Mi segunda vez en bus de dos pisos en Colombia.

Al regreso de Pacho (Cundinamarca), en el Terminal de Bogotá, compré por $60.000, el pasaje hasta Medellín en bus Duo de Rápido Tolima, de los que tienen sillas individuales, tipo poltrona.

Y es que ya casi todas las empresas colombianas de transporte interdepartamental, tienen de estos equipos. Alguna vez había hecho el recorrido Medellín-Bogotá en bus Duo, pero en el segundo piso, donde todas las sillas son dobles.

RT
Bus Duo de Rápido Tolima.

Lo mejor de ese estrado es la vista maravillosa que se obtiene a tanta altura. Los asientos son un poco más anchos que en los buses corrientes, pero tampoco demasiado. Y arriba sí colocan las mismas películas para que todos los pasajeros tengan que verlas y escucharlas, como dicen los argentinos: sí o sí.

En cambio abajo, en el primer piso, no hay televisor común, sino pantallas individuales para películas que casi nadie utilizó. Y audífonos individuales para escuchar música, seleccionando distintos canales y géneros.

Un detalle adicional  y muy práctico, es el reloj digital, a la vista de todos los pasajeros, muy útil para mirar la hora y calcular el sitio por donde se viaja en cada momento.

De verdad son muy cómodos estos asientos de la parte baja, y pueden inclinarse un poco más que los del segundo piso.

Como compré el tiquete temprano, logré que me asignaran la silla No. 7, que no tiene compañero al lado. Eso es muy importante, cuando se viaja solo, comprar el tiquete incluso la víspera, pues cuesta lo mismo hacerse a uno de los cinco puestos individuales, que viajar con otra persona al lado.

BD
Bus Duo

El otro aspecto que no cambia en los buses de dos pisos, es el aire acondicionado. Igual, lo ponen a temperatura tan baja que hay que estar bien abrigado para conciliar el sueño. Hay empresas que suministran cobijas a quien la solicite. De todas maneras es inexplicable que tengan que colocar el aire a tan baja temperatura. Entiendo que para que no se empañe el parabrisas, pero el aire debería ser independiente para la cabina de conducción y para los pasajeros.

Otra novedad de estos buses es que tienen WiFi y conexión eléctrica para cargar la batería de los celulares.

A mitad del camino entre Bogotá y Medellín, no hay parada en ese restaurante donde todo es grande, caro y malo, sino que un funcionario de la empresa transportadora, pasa ofreciendo gaseosas, agua y pasabocas.

Esta vez el viaje entre las dos capitales  se demoró las mismas nueve horas, a pesar que entre Honda y Puerto Triunfo, ya hay un trecho largo de doble calzada, correspondiente a la Ruta del Sol.

El viaje fue confortable, dormí bien durante el recorrido, aunque necesariamente uno sí tiene que echarse unas dos horas, su estiradita en la cama, al medio día, cuando el cansancio lo vence.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.