Don Matías (Antioquia).

Sábado 19 de octubre de 2013

Hoy hay Encuentro Regional de Danzas en Don Matías. Amaneció haciendo un día hermoso, así que iré a ese pueblo del norte, donde se reunirán varios grupos de los municipios de la zona. Me encanta ver esos espectáculos de música, con los que se promueven actividades culturales.

Bailarines.
Bailes autóctonos.

En el Metro leí los diarios de anteriores idas a Don Matías: uno del 2008, cuando fuimos con el grupo de caminantes los Patianchos, y otro del 2009. Fue muy bueno recordar esas visitas para preparar la de hoy. Y es que el transporte que pasó por la estación fue, un Metro de los viejos, que tienen asientos transversales, y ahí me acomodé en la parte de atrás del vagón intermedio, donde es casi seguro que encuentro asiento disponible.

Pasé frente al edificio grande que construyen hace meses frente a Copacabana. Al fin se supo para qué va a ser esa construcción. Como la gente ya no tiene dónde guardar todas las cosas que compra, se está poniendo de moda alquilar bodegas para almacenar chécheres, y ese es el fin de la edificación que están terminando.

Danzantes.
Desfile inaugural del Encuentro de Danzas.

En el segundo peaje han sembrado matas de flores amarillas, que adornan muy bonito el área. Voy en una buseta muy cómoda, que hace escala en Don Matías y continúa hasta Santa Rosa. Pagué $5.000 por el pasaje y a las 8:30 ya estaba en la plaza de la ‘Ciudad Levítica’. Se ven muchos grupos de niños y jóvenes que han venido de Zaragoza, Gómez Plata,  San Andrés de Cuerquia, Tarazá,  San José de la Montaña y, por supuesto, danzarines de Don Matías. Visten atuendos típicos y muy coloridos.

En la parte de atrás de la Alcaldía, sobre el marco de la plaza, allí los jóvenes se alistan para el desfile que saldrá a las diez de la mañana, desde el Instituto de Enseñanza Media que está cerca del Hospital, por la salida para Entrerríos.

A la Alcaldía de Don Matías le han construido atrás una zona de tres plantas muy agradable, en donde está la Casa de la Cultura, la Biblioteca y varias oficinas de fomento cultural. Es muy atractivo ese sector y allí conocí a Bibiana, la encargada de artes en el municipio.

Todos
Asistentes al Encuentro de Bandas de Don Matías.

Pero lo primero fue desayunar con huevos pericos, chocolate quesito y tela, en el kiosco del parque. Es agradable y a esta hora suena música de los 60, que me encanta y me trae gratos recuerdos, como la canción de Miguel Bosé que habla de Mi Libertad. Para colmo de dicha, tengo el periódico para leerlo, mientras veo el movimiento de tantos visitantes que han venido a Don Matías, de otros pueblos de la sub región norte del departamento.  Acá en el kiosco los precios son más altos, pero lo justifica el sitio tan agradable y que se disfruta tanto, en un día de sol abierto, como el de hoy. Cómo es de agradable viajarenverano!

Hacia las diez, fui a encontrar el desfile más adelante del Puente de Zea, y sí, ahí venían los grupos danzando y dispuestos a detener la marcha para que yo los fotografiara. Las delegaciones que vinieron de otros municipios, desfilan con entusiasmo y deseosos de hacer la mejor presentación. Ya en la plaza principal, tomo las últimas fotos, a todas las delegaciones reunidas alrededor de la pila antigua de agua, bajo un sol canicular.

Luego entro a la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, que es de las más bellas del departamento. Qué hermosura el baldosín pequeño, que parece vitral, en el piso del templo. Y los arcos ojivales, el púlpito de mármol y todo el conjunto eclesial, es de una belleza que asombra.

Iglesia.
Interior de la hermosa iglesia de Don Matías.

Bueno, ya cerca del medio día, compré en el Café Central, un chorizo que, como estaba tan carnudo y seco, almorcé con él y quedé con suficiente proteína para el resto de la tarde.

Pensé que sería bueno aprovechar este día veraniego para ver los parapentistas lanzarse desde el Alto de Matasanos. Así lo hice, a pesar que había mucha demanda de pasajeros para viajar a Medellín, pero como yo me quedaba en ‘el camino’, debí colocar mis posaderas en la tapa del motor de la buseta, donde viajé hasta el Alto, con relativa comodidad.

Qué belleza como se ven todas esas montañas tan nítidas en este día de sol. Distingo a lo lejos la carretera que, a través de La Cejita, sube hacia Santo Domingo. También la que va para Concepción y Alejandría. A la izquierda y al norte, se aprecian muy bien las casas campestres en la zona por donde se va para Bella Vista, el corregimiento de Don Matías que visité alguna vez. Todo se ve divino, y lo admiro sentado en una silla, a la sombra de la tienda en donde también disfruté, de una rica galleta con helado de ron con pasas. La panorámica completa de Barbosa, allá abajo, se advierte muy clara, con su iglesia central, la otra antigua más arriba y el coliseo para practicar varios deportes. Qué día tan espectacular el de hoy.

Barbosa.
Panorámica de Barbosa, desde Matasanos.

Hacia la 1:30 subí a la carretera a esperar bus. Pasó uno de Yameyá, que no me paró porque iba lleno. Inmediatamente le puse la mano a una camioneta Hilux, y ese conductor sí se detuvo. Un hombre de unos 42 años, que viene de Cáceres y, después de tantos kilómetros sin tener con quién hablar, vió en mí a un buen conversador con quien compartir ideas. Y la verdad que a los dos nos fue muy bien.

Se trata de un señor que trabaja con minas y, como yo entiendo del negocio del oro y de economía mundial, pues tuvimos tema para todo el camino. Pero además, y quién lo creyera, al hombre de la camioneta , le gusta filosofar. Entonces dio con el preciso: hablamos de la Felicidad y de cómo el dinero ayuda, pero no es suficiente para vivir a plenitud.

En fin que fue un viaje delicioso, con el saborcito de aventura y riesgo que tanto me gusta. En alimentador y Metro, llegué a mi casa, encantado de este paseo tan agradable. Que se repita!

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.