Puente Nacional (Santander).

Este municipio santandereano se encuentra más cerca de Boyacá que de la capital Bucaramanga, de la cual dista 220 kilómetros.

Puente Nacional es una localidad que gusta por su plaza grande y plana, con terrazas muy destacadas en el costado occidental.

Terraza.
Sitio ideal para la tertulia.

Precisamente en uno de esos comercios me sirvieron sopa con pedazos de pollo, pernil sudado, ensalada y papa, más el jugo de piña y un postre diminuto, pero postre al fin y al cabo.

Lo que sí he visto acá es que las cocinas de los restaurantes son como desorganizadas y en condiciones de higiene más bien precarias. Hace falta que la Secretaría de Salud capacite a los dueños de comedores, en infraestructura, Manipulación de Alimentos y demás.

Iglesia y héroes.

Puente Nacional tiene cosas interesantes, como las dos torres empinadas de la iglesia, que en algún momento terminaban cuadradas, no con pequeñas cúpulas como ahora. Esas estiradas atalayas parecen un par de jirafas custodiando el pueblo.

Templo.
Iglesia parroquial.
Líder.
Francisco Antonio Galán.

Una escultura de Francisco Antonio Galán muestra al héroe comunero, cuando lanza un grito desafiante en lo alto del pedestal.

Pero esta vez el líder comunero hace un gesto como si le molestaran las palomas que se posan en su cuerpo.

La Alcaldía, de varias plantas y decente, se ubica frente a la iglesia, en el otro costado de la plaza.

Camacho.
Líder cívico frente a la alcaldía.

Eduardo Camacho Gamba fue un líder comunal de Puente Nacional, muerto en 1.998. Gracias a él se construyeron el actual Palacio Municipal, el acueducto y el Instituto Técnico Industrial.

Me hablaron muy bien de la Normal Superior Antonia Santos de Puente Nacional, con instalaciones de corredores amplios resguardados por arcos. Raro encontrar un establecimiento regentado por religiosas con piscina en la que se pueda practicar natación, durante las clases de educación física.  

A continuación conocí las instalaciones, también de buen diseño y suficientes, del Hospital San Antonio, a solo tres cuadras de la plaza principal.

La edificación más destacada del pueblo corresponde al colegio, una mole de tres cuerpos y bastantes salones.

Normal.
Normal Superior. (Foto Internet).
Pano.
Vista parcial del pueblo.

Festival del Torbellino.

Un poco escondido baja ramas de árboles se ve el busto en honor del Maestro Lelio Olarte compositor de la guabina santandereana. Con las facilidades tecnológicas de ahora, debería haber bajo el busto, un sistema que al presionar el botón se escuche la hermosa melodía.

Busto.
Homenaje al maestro Lelio.

Cada año se celebra en Puente Nacional el Festival Nacional del Torbellino y el Requinto.

Y cada 8 de mayo se conmemora la Primera Victoria Comunera, cuando los alzados santandereanos que se dirigían a la capital del país, lograron derrotar de manera pacífica a los españoles en 1.781. 

Palacio.
Palacio de Justicia.

Fuera del casco urbano.

En veredas de Puente Nacional hay atractivos naturales imperdibles. Como el Puente de Piedra en la Quebrada La Colorada, una vertiente que se deja llevar por entre hermosas lajas de piedra. Muy cerca se puede disfrutar de un refrescante baño en el pozo bajo la cascada de aguas cristalinas.

El ‘Pozo de los Enamorados’ es otro charco delicioso para disfrutar en familia o en parejas. Su nombre se debe a que a ese balneario ‘vienen dos y salen tres’. La cascada contigua al pozo es el fondo ideal para las mejores fotos.

Algunos lugareños me recomiendan el balneario de aguas medicinales llamado El Chimbral, a media hora de Puente Nacional, por la vía hacia la localidad de Jesús María. 

Como que es un sitio delicioso, donde la gente se baña con agua chorreada y la llave no es más que un palito que se hala para que brote el chorro. Lástima que, según mis vecinos, los dueños no han aprovechado al máximo, ese interesante destino turístico.

El Obelisco, la Estación del Ferrocarril y la quebrada La Unión son otros destinos históricos y de naturaleza, en las afueras de Puente Nacional.

Personajes.

A la salida fotografié a Amparo, una señora que bota escombros en el tráiler pegado a su motico Honda 90. Qué belleza de aparato, se parece a otra que fotografié en algún pueblo. Esas motos Honda 80 o 90 son como los Renault 4: ‘amores verdaderos’ y resistentes para el trabajo duro.

Moto.
Amparo en su moto.

Isaías Castro es un sastre que toda la vida ha trabajado en el oficio. Lo fotografié sentado en una de las tres máquinas que tiene en su taller. A mi primo no le falta el apunte chistoso: como ese oficio de la sastrería está en decadencia frente a la ropa confeccionada industrialmente o traída de la China, Víctor dice que la profesión de Isaías ‘es un de-sastre’. Qué rapidez mental la que tiene Villa.

Sastre.
Don Isaías el sastre.

Los motociclistas acá no usan casco de seguridad, ni cinturón los conductores, pero la gente es bien amable: ni el chofer de la camioneta que me entró al pueblo, ni el motociclista que me trajo al Terminal, ni el joven que me cuidó el morral, me quisieron cobrar por sus favores. Ojalá la vida les sonría y en adelante todo les salga muy bien.

Alcaldes de han sido: 2016-2019 y hasta el 2023 es Julio Vicente Niño Mateus.

Acá habitan en total 14.000 puentanos, 5.000 en el pueblo y 9.000 en las veredas.

Miércoles 25 de enero de 2017

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.