriente, es ideal para tomar buenas panorámicas del casco urbano. Me recuerda el alto semejante desde el cual se divisa muy bien el pueblo de Jericó en Antioquia.

Una de las ventajas de este pueblo es que su topografía es plana, por lo que es fácil recorrer sus calles a pie.

Esa circunstancia hace que Matanza sea un destino muy agradable en Santander.

FA
Fuente de agua en el centro del parque.

También sobre el oriente, está otro mirador: el del Alto de la Virgen, ese sí más encumbrado y de difícil acceso, a no ser que sea semana santa cuando muchos peregrinos suben hasta esa atalaya a purgar sus pecados.

TP
Templo parroquial algo averiado.

En cuanto al templo parroquial, está desde hace un año en reparación, después que un movimiento telúrico fracturó la estructura en piedra del frontis y echó al piso el techo. Restaurarla vale mucho dinero, ahora tiene una cubierta transitoria en lámina.

En la plaza hay una cancha mixta y un parque decente, con bancas cómodas. Pero su restauración será una de las prioridades del actual alcalde municipal.

PM
Piedras de molino antiguo decoran la plaza.

En ese sitio estuve conversando con el profesor de música de cuerdas y algunos estudiantes, incluida Valentina una chica pilosa que me tomó fotos al pie de la piedra de molino, que decora un costado de la plaza.

Matanza es un pueblo tranquilo y de poco comercio, pero con unas piezas arquitectónicas de gran valor, como la Capilla de Santa Rita y la Casa Museo de los Fundadores, que pude conocer por dentro gracias a la amabilidad de una funcionaria del municipio, quien me abrió las puertas y acompañó a conocerla.

CE
Corredor empedrado por donde entraba la servidumbre.

Se trata de un caserón inmenso, con tres patios empedrados, solar, acceso adicional para las bestias y los sirvientes, lo que hoy llaman ‘puerta técnica’; capilla, corredores con piso en piedra, muros de tapia pisada, fuente de agua en piedra, techos con base de caña-brava, todos materiales de muchos años y gran duración.

PP
Vestigios del tiempo en la puerta.

Actualmente la casa construida en 1.780, se encuentra en regular estado; si la pudieran restaurar quedaría convertida en un atractivo turístico de mucho valor. Menos mal esa joya arquitectónica pertenece al municipio desde el año 2000.

C2T
La Casa de las dos torres en Matanza.

Las puertas, he ahí uno de los motivos más interesantes para tomar fotos. Tienen bisagras, aldabas y argollas gigantes, con tantos años como la residencia.

Anduve luego por la Casa de la dos Torres, esa sí habitada, con dos atalayas como si se tratara de una ermita.

Y más allá está el Hotel Matanzú, un hospedaje de lujo que ofrece múltiples diversiones para sus huéspedes: piscina, paseos en cuatrimoto, etc.

El almuerzo fue con pollo asado y sopa de arroz, que tanto le gustaba a mi papá y a mí me parecía almuerzo de campesino pobre. Ahí en el restaurante la Mejor Sazón me guardaron el morral para caminar el pueblo más cómodo.

O
Oratorio de la Casa Museo los Fundadores.

Respecto al nombre un tanto tenebroso de este municipio, hay dos versiones. Una se refiere al Cacique Matanzú que gobernaba las tribus que en tiempos prehispánicos, habitaron la región.

La otra versión habla de una mortandad que hubo cuando se enfrentaron indígenas y españoles y desde eso el lugar empezó a figurar con ese nombre, en los libros del Cabildo de Pamplona.

A las 4:30 abordé un bus para Bucaramanga por $9.000. Lo mejor fue que el conductor se detuvo frente a la

Patio central de la Casa Museo Los Fundadores.
Patio central de la Casa Museo Los Fundadores.

fábrica de Lácteos Sotomanquesa.

Qué delicia de yogurt el que venden allí, de sabor natural y consistencia espesa, delicioso. Me dejó una fuerte impronta en las pailas gustativas.

El arequipe en cambio sí estaba demasiado dulce.

El alcalde de Matanza hasta el 2019 es el señor Juan Carlos Villabona Maldonado.

En este municipio habitan en total seis mil matanceros, mil en el casco urbano y cinco mil en los campos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *