Pivijay (Magdalena)

Domingo 7 de febrero de 2016

Para llegar a Pvijay desde Barranquilla, hay que tomar un bus para Suan o Campo de la Cruz, y bajarse en el sitio llamado ‘Fogón’, a la salida para el municipio magdalenense de Salamina.

B
Bus hacia Suan y Campo de la Cruz.

De Salamina en moto taxi son 40 minutos de viaje hasta Pivijay. Tengo mucha ilusión de conocer algunos pueblos del departamento vecino.

Sin embargo, es evidente la diferencia entre los pueblos del Atlántico que casi siempre están más desarrollados, que los del Magdalena, algunos con bastante retraso.

PI
Parque Simón Bolívar e Iglesia de Pivijay.

Por el Fenómeno del Niño de los últimos meses, los pastos están más amarillos que verdes. Menos mal a lado y lado de la vía, siempre hay árboles de mata-ratón, totumo y ceibas.

A las 10:20 me bajé en Fogón y caminé dos cuadras para llegar a donde esperaba el bote para pasarnos al otro lado del río.

Me vine sin desayunar, por eso cuando vi la señora que vende torticas de chócolo fritas, le compré dos. Qué delicia, tiernas pero crocantes, de puro maíz biche, deliciosas.

BC
En bote por el caño hacia el río.

En el caño inicial, antes de entrar al río, abundan las aves. Hay unas pequeñas y de patas cortas llamadas Chorlitos.  Parecen codornices. Otras negras que cuando despliegan las alas dejan ver una línea de plumas amarillas; y los Yuyos, de plumaje negro y pico curvo que, según me cuenta un lugareño, se alimentan de pescado.

En el bote navegamos primero por un brazo, luego entramos al río grande de la Magdalena, para atravesar al otro lado. Esta vez sus aguas están tranquilas, parece una piscina, y como no hay brisa,  el viaje fue sin sobresaltos.

F
Fuente con el Palacio Municipal de fondo.

El puerto del costado oriental del río es decente, con parqueadero para los botes. Allí nos esperaba una moto triciclo de un joven que va para Pivijay y nos cobra a solo $6.000 cada uno, para 50 minutos de recorrido. Sí, es mejor dejar a Salamina para el regreso y aprovechar esta oportunidad de llegar hasta Pivijay.

El viaje fue encantador, memorable. Porque el vehículo tiene asientos muy cómodos, como de automóvil, el sol está atrás y la brisa nos llega frontal. No, qué emoción.

CS
Casa con suficiente sombra.

Desde cuando entré al pueblo por la casa llamada Palestina, entendí que este es un pueblo con señorío. Un tanto solo, quizá por ser las 11:30 de un día domingo y de Carnaval.

Lo primero que llama la atención al llegar al centro de Pivijay es el Palacio Municipal amarillo y tan grande que ocupa todo un costado de la plaza y difícilmente lo pude acomodar en el formato de la cámara.

Y, qué pesar, la iglesia tiene varias fracturas en los muros y la fachada que posiblemente tendrán que demolerla. Ahora recogen el dinero para su restauración.

TI
Torre de la iglesia parroquial.

El templo de acá también es blanco y tiene la única torre a un lado, no en el centro.

El buen gusto en Pivijay también lo sentí en el almuerzo tan bien servido, que me dieron en el Restaurante Lucelly por $8.000. De todo mi gusto.

Entro a una casa antigua con baldosa hermosa. Allí conversaban tres señoras amables quienes me dijeron que hay otras casas con mosaicos viejos y muy bellos. Dos quedan en el marco de la plaza, pero hoy están deshabitadas.

BA
Baldosa antigua en tonos pasteles.

Por $4.000 contrato una moto que me hizo un tour por el pueblo. Pasamos por el Parque de la Virgencita, la Portada del Cementerio y retraté algunas fachadas de casas tradicionales.

Y sí, hay bastantes y algunas con diseños arquitectónicos únicos y vanguardistas. Lástima que todavía hay calles que no tienen asfalto.

Hasta un caballo cochero que fotografié, quedó hermoso. La bestia me miró fijamente, con las orejas estiradas, y actitud tranquila.

TC
Caballo para transporte de carga en coche.

Por último llegué hasta la plaza de mercado cubierta, muy pequeña y ubicada en el sitio que también hace las veces de Terminal Terrestre.

En fin que me encantó este pueblo, de 36.000 pivijayeros, nunca me imaginé que fuera tan bonito y tuviera carácter.

Ojalá que el nuevo alcalde Eduardo Enrique Villa Mozo, haga una buena gestión.

Volveré, uh, seguro.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

5 comentarios en “Pivijay (Magdalena)

  • el 26 febrero, 2017 a las 10:34 am
    Permalink

    Que buena su experiencia, lo cual es motivante par otras personas visiten a los lugares que usted ha comentado

    Respuesta
    • el 3 marzo, 2017 a las 8:35 pm
      Permalink

      De eso se trata, y ojalá algún día usted también haga viajes semejantes. Saludos.

      Respuesta
  • el 28 octubre, 2017 a las 1:46 am
    Permalink

    Hola. Quisiera saber cuánto tardó en cada trayecto del viaje y cuánto en cruzar en el bote. También quisiera saber de Salamina sólo se puede llegar en moto o hay otro tipo de transporte para varias personas.
    Muchas gracias.

    Respuesta
    • el 29 octubre, 2017 a las 8:32 pm
      Permalink

      El paso del río en el bote demorará máximo 10 minutos. A Salamkina entiendo que también se puede llegar en carro desde Pedraza, Cerro San Antonio y el Piñón. Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *