San Benito (Santander).

‘Sol y sombra de Santander’.

El español Martín Galeano, fundador del pueblo, era muy devoto de San Benito de Palermo.

Panorámica.
Vista general de San Benito.

Luego de bajar hasta el río y subir de nuevo por la montaña, se ve allá arriba en la cordillera del frente: Aguada, el municipio del cual venimos.

Y más adelante en la carretera que va para Barbosa, comienza a verse la panorámica de Vélez, el pueblo de los bocadillos.

Estas son tierras dulces, donde abundan los cañadulzales y de vez en cuando se destaca la chimenea alta de algún trapiche.

Chimenea.
Trapiche entre cultivos de caña.

Ahora tiempos de paz.

La iglesia de San Benito de aspecto colonial, no tiene dentro el retablo antiguo que uno espera encontrar. Parece que le arrebataron el mobiliario propio de los templos coloniales.

Seguramente en las tomas guerrilleras que sufrió el pueblo, la iglesia y muchas casas quedaron en el suelo.

Torre.
Fachada eclesial.
Templo.
Interior de la iglesia.

Hoy San Benito es una localidad de edificaciones modernas, que mira el futuro con optimismo.

Ahora  los sambeneditinos viven en completa paz, muy diferente a cuando en los años 50 se peleaban por el color azul o rojo de un partido político.

Educación para el trabajo

En el Colegio San Benito de Palermo, con amplias instalaciones, se forman los jóvenes con fortalezas en tecnología y horticultura.

Árbol.
Ceiba de tallo amplio.

En el centro del parque de San Benito creció una ceiba gigante que le da buen aspecto y personalidad a la plaza central. A falta de un templo de torres encumbradas, las ramas altas de la ceiba son el símbolo que identifica a San Benito.

El edificio de la alcaldía de aspecto moderno, también ocupa sitio especial en el centro de la población. En el cuarto piso del palacio municipal hay una terraza muy agradable.

Alcaldía.
Palacio Municipal.

El casco urbano de San Benito es bien corto. Al menos por la salida hacia Barbosa, el pueblo se acaba a pocas cuadras de la plaza central.

Alrededores

A bordo de carretera se ven árboles de anacoque, que no había visto antes. De flores rojas tirando a naranja, decoran muy bien el paisaje montañoso.

Flores.
Bello árbol florecido.

Los cultivos de caña abundan y siguen a la vista hasta Guepsa, que es también un pueblo panelero.

Tengo el panorama completo a mi favor, gracias al puesto de preferencia que me reservó Fortunato el dueño del campero en el cual he viajado como si fuera el dueño el carro.

Calle.
Calle de salida hacia Guepsa.

El alcalde de San Benito hasta el 2019 fue Hugo Ardila Mateus. Y hasta el 2023 es el señor Jaime Amado Arguello.

Acá viven en total 4.000 sambeneditinos, 500 en el pueblo y 3.500 en las veredas.

Martes 13 de febrero de 2018

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *