Guamo (Tolima).

Miércoles 13 de abril de 2011:

En el Terminal de Bosa, al sur de Bogotá, compré el pasaje para llegar hasta esta población tolimense. La idea es ubicarme en Guamo y desde allí conocer los pueblos interesantes que hay alrededor.

IG
Cúpula de la iglesia de Guamo.

Ya en camino me tocó regañar con los ojos, a un niño de dos años que le pegaba a la mamá porque no atendía sus caprichos. El carajito me respondía con una mirada desafiante, como si pesara los mismos 95 kilos míos. Pero así son los niños de hoy, osados, retadores y mal educados.

En los alrededores de Fusagasugá, fotografié el monumento en honor del hijo ilustre de Fusa, el ciclista Lucho Herrera que tanta gloria le dio a Colombia con su bicicleta.

CV
Cabras para la venta en la plaza de Guamo.

Árboles jóvenes muy bellos y sembrados a propósito, al lado de la vía decoran la vía de Fusa a Melgar. Es una maravilla que haya funcionarios comprometidos con el medio ambiente y a los cuales habrá que agradecer dentro de unos años, cuando estos árboles nos brinden suficiente sombra y abrigo.

Guayacanes, San Joaquines, tulipanes africanos o ‘miones’, como también se llaman, ceibas y otra especie muy particular de esta región: de brazos largos y hojas pequeñas.

OM
Piñas oro miel, las más dulces y jugosas.

En una rotonda de El Espinal está ‘La Tambora’, un timbal gigante que sirve como punto de referencia para los lugareños. Me imagino que la tambora también hace honor al espíritu musical de los espinalunos.

A las 6:40 de la tarde me bajé en la Central de El Guamo, la calle hasta donde llegan los carros de servicio público que no entran al pueblo.

Así que debí caminar a pie las cuatro o cinco cuadras que me separaban de la plaza principal.

EF
Antigua Estación del Ferrocarril.

Pasé frente a lo que fue la Estación del Ferrocarril, una construcción antigua que se conserva bien. Este parece ser un pueblo tranquilo, pero desde ya veo que su debilidad es el transporte. No hay rutas urbanas ni moto-taxis, si se quiere ir de un lugar a otro hay que tomar un taxi que sale costoso.

La plaza principal estuvo tranquila hasta cuando, a un borracho le dio por lanzar voladores al aire, sin importar a quién le pudiera molestar la pólvora detonante

CG
Con cuánto gusto vende la chicha esta guamuna.

Jueves 14 de abril de 2011:

Lo primero que salí a conocer de El Guamo fue su Plaza de Mercado, amplia y aceptable, pues incluye parte de algunas calles. Me gustó averiguar y probar algunos productos. Como la chicha de maíz muy rica, que vende una negra a quien fotografié sirviendo con cucharón y en tazas de totumo.

También recibí prueba de las famosas achiras, unos bizcochitos de maíz, aptos para migar en el chocolate porque son muy resecos.

Eso sí, la señora que los vende tiene una cara sonriente y amable, de persona buena gente y sana.

QS
En Guamo se ve gente querida y servicial.

También llamaron mi atención las piñas oro miel que llegaron en un camioncito; las arepas de maíz que venden envueltas en hojas de viao; las cabras de colores café y negro que en un corral improvisado, esperaban un nuevo dueño que pagara por ellas.

Me ofrecieron boleta para la rifa de una docena de pescados recién cogidos y de pocas espinas. A pesar de no estar fritos, los animales se veían muy atractivos dentro de una canasta rústica y sobre hojas de plátano.

PR
Pescados para la rifa en Guamo.

De regreso al parque pasé por el antiguo Pabellón de las Carnes, un edificio recién restaurado de arquitectura bonita y colores amarillo y rojo.

Ya en la plaza me esperaba el Desfile de los Valores. Al principio pensé que se trataba del recibimiento que el pueblo de El Guamo le había preparado a este aventurero, je je.

Pero no, es una Fiesta de los Valores organizada por la Policía del pueblo y con la asistencia de los establecimientos educativos locales.

DV
Desfile de los valores en la plaza de Guamo.

Sin embargo, me llama la atención los uniformes tan altos que llevan la mayoría de las estudiantes. Y, peor aún, hay unas que escogieron como prenda para el desfile, una blusa de hombros caídos que las hace ver más provocativas que valoradas.

Hay que entender que vivimos una época más abierta, menos cicatera pero de costumbres más audaces y modas atrevidas.

Ya sobre el tablado un policía bachiller de voz muy apropiada para el evento, invita a los concurrentes a una histeria por los representantes de cada colegio. Ahí también se evidencia la competencia: se trata de destacar como ganador al establecimiento que grite más fuerte.

Nuestro sistema educativo le hace el juego a la sociedad de consumo en eso de demostrar con cosas materiales que se es superior. El día está precioso, muy adecuado para la celebración, de sol brillante y cielo azul.

NC
Nave y cúpula central de la iglesia.

El templo de Santa Ana, la principal iglesia de El Guamo, se ve muy bonita en las fotos. El interior está compuesto por arcos de medio punto y columnas dóricas con terminaciones doradas. En el centro del altar mayor está la imagen de la patrona con su hija, la Virgen María y su esposo Joaquín.

Bajo la cúpula se observan pechinas con óleos de los cuatro evangelistas. El templo de Santa Ana posee una cúpula inmensa y alta, bastante atractiva por fuera y por dentro. El frontis tiene un par de torres que parecen las puntas de sendos biscochos de novia. La iglesia está decorada con detalles arquitectónicos que le dan gracia y distinción.

Sobre el costado occidental de la plaza se conservan casas antiguas y típicas de la región, con techo ondulado de zinc que se ve oxidado y un poco elevado, para facilitar la ventilación interior.

Tanto el parque central como la plaza están bien arborizados y son completamente planos. Y lo que más me cautivó fue la escuela pública que ostenta en su fachada e interior, 48 columnas altas, para sostener una estructura elemental.

En el colectivo de Purificación a Saldaña se montó un soldado profesional que iba feliz a disfrutar de su licencia de Semana Santa. Llevaba un potente computador portátil en el cual escuchó música salsa todo el camino, la misma que él tarareaba en su momento de felicidad plena. El joven no se cambia por nadie, sintiéndose de regreso a casa, donde lo esperan su novia y amigos.

El alcalde de Guamo hasta 2019 es el señor Jorge Enrique Mellado Vera. Aquí viven en total 35.000 guamunos, 16 mil en el pueblo y 19 mil en los campos.

El Terminal de Transportes de Ibagué queda muy central. Pagué $ 45.000 por el cupo hasta Medellín. A las 11:30 salimos de Ibagué después de cargar baterías por $ 3.500 con una bandeja con carne sudada y patacones, en el sitio más extremo del terminal.

TI
Torres de la Iglesia de Guamo.

Lo mejor fue que durante el viaje, pude ver la película ‘Los Colores de la Montaña’, una nueva cinta colombiana que no trata como es habitual, de la guerra y la coca, sino que describe la vida de niños campesinos de Jardín Antioquia.

Es una película reciente muy bonita que además me pareció auténtica. Describe los horrores de la guerra, el reclutamiento forzado y el desalojo. Los protagonistas son unos niños de primaria de una escuela rural. Muy interesante la cinta porque describe muy bien la vida de los niños campesinos, el influjo de la TV, la falta de ternura de las parejas donde prima el machismo, la valentía de la maestra, en fin, muy entretenida la cinta.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *