Cabrera (Santander).

Desde El Terminalito de San Gil hasta Cabrera (Santander), el viaje dura una hora, por carretera destapada aunque ya cerca al pueblo hay algo de pavimento.

Iglesia.
Plaza principal.

No lo esperaba tan lindo

La sorpresa fue enorme cuando me encuentro un pueblo solitario, pequeño pero acogedor y hermoso.

Todo me encantó: el parque tan verde, la iglesia en piedra pulida, a continuación la casa cural con gruesas columnas; la casona antigua de dos plantas donde funciona la Administración Municipal y la frondosa ceiba como eje central de la plaza; la verdad es que: el centro de Cabrera eriza la piel.

Portón.
Portillo en la entrada a la iglesia.

Al ingresar a la iglesia de la Inmaculada Concepción, se respira un aire sagrado. Es imposible no detallar los altares central y laterales tallados en fina madera; las vigas que sostienen la cubierta con gruesos tablones y el balcón del coro en escuadra. Acá todo es ancestral, precioso y de finos acabados.

Templo.
Templo parroquial.

Arriba de las paredes cuelgan cuadros de santos pintados al óleo. En el piso viejas baldosas de diseños coloridos.

Otros atractivos

Después de fotografiar el templo, paso a desayunar en el restaurante de la oficina de transportes. Un plato de changua más arepas santandereanas con huevos pericos y chocolate con leche.

Desayuno.
Desayuno típico.

Delicioso todo, cómo es de rico desayunar con hambre y más, cuando nos sirven platos suculentos.

Casi todas las casas de Cabrera conservan el piso en ladrillo, las paredes blancas de tapia pisada y los techos con caña-brava y teja de barro cocido.

Fachadas.
Calles empedradas.

Visto desde el aire, Cabrera parece una segunda Santa María la Antigua del Darién, perdida en medio de la espesura. En Cabrera el bosque se conserva intacto, la vegetación y las amplias casonas se confunden en total armonía.

Pilar.
Esquina ochavada.

Me cuentan que otros atractivos turísticos en los alrededores de Cabrera son el Salto del Mico, un gran precipicio donde el visitante puede acostarse en el borde para ver la caída perpendicular hacia el abismo.

El Puente colgante Sardinas sobre el río Fonce es otra muestra de la ingeniería ancestral.

Aún se conserva  parte del camino en piedra que antiguamente comunicaba a este municipio con Barichara. De ahí que a Cabrera se le conoce como ‘Posada de Puertas Abiertas’. Actualmente ese sendero es ruta frecuente para los caminantes santandereanos.

Respecto a la ‘Cascada Paramera’, no sabe uno qué es más admirable: si el hilo de agua que se desprende a gran altura o los cortes de la montaña que exhiben las variadas capas rocosas que la componen.

Cascada.
Cascada Paramera. (Foto Gabriel Ángel).

El colegio y la biblioteca quedan en la parte baja del pueblo, por donde al otro lado y muy al fondo corren dos vertientes. Cerca a este sitio, el río Fonce desemboca en el Suárez

Joven Psicólogo

En la tienda arriba del colegio converso con un muchacho que llega en moto al establecimiento. Qué sorpresa tan agradable fue conocer a Jorge, el psicólogo del colegio.

Tratamos temas filosóficos. Jorge me explica cómo los ideales de la cultura y los medios de comunicación se incrustan en el inconsciente y la gente sin darse cuenta, pasa la vida persiguiendo esos ‘ideales’.

No sabía yo que los estudiantes generalmente llegan a su consultorio obligados por profesores o padres de familia, pero no de manera voluntaria. De ahí que es difícil encontrar un chico que vaya al psicólogo interesado en cuestionar su vida o sus valores.

Cerco.
Bayado antiguo.

En Cabrera, como en Jordán, quedó pendiente conocer la capilla en piedra del cementerio que está a la salida del pueblo.

De regreso a San Gil se ven tramos de la carretera con cercos de mata-ratón y otra especie con tallos color naranja que, según me dijo una vecina, a esos árboles los llaman ‘carate’.

A Mauricio, el conductor, todos los pasajeros lo conocen y algunos envían paquetes con cuajadas, tomates y demás remesas.

Frontis.
Frontis con reloj.

Acá habitan en total 1.900 cabreranos, 400 en el pueblo y 1.500 en las veredas. 

Carlos Alberto Bautista Useda fue el alcalde de Cabrera hasta el 2019.

Y hasta el 2023 Rolando Rodríguez Mantilla.

Miércoles 26 de julio de 2017

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *