San Vicente Ferrer (Antioquia).

Jueves 18 de julio de 2013

Desde un avión viajando a Cartagena, tomé una panorámica de San Vicente en la cual el templo se destaca como una gran paloma blanca de alas grises.

SV
Vista aérea de San Vicente Ferrer.

No hay nada mejor que visitar el oriente antioqueño en un día de verano. En las últimas semanas el cielo se olvidó de regar los prados, hemos tenido temperaturas altas y días iluminados.

Símbolos representativos.

Antes de entrar a San Vicente, tomamos fotos al Gurre que hay a la entrada. Ese armadillo que aquí se presenta erguido, no es el animal más gracioso, pero hubo un tiempo cuando los gurres abundaban por los montes vicentinos alimentándose de helechos.

A
Armadillo con sus crías, símbolo de San Vicente Ferrer.

De ahí que a los sanvicentinos se les llamó también gurreros y al kiosco central de la plaza se conoce como ‘El Gurreñito’.

El bus se detuvo un rato en el Centro del Movimiento que hay en la parte baja del casco urbano de San Vicente. Desde allí salen los chiveros para las veredas y por ahí pasa todo el tráfico desde y hacia Medellín.

EM
Escalera en metal en el terminal terrestre del pueblo.

San Vicente es un pueblo tan quebrado y de calles tan estrechas que sería imposible que los buses estacionaran en la plaza principal. En ese ‘terminal de transportes’ hay un monumento a la Virgen del Carmen decorado con una chiva elaborada en hierro, por un artista medellinense.

En alguna época a San Vicente se le asociaba con los cultivos de fique, pero a partir de la difusión del plástico ahora los costales y los lazos se tejen con fibras sintéticas, aunque por ahí supe que hay japoneses interesados en impulsar el cultivo de esa fibra natural y, por lo tanto, biodegradable.

En la actualidad la fresa, el fríjol y la mora son los cultivos más comunes en los hermosos campos que rodean la localidad.

IP
Iglesia parroquial sanvicentina, sobria y elegante.

Centro admirable.

La iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá vale la pena admirarla por fuera y por dentro. En el interior bien iluminado, se destacan gruesas columnas y vitrales pequeños pero de finos acabados; del techo cuelgan tres hermosas lámparas de cristal y el piso tiene una baldosa antigua con flores y estrellas originales.

OA
Operarios de altura pintan las torres de la iglesia.

Por estos días hay obreros, restaurando las torres y la cúpula exterior del templo. Como si nada, estos jóvenes hacen su trabajo mirando de cerca el vuelo de las palomas.

Me impresiona que  los habitantes de estos pueblos del oriente, tienen buen aspecto, generalmente son de piel blanca, cachetes colorados y ojos azules.

PC
Parque central, recogido pero agradable.

El centro de San Vicente es agradable, no hay muchos árboles, pero sentarse a tomar tinto en una de las mesas del kiosco o de los bares que atienden afuera, es la delicia para muchos turistas.

La plaza, es pequeña pero plana y llena de vida. En el parque hay bancas cómodas en las cuales los parroquianos se sientan a recibir el sol y a comentar las novedades del día.

FN
La Negra, uno de los puntos emblemáticos de San Vicente Ferrer.

‘La fuente de la negra’, que hay en el parque principal, va a cumplir cien años próximamente.

Se trata de un monumento emblemático que recuerda la actividad minera realizada por esclavos en estas tierras, antes de 1.766 cuando en El Retiro doña Javiera Londoño le concediera la libertad y donara predios a sus cautivos.

Una cosa que habla bien de las administraciones municipales anteriores,  es que en el marco de la plaza, los avisos se han unificado, todos muy sobrios, con caracteres de color verde y naranja, sobre fondo blanco.

Algunas esquinas exhiben placas de la nomenclatura, en baldosas de porcelana, con el escudo del pueblo como adorno.

JMC
Casa donde vivió el General José María Córdoba.

En la calle Córdoba, está la casa en donde pasó su infancia el héroe de la Batalla Chorros Blancos: José María Córdoba.

La Alcaldía queda en el costado oriental de la iglesia, tiene una explanada al frente y un balcón en el segundo piso desde donde se aprecia gran parte del casco urbano.

Desde allí se distingue muy bien el coliseo, al sur, y el Hospital, de amplias instalaciones, abajo y al suroriente.

SA
Sede administrativa a un lado de la iglesia.

El cementerio, muy grande y de paredes blancas, se observa desde muchos sitios, debido a que ocupa otra de las colinas que hacen parte del pueblo.

En este momento suenan las campanas del reloj eclesial para informar que son las 10:45 de la mañana.

Otros sitios de interés.

Los dos atractivos principales en la zona rural,  son la piedra del Peñolito y la cascada de Los Cachos.

Ahora quieren restaurar, con fines turísticos, los puentes de cal y canto que hay en algunos puntos cercanos y sobre distintas quebradas.

AP
Alrededores del pueblo donde se aprecia el colegio de secundaria.

El 7 de diciembre de cada año se celebran en San Vicente Las Fiestas de Las Colinas, y a las celebraciones vienen turistas de todas partes, sobre todo de Cartagena que es la ciudad donde más sanvicentinos habitan.

Recorro algunos negocios buscando un balcón con buena vista. El Bar La Casona es lo más parecido a mi casa: con excelente vista, viento corrido e iluminación abundante.

CT
Colección de teléfonos en la Casa de la Cultura.

Por último llego a las modernas instalaciones donde funciona la ‘Casa de la Cultura Horacio Montoya Gil’, en donde hay una exposición de medios de comunicación de todas las épocas. Allí se exhiben teléfonos, radios, radiolas y demás instrumentos, desde los más antiguos hasta los actuales.

Muchas de esas piezas pertenecen a Héctor Hernán Hoyos Henao, un sanvicentino de gran espíritu cívico, que lleva 21 años aportándole a su comarca.

O
Pintura donde se representan los oficios que predominaron en San Vicente.

Con él converso un rato y me muestra el álbum de caramelos que acaban de sacar, para que los vicentinos se diviertan coleccionando fotos del pueblo, sus personajes y tradiciones.

Me llama la atención la foto en la cual aparecen los últimos seis alcaldes que ha tenido el municipio.

RC
Retablo central del templo de Chiquinquirá.

Solo faltó uno a la cita, pero mucha gracia reunir a los seis restantes, no obstante las posibles diferencias que pueden quedar entre ellos.

El alcalde de San Vicente hasta el 2015 fue José Antonio Bedoya y hasta el 2019 el señor Roberto Jaramillo Marín.

Acá viven  en total 19.500 sanvicentinos, 7.500 viven en el casco urbano, y los 12.000 restantes, en el campo.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.