Candelaria (Valle del Cauca).

Jueves 8 de octubre de 2015

Municipios con el nombre de Candelaria hay en Atlántico, Bolívar, pero también en el Valle del Cauca.

TC
Tren cargado con caña de azúcar.

Me llama la atención que en la doble calzada, antes de la Sultana del Valle, hay tramos largos en los que el separador solo tiene grama, le hacen falta árboles que mejoren el paisaje y sirvan de protección al tráfico de vehículos.

Por estas rutas no falta el tren cañero con su dulce cargamento.

En el Terminal caleño, por $3.000, abordé un bus para Candelaria. No recordaba yo que en seguida del puente sobre el río Cauca está Juanchito, el bailadero más tradicional de Cali.

Y  más adelante se encuentra Gorgona, el corregimiento de Candelaria famoso por la morcilla que allí preparan.

A las diez de la mañana estuve en la plaza de Candelaria.

TI
Hermosa torre de la iglesia.

La iglesia de una sola torre, es aparente por fuera, pero sencilla en su interior. Lo qué si es novedad, son las imágenes del vía crucis con dibujos originales. Y la Virgen de la Candelaria, con las dos palomas en el canasto y la luz encendida en su mano.

Tanto la Casa de la Cultura como la Alcaldía ocupan predios en el marco de la plaza. Y en un costado occidental del parque, agruparon las ventas de raspao o cholao, como lo llaman acá. Parece ser que es una tradición de los candelareños refrescarse con esta bebida en días de calor intenso, como el de hoy.

VC
Vitral con imagen del vía crucis.

En otro sector, señores que peinan canas alegan sobre política local, a raíz de las próximas elecciones de alcalde y concejales.

A veces pasa, que las primeras personas a las cuales se les pide ayuda, son como hurañas y poco amistosas, pero que va. Cuando entré a la Alcaldía, encontré dos angelitos que me colaboraron al máximo.

Resulta que en Candelaria no hay moto-taxi y como quería dar una vuelta por el pueblo más allá de la plaza principal, los funcionarios municipales me consiguieron el número celular de un joven que durante 20 minutos y por $5.000 me llevó a los puntos más interesantes del casco urbano.

Bueno, y ¿el  morral? No puedo seguir cargándolo. Entonces le pedí a una chica que vende raspao que me permitiera dejarlo bajo su custodia y de buena gana aceptó mi pedido.

LP
Lugareños hablando de política.

Anduvimos por el Parque de la Música, que no es gran cosa, el Coliseo y el Parque Recreativo Comfandi. Hasta ahí todo normal.

El susto y la diversión vinieron luego cuando en un barrio un tanto alejado encontramos a unos muchachos tirando trompo. Como me encanta ver niños ‘desconectados’ y divirtiéndose con estos juegos tradicionales, le pedí a mi conductor que parara para conversar con los chicos y tomarles fotos.

Y sí, qué destreza la de estos jóvenes que aún no tienen tablet ni celular inteligente. El pelado hacía bajar el trompo dando vueltas por la pita, el juguete parecía una malabarista de circo descendiendo por la soga. Genial.

NT
Niños jugando trompo.

De pronto aparecieron dos muchachos con cara de viciosos. Inmediatamente guardé la cámara y saludé cordialmente a los dos aparecidos, como si los conociera antes.

Menos mal mi conductor conocía a uno de ellos, y ambos me respondieron el saludo con amabilidad, pidiéndome mil pesos para un cachito. Claro, saqué el billete, me subí a la moto, los jóvenes se alejaron y continuamos la marcha.

Esa es la ventaja de andar en taxi o moto taxi: no solo dispone uno de un medio de transporte, sino de un amigo, guía turístico, conductor y hasta guardaespaldas. Y todo eso por tan poco dinero.

Total que viajar solo no necesariamente significa peligro. En toda parte a donde se llega, habrá personas que lo pueden salvar a uno de un mal momento o cuidarlo si algún accidente ocurre.

VC
Virgen de la Candelaria.

Con esa mentalidad he viajado solo durante muchos años y hasta ahora no me hay ocurrido nada grave.

Mi amigo candelareño me cuenta que en este municipio tiene asiento el Ingenio Mayagüez y que en la Hacienda Provenza, un  poco retirada del centro, todo está hecho en guadua. Cavasa, la central mayorista del Valle del Cauca, también tiene sede en Candelaria.

También nos faltó pasar por el Colegio Ana Julia, que funciona en donde quedaban antes las instalaciones de la Colombiana de Tabaco, una empresa pujante cuando la mayoría de los colombianos fumábamos cigarrillo.

Bueno, resultó muy interesante esta visita a Candelaria, por lo que tuvo de suspenso y aventura. En otra venida iré a los sitios que me quedaron faltando.

Reclamé el morral en el parque y salí a coger bus para Buga.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en «Candelaria (Valle del Cauca).»

  • el 25 noviembre, 2015 a las 4:14 pm
    Enlace permanente

    Definitivamente, es bueno viajar con usted…. leerlo es como estar allá….. me encanta este blog.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.