Candelaria (Atlántico).

Miércoles 28 de octubre de 2015

En la carretera central del Caribe, procedente de Campo de la Cruz, apenas un burro en el patio de la casa cercana, dio dos rebuznos para indicar que son la 1:30, abordé la buseta que en quince minutos me dejó en Caño Bravo, el punto donde está la entrada a Candelaria (Atlántico).

TT
Torre del templo parroquial en Candelaria.

Candelaria no está tan cerca de la troncal, y la carretera de cuatro kilómetros aún no se encuentra pavimentada. Un muchacho en una moto Honda me entró a este pueblo por $3.000.

La buena noticia es que alguna administración anterior plantó árboles que ahora se ven como de cuatro metros de alto y se desarrollan con mucho verdor. Qué bien. Cuando sean adultos van a ofrecer la sombra necesaria para un día de tanto calor como el de hoy.

Niños.
Difícil encontrar niños más alegres y comedidos que estos jóvenes candelarieros.

Decir que en Candelaria ‘lo más valioso es su gente’, parece una frase de cajón, pero en el caso de este pueblo atlanticense, no lo es.

Basta mirar la alegría de los niños candelarieros para entender cómo son de risueños, optimistas y colaboradores.

Ahora entiendo cómo la tecnología y las unidades cerradas han vuelto tan inexpresivos y solitarios a los jóvenes de las ciudades.

También hay un pueblo llamado ‘Candelaria’ al norte del departamento de Bolívar y uno más en el Valle del Cauca.

AM
Edificio sede de la Administración Municipal.

Lo primero que fotografié fue la alcaldía, de una sola planta y patio central, en donde todavía había testigos e interesados en los resultados de las votaciones del domingo pasado, con la esperanza que el dato final los beneficiara.

Lo que vino luego fue lo más chistoso. A un lado de la iglesia una psicóloga trataba de mantener atentos como a 50 niños y pre-adolescentes a los cuales les hablaba de la importancia de la tolerancia, para tener buenas relaciones con los demás.

PL
Parque de la Libertad en el centro del pueblo.

Hasta pena me dio con la psicóloga, pues algunos niños me pidieron que los fotografiara y en seguida todos se lanzaron ante la cámara para quedar en las fotos. No, qué entusiasmo y cuánta algarabía.

Más adelante, todos querían una tarjeta del blog, hasta el punto que tuve que tirar ‘a la jura’, las tres que me quedaban. Para ellos fue una fiesta inesperada. Lo que es llevar la alegría por dentro…

PL
Plaza principal de Candelaria.

La administración actual está terminando de remodelar el Parque de la Libertad que hay frente a la iglesia pequeña.

El pasado domingo los habitantes de Candelaria eligieron como su burgomaestre hasta el 2019 a Jorge Enrique Rodríguez Consuegra.

ES
Equipaje a la sombra.

Bueno, como Candelaria es un municipio de centro urbano muy pequeño, a las 2:30 di por terminada mi visita a este pueblo y, en la carretera troncal me dispuse a esperar bus para Suan, lo que implica devolverme en dirección a Calamar.

Hace un sol tan, pero tan fuerte, que siento la cara caliente. Pero en zonas campestres y pueblerinas disfruto mucho las temperaturas altas. En ciudad sí no las resisto.

En Candelaria habitan en total 12.000 personas, 9.000 en el pueblo y 3.000 en las veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.