Bancas de Parque

‘Muebles de sala’

Está claro que los parques son como la sala de recibo de las casas. Reflejan el buen gusto y el nivel cultural de quienes habitan el municipio o la residencia.

Elegante recibo en Amalfi (Antioquia).

Los asientos de la plaza son además una muestra de qué tanto las administraciones municipales se han preocupado por los pensionados y en general las personas mayores que, son quienes pasan horas en las bancas del parque compartiendo con amigos o cambiando relojes viejos.

El ‘cachaco’ y el costeño en Corozal (Sucre).

En mi visita a los pueblos acostumbro fotografiarme junto a los asientos del espacio público. No siempre son tan decorativos y confortables como estos de Agrado (Huila).

Silla elegante y cómoda en Agrado.

Comodidad para los mayores

Últimamente están de moda los cubos o bancos de cemento sin espaldar y de asientos duros, que no tienen objeción por parte de los jóvenes pero son un tormento para los mayores.

Tales asientos carecen del desnivel necesario para que después de la lluvia la superficie esté completamente seca.

Parque de Sabanagrande (Atlántico).

En aras del modernismo, en muchas plazas públicas han talado los árboles y a cambio hacen del parque una explanada desierta y fría.

Alguna vez le argumentaba a un alcalde municipal:

‘En vez de la poltrona que tiene su escritorio, ¿ensaye a sentarse en un banco sin espaldar y al aire libre, a ver si ¿aguanta por lo menos una hora?’.

Las personas mayores que usan los parques requieren de asientos con descansa-brazos y espaldar que les ayuden a sostener el peso de los años.

Silla tradicional en SFA. (Foto VMVT).

Así que el solo quicio de las eras de los parques no reemplaza la comodidad de las bancas de forja que lucen tan bien por ejemplo en la plaza de Santa Fe de Antioquia.

Elegancia y confort

Las bancas más bellas las disfruté en el parque central de Santa Rosa de Cabal (Risaralda). Asientos de lujo que reflejan del señorío del municipio, con el escudo de la ciudad arriba del espaldar.

Asiento elegante y cómodo en Santa Rosa de Cabal (Caldas).

En el diseño de una banca de parque hay que tener en cuenta que son muebles de intemperie capaces de evacuar el agua lluvia y soportar el uso y abuso de los ciudadanos no siempre cuidadosos.

Solidez y resistencia en este asiento de Sabanalarga (Atlántico).

Como los asientos de hace años, hechos en cemento reforzado que duraban una eternidad. Tal es el caso de las bancas que aún conserva el parque de Sabanalarga (Atlántico).

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *