Granada (Antioquia).

Martes 16 de diciembre de 2014

No hay como salir temprano, cuando se va a viajar.  Y esta vez me salvó la tarjeta Cívica del Metro. En la estación Envigado había fila para introducir el tiquete por la ranura, pero acaté a traer mi tarjeta electrónica, así que pasé rápido el torniquete y alcancé el Metro, de los que tienen más sillas, que llegaba en ese momento. Me tocó bajar las escalas a la carrera, eso sí, pegado del pasamanos, pero alcancé mi objetivo e, incluso, tuve dónde sentarme.

Panorámica.
Panorámica de Granada

Cuando iba por el puente peatonal de la estación Caribe, alcancé a ver un bus moderno de Coonorte, que ya iba a pasar el control del Terminal. Corrí y lo alcancé. Va para San Carlos y Granada. Arreglé mi pasaje hasta el municipio de los embalses, por $17.000, para cuatro horas de viaje. Y lo mejor fue que, tanto el conductor como el ayudante se hicieron buenos amigos míos y disfrutaban de las fotos que iba tomando. Incluso el chofer resultó ser muy conversador, así que en la primera silla hablamos de temas interesantes para ambos: los carros, el transporte intermunicipal y los pueblos que conocemos y que más nos gustan.  Qué buseta tan buena esta, marca Hino, muy suave y modelo 2013. Así que es de ventanas y parabrisas panorámicos.

El inconveniente resultó cerca de la salida para San Vicente, sobre la autopista Medellín-Bogotá. Había un accidente más adelante y la fila de carros no se movía. La suerte fue que mi buseta se detuvo justo al frente de El Rancherito, cerca de la entrada a la vereda Chaparral.

Fui a comer algo, pues no había desayunado. Había en la vitrina unas papas rellenas que me gritaban: ‘vení comeme’, pedí una de afán y la sorpresa fue que solo costó $1.500. Y qué delicia, claro, de El Rancherito. Así que la disfruté al máximo, con el cerebro muy consciente de cada bocado, cada mordisco a esa papa suave y arenosa, y a la carne molida de tanta calidad. Así como lo mejor es viajarenverano, la comida más deliciosa es aquella que se hace con hambre. Y más adelante en el control de empresas intermunicipales que hay en Marinilla, completé mi dieta con un buñuelo de $500, alargado y suave, qué sabor. No sé si en realidad estaba tan calidoso, pero la sensación al comerlo fue: de morir…

Desde Santuario hasta Granada, hay solo 14 kilómetros, por carretera pavimentada. A partir de la autopista me delito mirando los cultivos de repollo, papa, arveja, fríjol y demás productos que abastecen la canasta familiar de los antioqueños. Aún no tengo fotos de cultivos o de labriegos haciendo su trabajo. Me gustaría venir por acá o por San Vicente y quedarme donde haya campesinos trabajando. O desde alguno de estos pueblos del oriente, ir en escalera a las veredas con más sembrados. Ese sería un buen programa.

Niños.
Niños en el atrio de la Iglesia.

El río que avanza al lado derecho de la vía se llama Ramal, como la vereda a través de la cual nos movemos ahora. Casi todas las casas campesinas están habitadas, muy distinto a esa época nefasta, de los años 90,  cuando la mayoría de campesinos tuvieron que abandonar sus parcelas.

A las 9 de la mañana llegamos a Granada. En el incidente de la autopista perdimos media hora, pero no hay afán El bus se detuvo allí un rato, mientras conductor y auxiliar desayunaron. Yo aproveché el tiempo para fotografiar a 121 niños y algunos adultos que, sentados en el atrio de la iglesia parroquial, recibían instrucciones a través de altoparlantes, para el rezo de la novena del Niño Dios. Hoy empiezan los nueve días que preceden a la Navidad. Y en los pueblos aún se mantienen esas tradiciones tan bellas. Algunos niños tienen sombrero rojo en sus cabezas, y se ve que antes de sentarse en el piso, hicieron fila india por grupos.

Hombres en misa.
Hombres en Misa de la Virgen del Carmen.

Granada es un pueblo tradicional, que mantiene vivas ciertas prácticas ancestrales. Además, parece que los sacerdotes de la parroquia tienen mucha llegada y gran poder de convocatoria. No olvido el 16 de julio del año pasado, cuando vine a este municipio y encontré la iglesia granadina llena de hombres, que asistían a la misa de la Virgen del Carmen. Nunca había visto tantos hombres reunidos en torno a un rito católico. Ese día no se admitían mujeres dentro del templo, y todas las bancas estaban ocupadas.

Iglesia.
Iglesia Filial de Granada.

En Granada, a falta de una, hay dos iglesias: la parroquial o de Santa Bárbara, arriba donde estaban los niños, y la Filial y antigua, abajo, en la plaza principal. El Templo Filial, la primera iglesia que hubo en Granada,  fue construido hace 200 años. Se trata de un templo antiguo muy bonito, con escaleras al coro y un púlpito hermoso.

Delante de Granada, por la carretera que sale para San Carlos, se observan, cada medio kilómetro, las cruces blancas y grandes de las estaciones del Vía crucis.  La estación XIV, está clavada cerca de la capilla del Señor Caído de Buga, que hay unos tres kilómetros adelante de Granada. Esa circunstancia

Capilla.
Capilla del Señor de Buga.

corrobora el espíritu religioso de los granadinos. Me imagino que el día de la Santa Cruz, o en Semana Santa, hacen peregrinaciones desde el casco urbano,  hasta esa capilla.

A las 9:30 continúo mi viaje hasta San Carlos y más tarde regresaré a Medellín por San Rafael. Me gusta hacer estos viajes visitando varios pueblos en un solo día. Resultan más económico y ricos en experiencias.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *