Caracolí (Antioquia).

Sábado 22 de octubre de 2016

Estando en San José del Nus, al otro lado del puente, el dueño de un moto-rodillo se ofreció a llevarme en 40 minutos por $5.000, lo mismo que cuesta el pasaje en bus.

EC
Edificaciones en el centro de Caracolí.

El transporte me dejó cerca a la Calle del Comercio o el Centro de Caracolí, muy concurrido ahora, sobre todo los bares con mesas afuera, en donde muchos hombres comparten con amigos.

MA
Templo del centro dedicado a María Auxiliadora.

Y lo que me ha llamado la atención, a pesar de haber tanta gente por ahí:  no se ven basuras en la calle. Aplausos para Caracolí.

De una vez fui a recorrer ese sector. Primero, la capilla de María Auxiliadora que ahora luce pintura blanca en el frontis. La baldosa del piso no es muy bella, pero sí tiene un diseño que no había visto antes.

Fotografié también las moto-mesas estacionadas a un lado en la vía férrea. Con frecuencia deben echarle aceite a los rodillos para que no suenen tanto, por lo cual el sitio se ve un poco negro.

MM
El motor y la llanta trasera de la moto impulsan la mesa y los rodillos bien aceitados,  la mantienen sobre el riel.

En lo que antes era la Estación del Ferrocarril, funcionan ahora la Biblioteca y Ludoteca. Excelentes dotaciones, con computadores portátiles, pero qué: ningún lector, ni investigador, ni infantes en los juegos. Qué desperdicio.

MB
Moderna biblioteca pero sin lectores.

Una cosa que me impactó en esta venida a Caracolí es lo amable que es la gente. En las tapas del acueducto está el lema: ‘Municipio de Caracolí: Tierra de Paz y gente amable’, lo cual es cierto.

Me dirigí a pie hacia el cerro donde está el Cristo. A esta hora de la tarde el sol es favorable para fotografiar el pueblo desde esa altura.

BF
Hermosa frase hecha realidad.

Tenía temor por lo empinado del ascenso, pero antes de iniciar la trepada una señora en la casa de la esquina me facilitó un palo de escoba. Cuando le pregunté, usted de pronto tiene por ahí un palo de escoba, con mucha gana me respondió:

‘Si, yo sí tengo’ y se levantó a traerlo.

Así que con ‘una tercera pierna’ me fue fácil subir y no exigí demasiado a mis rodillas. Qué bien.

Alguien sembró por acá francesinos y otras plantas de flores grandes color salmón.

Estando arriba, justo en ese momento el sol iluminó la iglesia y el centro del pueblo que quería fotografiar.

EI
Edificación imponente para culto católico.

La iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es bonita, ya ve. Guardadas las proporciones por los materiales de que están hechas y la grandiosidad, tiene cierto parecido a la catedral de Manizales.

Subí al centro en una moto-ratona. Muy bueno ese vehículo en el que se viaja más seguro y bajo techo, diferente a las motos convencionales.

Para quienes prefieren el turismo de naturaleza, en Caracolí también se pueden visitar cavernas, como las del Nus, hábitat de murciélagos, arañas y una especie de pájaros llamados Guácharos.

CJ
En Caracolí abundan los jardines.

Algunas de esas cavernas tienen claraboyas por donde entra la luz y también, las estalactitas y estalagmitas que son comunes en esas formaciones calcáreas.

Entre los sitios para bañarse en río, están La Alpina y Villa Clara. Y desde el morro El Sol, se tiene una vista panorámica del pueblo.

A las cuatro de la tarde sale el bus hacia Medellín, pero quisiera dar una montada en moto-riel.  ¿qué hago?

Ah, ya se: me iré hasta un punto cerca a Caracolí en donde la vía del bus y los rieles se juntan y allí esperaré el Coonorte. Excelente.

MM
Pasajeros a bordo de la Moto-Mesa.

La ventana es que las moto-mesas salen a horas exactas cada treinta minutos, así tengan un solo pasajero. Hay una chica que cada cierto tiempo le recuerda al conductor de turno cuánto tiempo falta para que arranque. Y vaya que no despegue a la hora que es.

Efectivamente, faltando cuatro minutos para las cuatro salimos dos pasajeros y tres bultos de cemento.

VC
Se inicia el viaje sobre la carrilera.

Pude tomar algunas fotos, no solo de los rieles sino de una casa con jardín afuera que había justo donde debimos bajarnos para dar paso a la moto-riel que venía de San José, llena de pasajeros.

El viaje de regreso en bus desde Caracolí fue delicioso, en un carro grande, con aire acondicionado y un ayudante formal.

BM
Para dar vía hay que bajar una de las motos.

Al lado de una ventana amplia para mirar hacia donde llegaba la luz y no daba el sol al principio del viaje. Ya de noche qué importa.

Lo mejor fue la música que colocaron durante todo el camino, a buen volumen, muy variada, casi toda de mi gusto. Por ejemplo, las melodías de  Darío Gómez y Los Legendarios ‘Tanto que quise de ti’ y ‘El Tropezón’.

Apenas oscureció, dormí un poco para llegar a casa con buenas energías.

PC
Ensayo en el patio central del Colegio.

Fue tan placentero ese rato: ah, medio dormido escuchando melodías como Bohemio de afición y algunas de música tropical. Como que no quería que se terminara el viaje, más bien me entristecí cuando me despertaron las lámparas en el separador apenas llegamos a Barbosa.

Alcaldes de Caracolí han sido: 2012-2015 Carlos Alberto Muñoz; 2016-2019 Luis Emilio Giraldo Velásquez y hasta el 2023 es el señor Fabián Darío Marín Monsalve

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.