Pereira (Risaralda).

28 de enero de 2012

El viaje a la capital risaraldense lo realicé en compañía de mis dos hermanas, quienes querían conocer algo del Eje Cafetero. Viajamos desde Medellín, en bus de la empresa Occidental y en el Terminal de Transportes pereirano, nos recogió una buseta particular.

VCG
Viaducto César Gaviria

Este relato lo voy a centrar en tres sitios turísticos de Pereira:

  • El Puente Helicoidal,
  • el Parque de Bolívar con su famosa estatua ecuestre del Libertador y
  • la Catedral de Nuestra Señora de la Pobreza, en el centro de la ciudad.

Inicialmente tomamos la Vía del Pollo, una avenida abierta hace ocho años, que se llama así porque, en el sitio donde desemboca sobre la avenida 30 de agosto, había antes una venta de pollos.

El conductor nos recuerda además cómo Pereira es sede de varias fábricas de ropa: Kosta Azul, Alberto VO5, Arturo Calle y Gino Pascalli.

M
Mirador sobre la Ciudad.

Primero subimos al Mirador Las Camelias, un estadero grande con una vista espectacular sobre la Perla del Otún. Nos bajamos a identificar la zona por donde avanza la avenida circunvalar sobre la cual está el Colegio La Enseñanza.

También se distingue fácilmente la Catedral de Nuestra Señora de la Pobreza, de color gris y con tres torres redondas que, de alguna manera, recuerdan el Tal Majal.

CP
Catedral de Pereira.

Y por la salida hacia Dosquebradas, se alcanza a ver el Viaducto César Gaviria.

Tomamos fotos y continuamos camino hacia el Puente Helicoidal, la obra de ingeniería más reciente e importante, construida en Pereira.

Desde cuando empezamos a subir, se divisó el nuevo Restaurante London House, con las banderas de Colombia y Gran Bretaña flameando arriba del techo, y sus iniciales LH gigantes y visibles, desde muchos puntos del sector.

RLH
Restaurante arriba del Helicoidal.

Apenas pasamos un pequeño túnel, empieza propiamente el famoso Helicoidal, una serie de puentes ascendentes y curvos que hicieron posible la subida por esta montaña tan empinada y difícil. Cuando los autos cruzan el puente es como si fueran por el aire, pues la carretera continúa sostenida por torres muy altas y delgadas.

Esta es en realidad una obra insigne de la ingeniería moderna, que evitó los trancones que se hacían para ir de Pereira a Manizales y viceversa. Ante esa circunstancia, la carretera antigua se habilitó solo para el descenso y la subida se hace por el helicoidal.

Esa forma curva que permite ascender se utilizó también para un puente peatonal que está en la base de la montaña y que parece el hijo de la moderna vía.

MZL
Helicoidal saliendo para Manizales.

Tan pronto se sale del túnel, hay una enorme placa con fotoceldas que permiten iluminar el interior del pasadizo subterráneo.

Nos bajamos en una explanada que hace las veces de mirador y que, cuánto pesar, tiene ahora muchas basuras arrumadas. Pero es un sitio interesante para contemplar con detenimiento el famoso Helicoidal.

Por fin tomamos la avenida circunvalar hasta La Rebeca, el parque frente al cual está, desde hace 80 años,  el Colegio de la Compañía de María.

R
Parque de La Rebeca.

En el Parque La Rebeca es famoso el punto de venta de ‘cholaos’, una bebida helada con frutas y lecherita. Continuamente hay gente disfrutando los famosos cholaos y a veces hay que hacer fila para ser atendido.

Salimos después hacia el centro, pasando por un sector que antes fue lo peor y ahora luce renovado

Ch
Venta de ‘Cholaos’.

gracias a la construcción de la Ciudadela Victoria, un centro comercial que revivió el centro de Pereira.

Así que tomamos de nuevo la circunvalar, pasamos por el exclusivo barrio Los Pinares y llegamos hasta la Plaza de Bolívar.

Allí admiramos la bellísima escultura de Arenas Betancur que, en los años sesenta causó polémica por el simple hecho de que el Libertador no tenía ropa. Pero eso es nada frente a la belleza, dinamismo, originalidad, empuje y fuerza de esa obra de arte sin par.

RAB
Escultura de Arenas Betancur.

Es impresionante la actitud de Bolívar con la mirada fija y resuelta sobre  un solo objetivo y portando adelante, la llama de la libertad en su brazo derecho; y la velocidad del caballo que tiene sus cuatro patas estiradas y en el aire.

Esta escultura hecha en Méjico entre los años 55 y 62 ocupa la parte más importante del parque y hacia ella convergen líneas de ladrillo más oscuro, como para dirigir, hacia el Libertador, la mirada de los transeúntes.

Qué hermosura, se trata de una obra de arte excepcional. Qué bueno poder detallarla hoy, cuando lo que menos nos interesó fue comprobar si en realidad el Libertador tenía o no pantalones.

Hoy la Plaza de Bolívar tiene en sus alrededores 22 palmeras airosas, y ofrece a los visitantes 12 bancas en cemento, a los lados del espacio público, completamente despejado.

P2Q
Viaducto entre Pereira y Dosquebradas.

En fin que para nosotros ha sido muy interesante redescubrir  a Pereira y el Eje Cafetero que, a partir de 1.968 cuando se sacaron del Viejo Caldas los tres departamentos, le dio dinamismo y progreso a las tres ciudades capitales. Desde esa época cada metrópoli se concentró en sus fortalezas: el turismo en Quindío, la cultura en Manizales y la industria y el comercio en Risaralda.

Otra obra arquitectónica única y muy bella es el interior de la Catedral de Nuestra Señora de la Pobreza. Esa imagen que aparece en el centro del altar es una réplica de la original que se conserva en Cartago y que milagrosamente apareció grabada, en el trapo con el cual se limpiaba el aceite de higuerilla, que alimentaba las lámparas.

VP
Retablo Virgen de la Pobreza.

Los cartagineses son muy celosos de mantener en su ciudad la imagen original de la Virgen, tanto que cuando la trajeron a Pereira alguna vez, montaron guardia día y noche para asegurar que el lienzo regresara a Cartago.

Hoy la disputa entre Pereira y Cartago se centra en, cuál aeropuerto será utilizado para los vuelos internacionales, pues parece que las condiciones de  aeronavegabilidad son más favorables en la ciudad de Jorge Robledo.

AM
Arcos en madera sobre los capiteles.

Pues sí que el interior de la Catedral de Pereira luce hoy hermoso, gracias a un hecho insólito: con el terremoto de hace algunos años se cayó el cielo raso y dejó al descubierto la belleza de la cubierta, oculta arriba.

Resulta que toda la estructura que sostiene el techo está hecha en madera comino y se ha mantenido por más de cien años. Pero hay que ver las columnas y arcos de medio punto hechos en solo madera. Increíble que durante tantos años esa construcción se haya mantenido firme y el material incólume.

Las columnas de la iglesia son en ladrillo hasta los capiteles, pero de ahí para arriba todo son vigas, listones y traviesas, soportados por 19 inmensos arcos de puro tablón. Solo tuvieron que reemplazar unos cuantos troncos, pero la mayoría fueron cortadas por tatarabuelos, de los pereiranos hodiernos.

CP
Cúpula de la Catedral pereirana.

Bajo los capiteles,  las columnas están reforzadas con aros de acero, lo mismo que las pilastras laterales que tienen platinas y tornillos fuertes, no sea que ocurra otro sismo que, de al traste con la edificación.

El piso de la catedral es en gres moderno en colores acordes con el entorno.

Hacia las siete de la noche y por $ 13.000, regresamos a nuestro hospedaje, en un taxi que recorrió casi toda la avenida 30 de agosto, en dirección a Cerritos y Cartago, pasando por un lado del aeropuerto Matecaña y paralelo a la vía del MegaBus.

PP
Panorámica de Pereira.

A propósito, este nuevo medio de transporte también le dio aire de ciudad a Pereira, al tiempo que racionalizó la movilidad de los pereiranos.

Fuera de sus muchos sitios de interés, me queda la impresión que la capital del Risaralda es ahora una ciudad agradable y fácil.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.