Café Pushkin de Moscú (Rusia).

Sábado 4 de junio de 2018

En el Metro moscovita todos los avisos y nombres de las estaciones están en ruso. Eso dificulta la ubicación y búsqueda de los destinos. Se nota que los rusos no tienen todavía mucha formación para el turismo.

X
Cruce cerca al Café Pushkin.

Dos diferencias.

Lo que sí no deja de sorprendernos es la costumbre generalizada que tienen los rusos de regalar flores a la persona amada. Casi que en cada vagón del tren donde uno se sube, va una persona con un manojo de flores en sus manos.

RF
El regalo más valorado por una mujer rusa es un ramo de flores.

Otra novedad moscovita es que en este país la gente fuma más que en Colombia. Y quienes aspiran más, son las mujeres.

SM
Salida del Metro subterráneo de Moscú.

Por la tarde entramos a la estación del Metro más cercana para ir a conocer el famoso Café que está cerca a la  Plaza Pushkin, decorada con anuncios luminosos de grandes marcas: Nokia. Pepsi y Rolex.

Cerca a la escuadra se ve la estatua del poeta del siglo XIX: Aleksandr Pushkin. Una escultura grande en la que aparece el artista con su brazo en el pecho.

PR
Poeta ruso del siglo XIX en cuyo honor se fundó el café.

Un café de leyenda.

La fama del Café Pushkin comenzó hace más de medio siglo cuando el cantante francés Gilbert Bécaud visitó Moscú y quedó prendado de Natalie, la guía que lo acompañó a visitar la Plaza Roja. La invitó a tomar chocolate en el Pushkin y al regresar a París compuso la canción romántica y acompasada, que todos hemos escuchado en la voz de los Hermanos Arriagada.

Desde siempre el café Pushkin ha sido el lugar de encuentro de la nobleza rusa del siglo XX.  Pero se volvió sitio obligado de visita para todo aquel que llega a la capital moscovita, después que Gilbert le compuso la canción a su traductora.

Se trata de un Bar muy elegante, bastante romántico y acogedor, decorado al estilo de la época en la que vivió el escritor ruso al cual rinde homenaje.

PI
Puerta de ingreso al Café Pushkin.

Todas las mesas estaban ya reservadas. Continuamente llegan limosinas y autos de altísima gama, con los clientes del Café. Dentro no permiten tomar fotos, solo se les autoriza a los clientes que ya han hecho su pedido.

Apenas pudimos tomar una botella de vino sentados en la barra. Estaba delicioso el licor; la exclusividad del sitio, hizo que me supiera, aún mejor.  Los 200 mil pesos que pagamos por la botella son nada, frente al placer de tomar una copa en el mismísimo Café Pushkin.

SP
Uno de los salones de la segunda planta del café.

Algunos subimos al segundo piso para conocer ese espacio, pero al momento nos pidieron que bajáramos. La planta de arriba es el lugar más íntimo y reservado. Había allí gente del jet set mundial, para el cual nuestra presencia no sería oportuna.

Armarios finísimos en madera y una colección con fotos de  farmacias antiguas decoran una de las salas. Lámparas de bombas con luz tenue generan un ambiente exclusivo. En todas las mesas hay ramos de rosas rojas y candelabros con velas para dar un aire más sentimental al establecimiento.

FR
La foto para el recuerdo junto al aviso del establecimiento.

A las 11:30 salimos del Café Puskín a rematar esta noche increíble en la Plaza Roja, no sin antes tomar la foto de rigor en la puerta del café. .

Supermercado: súper.

Antes de llegar al centro, entramos al supermercado más elegante y lujoso que haya conocido. Tiene nombre en ruso, que se leería algo así como: Albiemapyca.

XIX
Un modelo exquisito de la arquitectura decimonónica.

Cuando quise grabar el nombre del supermercado, una de las cajeras me regaló una bolsa plástica para que tuviera ahí toda la información. Qué bien, bonito gesto. (www.alieparusa.ru).

En este supermercado, como en casi todos los negocios europeos, no se acostumbra entregar las vueltas en la mano del cliente, sino que hay un hoyito plástico donde el cajero coloca las monedas para que luego las recoja el cliente. Como quien dice: ‘No me toques’.

PC
Preciosas columnas decoran el interior del mercado.

Como medida de seguridad, en esta tienda acostumbran sellar las bolsas plásticas con calor, a cambio del sellado con ganchos que se acostumbra en Colombia. De esa manera se evita que el cliente agregue productos a la talega donde guarda los insumos ya cancelados.

El supermercado en mención, es lo más distinguido. Más parece un club social de lujo que una tienda. Todos los anaqueles son en madera fina, con tallas preciosas. El artesonado de los cielos rasos y muros, es de estilo clásico con apliques y lámparas del mejor gusto.

MT
Exhibidores en madera tallada.

Vinos, quesos, charcutería de la más alta calidad y artesanías auténticas, también se exhiben en los escaparates del supermercado.

Dos cuadros con las fotos de los fundadores, se exhiben en lugar destacado del salón principal.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.