San Carlos (Antioquia).

‘La Costica Dulce del Oriente’

Jueves 29 de enero de 2009:

Para ir a San Carlos desde Medellín, se toma la vía a Guarne y después de El Santuario, hay una desviación que pasa primero por Granada, San Rafael y por último: San Carlos:  Capital hidro-energética de Colombia. El pasaje cuesta  $ 25.000, para cuatro horas y media de viaje. La alcaldesa actual, hasta el 2015,  es María Patricia Giraldo Ramírez. Este municipio tiene 6 mil habitantes en el casco urbano,  10 mil en el campo para un total de 16 mil  sancarlitanos. Es decir, se trata de un municipio con fuerte vocación campesina.

Cascada.
Bella Cascada sancarlitana.

Hay dos aspectos básicos en la economía de San Carlos, y ambos dependen de su gran riqueza hídrica: el turismo, con agradables baños y charcos para los visitantes, y las tres hidroeléctricas que generan una quinta parte de la energía que produce Colombia:  Punchiná, Playas y Calderas

Pues sí que viniendo de Granada hacia San Carlos,  a partir de la entrada al embalse de EPM, la carretera y el paisaje mejoran ostensiblemente. Y entonces me dediqué a sacar la cabeza por la ventana, cual perro de rico, para no perderme detalle del camino. La silla está bastante alta con respecto al piso, así que la vista es deliciosa. Nada es estéril, aunque no hay muchos cultivos. Ya empiezan a aparecer casitas con matas florecidas, gallinas en el patio y ropa recibiendo el sol en el alambre. Una pequeña llovizna empezó a caer como para que el polvo no me impidiera mirar por mi ventana. Gracias, Ehm  jhe!

A la entrada al pueblo se ve el río muy agradable para bañarse como otras muchas vertientes del municipio. De ahí que en el mes de Agosto, celebran las Fiestas del Agua. A las 10:15 de la mañana y después de 4:45 horas de viaje me bajé en la calle 19 cerca del parque y antes que el bus bajara a la Plaza de Mercado, para concluir su recorrido en el Terminal de Transportes. San Carlos tiene buena infraestructura de servicios, al fin y al cabo es una cabecera municipal bastante plana.

El Casco urbano.

Sin perder tiempo camino por la calle 19 que es una de las de más movimiento acá. A la altura de la carrera 16 está la Institución Educativa Joaquín Cárdenas Gómez. En la calle 19 18-61 se encuentra la alcaldía y en la 20, sobre la misma calle 19 está allá abajo la Plaza de Mercado y el Terminal de Transportes.

Fachada Alcaldía.
Alcaldía de San Carlos.

La alcaldía de San Carlos es muy especial pues ocupa lo que antes parece que fue una finca. Así que es semi campestre, muy aireada y de tres plantas. Allí estuve para mirarla de paso, pero debía apurarme antes que se fuera el sol para tener una panorámica del poblado desde un lugar estratégico.

Después de la alcaldía bajé por el barrio San Vicente, pasé el puente colgante y subí hasta la finca La Bonita, una casa preciosa en un altico con piscina y buena manga al frente. Desde allí se aprecia bien el pueblo, aunque desde más arriba podría tenerse una mejor vista.

Regresé por el puente colgante. Es muy particular porque al pasarlo, se mese bastante. Allí me saludó una señora joven y muy simpática que trabaja en La Bonita. Ella me tomó una foto con el río y las mangas ribereñas de fondo. Cuando iba a salir a un extremo del puente brinqué un poco para que se le moviera bastante la otra punta por donde salía la señora. Claro, volteó a mirarme muerta de la risa.

Regresé al pueblo por la calle 20. San Carlos al menos en este lado no es nada señorial. Las casas son recientes, a veces tienen techo de asbesto. Me recuerda un poco el ambiente de los pueblos de la costa siendo este un poblado paisa y de clima templado.

El parque es muy grande, inmenso casi, plano y con la particularidad que tiene como dos niveles: uno más alto contiguo a las escalas que suben al atrio, y otro más bajo hacia el oriente. Hay unas 35 bancas muy cómodas. Es agradable este espacio público y da sensación de amplitud.

Puente
Puente Colgante.

En la habitación 302 del Hotel del Oriente, en el mismo marco de la plaza principal dejé mi maleta y pagué los 12 mil pesos que cuesta el hospedaje. Habitación con ventana, baño y televisor, muy suficiente. Entonces como amagaba lluvia y para no atrasarme en las notas, de una vez entré a GeoNet a $ 1.500 la hora, a escribir estos datos.

Bueno, son las doce del día, ya pasó el chaparrón y salió de nuevo el sol. Así que a caminar. Llamé a un amigo para felicitarlo por el triunfo anoche del DIM 4 – 0 frente a Peñarol de Montevideo. Fue un partido excelente en el que Jackson Martínez dirigió su mirada al cielo agradecido en tres ocasiones que marcó gol. Qué bueno por mi equipo rojo.

Varias personas me recomendaron el mismo Restaurante Majestic para almorzar, en todo el marco de la plaza. Por 6.000 pesos disfruté de una bandeja con cerdo muy rica. La mazamorra estaba espectacular y puesto que acá no hay mendigos, me di el lujo de comer en una de las mesas con paraguas, que hay en la acera del restaurante, con vista a la plaza.

Parque.
Carretillas y ‘moto-ratonas’.

El parque de San Carlos es muy amplio. Se ve despejado a pesar que hay como 16 árboles grandes que dan sombra suficiente. Entre ellos hay un guayacán que cuando florezca, se debe ver precioso. Otro árbol que se destaca es un mango grandísimo cuyo tronco apenas si abarcarían tres personas con sus brazos abiertos y unidos. Lo mejor es que a esta hora del medio día no veo ninguna venta estacionaria en toda la plaza. Qué bien. Ahora el espacio público se ve brillante, muy agradable y limpio por el aguacero que cayó mientras estuve en Internet.

La iglesia, de estilo ecléctico, es sencilla en su interior. Con columnas redondas y capiteles dorados. El cielo raso es casi liso y simple. Lo que se puede destacar son los vitrales muy finos que exhiben escudos bonitos como de congregaciones religiosas. Y el piso de granito antiguo también es poco común. El frontis tiene una sola torre y un reloj que señala la hora exacta. Está decorado simulando ladrillos con pegamento blanco. Sin embargo por ahí vi la foto de la iglesia como era antes con un frente muy diferente.

Igl.
Iglesia a la Virgen de los Dolores.

El kiosco ubicado en el extremo oriental de la plaza es decente. Tiene techo en teja de barro, parece una casa-finca. Ahí asan unas almojábanas que venden a solo 500 pesos la unidad. Me llaman la atención las placas que hay en casi todas las esquinas con la nomenclatura en caracteres muy grandes que señalan el número de cada calle y carrera. Se ven fácilmente y así deberían ser en todas partes e incluso en las puertas de las casas.

Lo que sí es lamentable es que casi ninguna calle tiene árboles. Se tiene una vista muy de cemento que hace del casco urbano de San Carlos un pueblo triste y seco.

Subida al Mirador.

Bueno, ahora debo aprovechar que en la tarde el sol está iluminando el pueblo para subir a la Base Militar desde donde la vista es privilegiada. Aquí en San Carlos hay no solo servicio de motoratonas, sino de moto taxi de dos ruedas. Por 3 mil pesos contraté una moto que me subiera pero el motorista estaba como bisoño y yo tan pesado, que el aparato se negó a subir la cuesta. Qué hago entonces? Pues al menos subiré a pié hasta la gruta de arriba en donde hay una virgen y desde donde se puede ver gran parte del casco urbano. Así lo hice y cuando ya iba a bajar escuché subir una moto. En ella venía un suboficial. Le puse la mano, le pedí que me subiera y aceptó. Qué maravilla, así es que, cuando uno busca las oportunidades, ellas le salen al paso. Felicitaciones Germán.

Total, pasé el retén de la entrada a la base como un amigo del suboficial y por lo tanto no me hicieron ninguna inspección. Ya arriba me dediqué a fotografiar el pueblo por cada uno de los puntos cardinales. Porque este cerro es un sitio estratégico al cual nadie puede acercarse sin ser visto y ofrece una altura ideal para dispararle a cualquier intruso que se atreva a subir. Se parece un poco a la posición favorable para la defensa, que tiene Machu Pichu, pero no tan alto, claro.

También detallé el pueblo desde esa altura y posición privilegiada. Se ve cómo San Carlos está ubicado en una meseta que forma la montaña antes de perderse en el río sobre el oriente. Hacia el occidente se aprecian el Hospital San Juan de Dios, el Cementerio, una urbanización de casas de dos plantas y la cancha de fútbol. A un lado de la base está muy resguardada la planta de tratamiento del acueducto.

Caballos.
Panorámica de San Carlos.

Por el nororiente está la salida para San Rafael que en principio corre siguiendo el surco del río por el barrio el Popo. Hacia el norte diviso el Monte Tabor, un cerro con forma muy especial que sobresale por encima de la cordillera y es uno de los íconos de San Carlos. La Piedra del Tabor, ubicada a 20 kilómetros de la cabecera municipal, es un monolito gigante situado en la cúspide de la montaña, considerada la segunda piedra más grande de Antioquia; el sitio funciona como mirador paisajístico del municipio.

El Balneario y La Cascada.

Pregunté por el balneario San Antonio que he visto en los afiches que promueven las Fiestas del Agua en Agosto y me sugirieron que avanzara por el barrio La Viejita. No está lejos, a unas seis cuadras del Hospital hacia el occidente. También me insinuaron que llegara por el sendero Peatonal hasta la Cascada muy hermosa, que hay al final del sendero.

Así que a echar pata. Primero está el balneario. Es un charco delicioso que incluso tiene trampolín en cemento desde el cual los pelados se lanzan al agua haciendo piruetas. No tuve que rogarles para que se lanzaran en el momento en que yo disparara la cámara.

El sendero Ecológico es precioso. Vale la pena caminarlo. Al fondo queda la Cascada. Alguien me dijo que en siete minutos llegaba, pero no, me demoré el doble. De todas maneras valió la pena. El sendero está muy bien cuidado, hay canastas suficientes para basuras y hoy viernes un grupo de jóvenes contratado por la alcaldía, está abonando las plantas que decoran la vera del camino. Se ven arbustos preciosos: carboneros con pétalos morados, francesinos de flores blancas unas y violeta las otras; muy bello este sendero que tiene todo el recorrido con piso en piedra y cemento.

A lo largo del camino el río está siempre presente y sus aguas cantarinas bajan por entre rocas a veces chicas y a veces lajas inmensas, sobre las cuales se deslizan las aguas. A un lado está la Estación Piscícola, otro sitio de interés para quienes gustan de los animales en cautiverio. Casi todo el trayecto es plano. A lo último hay que subir como unas 35 escalas, pero se justifica el esfuerzo.  Y por fin La Cascada.

Charco.
Balneario con trampolín.

Qué belleza. Es espectacular, de verdad. El agua cae por sobre rocas planas y anchas formando un chorro extenso y delgado de aguas blancas, muy blancas. Vale la pena venir acá. Siquiera incluí este sector en mi itinerario. Tomé algunas fotos y me extasié contemplando tanta hermosura. No había nadie en el lugar así que me regresé por el estadero donde había una moto que se ofreció a llevarme al pueblo por dos mil pesos.

Qué paseo tan delicioso el que me he dado hoy. Y cómo en tan poco tiempo he recorrido tantos lugares. La moto me dejó en el mismísimo Terminal de Transportes junto a la Plaza de Mercado donde compré tres granadillas por mil pesos, las mismas que disfruté sentado en una banca del parque principal. Después un tinto en el kiosco de la plaza con vista sobre todo el contorno. Cualquier persona que pase por allí queda registrada por mis pupilas.

Pues sí que el parque principal es de las cosas bonitas de San Carlos junto con el Sendero Ecológico, la Cascada, el Charco de San Antonio y La Granja Autosuficiente La Chirria, en la salida para San Rafael. San Carlos es llamada con razón ‘La Costica dulce del Oriente’, pues ante la lejanía de Coveñas, hasta aquí viene la gente a bañarse en los fines de semana.

La Granja Autosuficiente.

Fue en la emisora parroquial, contigua a la iglesia donde Juliana Giraldo, me sugirió visitar la granja. Es una chica tan amable como bonita. Allí estaba también Marlon, un joven que lo hace bien ante el micrófono.

Por mil pesos una moto me llevó hasta la Granja Autosuficiente. Está ubicada en un sector bellísimo, completamente verde y fértil que con solo mirarlo descansa uno. Para llegar a la granja se pasa por el Cristo del Popo ubicado al lado de la carretera que sale para San Rafael.

La Granja La Chirria es propiedad del municipio. Los terrenos se adquirieron para que sirvieran de lenitivo a los miles de desplazados que llegaron a San Carlos huyendo del acoso guerrillero. Allí ellos pueden cultivar la tierra o cuidar animales y se sienten en su ambiente propicio. Incluso me dice Juan, el administrador de la Granja, que en ese sitio también se puede acampar o venir a hacer un asado, etc. Es un lugar ideal para venir de paseo con la familia.

En la Chirria hay caballos de paso, cerdos rosados, gallinas ponedoras, conejos blancos, cabras lecheras y faisanes muy especiales: uno plateado, otro dorado y uno más, de collar blanco, que le decora la cerviz. En los estanques y el gran lago se cultivan truchas, tilapias y cachamas. Es un lugar precioso incluso para quienes no encontramos mucho gusto en mirar animales.

Granja.
Chivas en la Granja Municipal.

Pero es que el paisaje tan verde y fresco de por sí es suficiente para extasiarse durante mucho rato. En los predios contiguos hay cultivos de fríjol, maíz, caña y plátano, así como trapiche panelero donde se puede apreciar el proceso de elaboración de la panela. También hay un sendero ecológico que conduce a un cultivo de heliconias con 16 variedades diferentes.

Un joven muy formal me trajo en su moto hasta el parque principal. Por él supe que anteriormente la alcaldía tenía como sede el Palacio Municipal ubicado en la esquina sur de la plaza principal. Pero como es un espacio insuficiente se trasladó hace poco a las que fueron las instalaciones de un colegio y en donde ahora tiene espacio más que suficiente y bastante aireado.

Recorrido en cicla.

En la Cafetería Luz de Luna me tomo un café con leche por solo 800 pesos. Estaba delicioso! Parece ser que Luz de Luna es el sitio preferido por la gente de cierta alcurnia en San Carlos. Pasé luego a la carrera 20 No. 21-11 donde alquilan y reparan bicicletas. Ni siquiera me pidieron documento de identidad cuando solicité una cicla con el sillín alto.

En mi caballito de acero anduve por los lados del Cementerio, luego por el Colegio Joaquín Cárdenas cuyas instalaciones conocí. Son amplias y frescas y al lado tienen un coliseo muy moderno y grande. La Casa de la Cultura está ubicada en la carrera 20 con calle 22. Luego en la carrera 18 entre calles 20 y 21 ví como hay varias casas de familia en donde alquilan habitaciones. Por ahí está también el Cuerpo de Bomberos. Y lo que más me llamó la atención fue el Bingo que jugaban en la calle del Sol, un grupo de mujeres. Sentadas ahí en la acera de la calle 20 se fijaban en sus tarjetas mientras una de las muchachas cantaba los números acertados.

A las seis de la tarde entregué la bicicleta. Por un cuarto de hora pagué 900 pesos. Luego  me entré a internet porque se vino un aguacero muy fuerte. Pero apenas es para sentarme, pues en solo un día he vivido una cantidad de experiencias maravillosas y mis piecitos están cansados.

Parque.
Frondoso árbol de mango.

Un refrescante baño me recargó pilas para terminar la noche. Entonces me tomé dos cervezas en Pache’s, una discoteca en el marco de la plaza. La música allí estaba a todo volumen y pedí que me complacieran con mis canciones preferidas: ‘Mariposa Traicionera’, ‘Me gustas’, ‘Tu cumpleaños’, ‘Los Caminos de la Vida’  y ‘Ríos de Babilonia’.  La música me invadía no solo el cuerpo: también el alma.  Estando en semejante éxtasis cayó un aguacero muy fuerte pero delicioso. Allí estuve hasta las 9:30 cuando me fui a dormir. Las camas del  Hotel del Oriente tienen un colchón y almohadas apenas para mi gusto.

 

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

6 comentarios en «San Carlos (Antioquia).»

  • el 30 julio, 2018 a las 12:42 pm
    Enlace permanente

    Muchas gracias por tu resumen de la visita a San Carlos, espero me sirva para este puente de Agosto

    Respuesta
    • el 30 julio, 2018 a las 1:20 pm
      Enlace permanente

      Esa es la idea: que sea útil a muchos viajeros. Suerte.

      Respuesta
  • el 2 enero, 2019 a las 9:07 pm
    Enlace permanente

    Muy buena la descripcion de tus recorridos y tus visitas. Nos sirven como guia para visotars estos sitios.

    Respuesta
    • el 4 enero, 2019 a las 7:51 pm
      Enlace permanente

      Me alegra que le sean útiles, esa es la idea. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *