Santander de Quilichao (Cauca).

Martes 6 de octubre de 2015

El bus procedente de Popayán, me dejó en lo que llaman el Terminal, cerca de la Plaza de Mercado. El centro de Santander no está muy lejos de ahí, pero con morral a cuestas es mejor ir en moto-taxi, por $1.500. Ah, qué maravilla que aquí también existe este servicio.

FI
Frontis de la iglesia de Santander de Quilichao.

Por $24.000 arrendé una habitación muy buena, con WiFi, ventana que da a la cabecera de la cama y baño muy amplio, tanto que me dolió dejarla, cuando al tercer día empaqué para salir.

Bien estaba yo que en este pueblo encontraría hospedajes más cómodos y económicos que los de Popayán, que es una ciudad más turística.

Ahora sí, a conocer esta ciudad que me ha impresionado favorablemente. Con ese nombre tan feo, no esperaba encontrar un pueblo tan grande, con tanto comercio, semáforos y árboles en el parque principal. Sobre todo se ven varios samanes gigantes, muy bonitos.

PP
Parque principal.

El alcalde de Santander hasta el 2019 es Álvaro Hdo. Mendoza Bermúdez. Este municipio tiene en total 80 mil habitantes de los cuales la mitad vive en el casco urbano y la otra mitad en las veredas.

El parque Santander, con suficientes bancas y sombra, se mantiene concurrido. Y es que provoca estar en ese espacio tan confortable.

La iglesia tiene una fachada de dos torres muy bellas, pero el interior sí no es más que un gran salón sin columnas y con seis vitrales coloridos en una de las naves.

IT
Instituto Técnico frente al Parque de Bolívar.

Más adelante, conocí el edificio de los Juzgados. En seguida está lo que aquí llaman el Instituto Técnico, con instalaciones amplias y campestres. Allí en el parque de Bolívar se encuentra el samán más viejo de Santander, con más de cien años. Es hermoso, con sus ramas gigantes y bien extendidas.

En ese sitio conocí un señor un poco menor que yo, que hace poco compró vehículo y a ratos trabaja como moto-taxista. Desde el comienzo me gustó su madurez y amabilidad. Le pregunté por un sitio alto desde donde se viera toda la ciudad y no dudó en recomendarme el Mirador de Cristo Rey.

MC
Mega Colegio

Y sí, desde el alto donde se venera la imagen de Cristo Rey, se tiene una buena vista del pueblo, sobre todo en horas de la mañana.

Mi conductor ejerció también como guía turístico al señalarme el edificio alto de ComfaCauca; la fábrica de Colombina, de color azul, allá al fondo sobre la Carretera Panamericana; las instalaciones modernas e inmensas del Colegio Fernández Guerra y, el otro mirador cerca de la calle del canalón.

Hacia allá nos dirigimos en seguida. Desde acá sí se aprecia mejor todo, pues el sol poniente queda atrás de nosotros. Sin embargo la iglesia de San Antonio de Padua no se ve de frente, sino de lado. Pero se aprecian muy bien los árboles y palmeras altas del Parque Santander.

EF
Escuela de fútbol donde se forman campeones.

En este alto hay cuatro canchas sintéticas donde varios grupos de niños son capacitados por entrenadores profesionales. Qué interesante ver tantos chicos soñando con ser campeones. Esos semilleros son imprescindibles para reemplazar luego a Bacca, James, Teo y tantos futbolistas que ahora se destacan en Europa.

Mi conductor privado me dejó en la Casa Cultural, una de las primeras residencias que se construyeron en Santander, y que aún conserva los dos patios, cada uno con fuente de agua esculpida en piedra.

Definitivamente Santander de Quilichao resultó ser de todo mi gusto. Es el tipo de pueblo que más disfruto: recursivo, ni grande ni pequeño, con gente amable, cosas interesantes y buen desarrollo cultural.

R
Reloj de la iglesia parroquial.

Porque en la Biblioteca que visité luego, y que se encuentra en pleno marco de la plaza Santander, me llamó la atención observar gente mirando una película en el auditorio, varios jóvenes haciendo tareas con los libros y otros tantos en los treinta computadores que hay en la sala de sistemas. Esta es también una casa antigua, bien conservada y muy ventilada.

También en la Plaza Santander está la Alcaldía, que funciona ahora en lo que fue la sede del Colegio Fernández Guerra.

A continuación descubrí, en el atrio extendido de la iglesia, los famosos ‘Helados de Paila’. Qué cosa tan particular, fuera de que es un establecimiento comercial con sombrillas en la acera.

No había visto antes semejante proceso de elaboración: una chica pone a girar una gran paila que navega sobre cubos de hielo. Previamente han

HP
Preparación artesanal del Helado de Paila.

echado la preparación líquida en la paila que poco a poco adquiere consistencia hasta volverse sólida.

Pero eso sí, la pobre chica tiene que estar entre 45 minutos a una hora, haciendo girar la paila y pasando lo sólido hacia el centro para que la parte líquida se convierta en helado. Por fin cuando todo ha dejado de ser líquido, se pasa al congelador.

Estas son las sorpresas que me encanta encontrar en los pueblos que visito: productos exclusivos,  de gran creatividad y elaborados artesanalmente.

Otra agradable sorpresa la obtuve en el edificio de la Caja de Compensación del Cauca, en donde funciona UniComfaCauca, la institución

GV
Observando la ciudad desde el mirador.

universitaria con carrereas de Contabilidad y Sistemas.

Entré hasta la Cafetería y allí fue mi cena, con un sánduche de pollo, el más rico y económico, y un aborrajado pequeño. No, qué encanto, quedé como deseaba estar: no muy lleno pero bien alimentado.

Generalmente en las universidades encuentra el mochilero comida agradable y económica, fuera de que se entera uno de eventos culturales, presentaciones de teatro o conferencias interesantes y, casi siempre, gratis.

En seguida fui a conocer la plaza de mercado de Santander. Es muy grande, como dos manzanas, y los miércoles es el día cuando vienen de distintas partes tanto vendedores como compradores. Hoy el mercado fuerte de la región es acá, ayer fue en Silvia y los jueves en Popayán.

Rest.
Restaurante en la Plaza de Mercad.

Fuera de las carnes y verduras, más los restaurantes donde desayuné con huevos fritos, en esta plaza santandereana se comercializa también ropa y calzado.

En varios almacenes venden tenis nuevos, de esos con colores fosforescentes o los negros, blancos y azules, que se usan ahora incluso para ocasiones especiales.

Con los tenis parece que va a pasar lo mismo que con los jeans: que ya son prendas formales, como que van a reemplazar a los zapatos clásicos de cuero para acompañar la vestimenta formal.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

4 comentarios en «Santander de Quilichao (Cauca).»

  • el 3 noviembre, 2016 a las 7:38 pm
    Enlace permanente

    La juga es un ritmo del Pacifico, herencia de los esclavos liberados y fugitivos que se refugiaron el los asentamientos de Santander de Quilichao, lo que es notable ya que este municipio se encuentra en la region andina al norte del departamento del Cauca.

    Respuesta
  • el 25 abril, 2019 a las 12:46 pm
    Enlace permanente

    Señor Germán Vallejo, después de varios años buscando en internet acerca del lugar donde nací, encuentro una narrativa interesante basada en las impresiones que vivió cuando estuvo ahí. Quisiera complementar respecto al nombre Santander de Quilichao, el cual, en lengua indígena significa “tierra de oro” por éste metal precioso que en varias zonas del municipio se hallaba de manera facil a través de los famosos “entierros” que contaban nuestros abuelos.
    Lugares maravillosos además de los descritos por Usted, deben comentarse como la famosa “Cueva del Indio”y la caminata hacia los bañaderos de San Pedro, que brindan la posibilidad de estar aún en terreno verde y sin contaminación.
    Agradezco el respeto que tuvo para su relato en ésta tierra que ha dado personajes célebres a través de los tiempos y que en cada calle, tiene historias tristes y felices para contar.

    Respuesta
    • el 25 abril, 2019 a las 3:48 pm
      Enlace permanente

      Excelente su aporte y bien escrito. Muchas gracias.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *