La Ceja (Antioquia).

Al oriente del departamento y a solo una hora de la capital paisa, La Ceja es uno de los pueblos más atractivos del ‘segundo piso’ de Medellín.

Cuando se diseñó el pueblo no existían las hojas de papel cuadriculado, pero quedó genial el plano en perfecto ajedrez.

Panorámica.
Vista aérea.

Parque central.

La pasada administración remodeló el parque central y a fe que se ve muy bien. La mayoría de los habitantes están satisfechos con el nuevo espacio público.

Antes la plaza era un parqueadero para autos, ahora es un parque atractivo, con andenes amplios y algunas bancas con espaldar.

Se asumió que la mayoría de los usuarios podrían sentarse en los quicios de las eras. Han debido ubicar más asientos con espaldar, de los de tablas y estructura en hierro, tan apropiados para un pueblo tradicional como este.

Parque.
Kiosco y bicicletas.

En La Ceja muchos lugareños y trabajadores de los cultivos de flores se movilizan en cicla, por eso colocaron estacionamientos especiales para bicicletas.

La hermosa fuente antigua que antes ocupaba el centro del parque, ahora se ve en el costado oriental de la plaza. Lo mismo la estatua pedestre del Libertador con banderas coloridas que flamean a sus espaldas.

La fuente de La Ceja de dos platos y con base de mármol tallado, seguramente fue traída de Europa en el siglo pasado.

Los acabados en bronce, las figuras de aves, follajes y flores y cuatro infantes que sostienen sendos pescados por cuyas bocas sale agua, cautivan al visitante más desprevenido.

Fuente.
Fuente antigua.
Flor.
Magnolia en la plaza.

Todos los andenes al rededor de la plaza tienen piso uniforme. Se eliminaron las escalas que subían al atrio de la iglesia, ahora el acceso quedó con un declive casi imperceptible.

Hasta el año pasado los autos daban vueltas alrededor del parque, ya solo ruedan por la calle de bajada y la de subida.

Y lo que más emociona a los visitantes es la hermosa Magnolia que decora el centro. Qué flor tan bella es esa. Definitivamente la naturaleza impresiona cada vez más con sus creaciones.

Basílica Menor.

Difícil encontrar una iglesia tan engalanada como la Basílica Menor Nuestra Señora del Carmen de La Ceja. Gracias a los cultivos de flores, la mantienen decorada con hermosos ramos y los pisos siempre impecables.  

Flores.
Flores en el altar.
Vitral.
Vitral.

Además la iglesia exhibe vitrales de finos acabados, con imágenes de santos, advocaciones de la Virgen y otros alusivos a distintos momentos en la infancia de Jesús.

Y ni hablar del sagrario en plata martillada, el órgano antiguo en el coro y las claraboyas arriba. Una cúpula sobre base octogonal y sendas ventanas garantizan la iluminación del presbiterio.

Cúpula.
Cúpula sobre el altar.
Zócalo.
Zócalo en lámina troquelada.

Y, cosa extraña, esta basílica no tiene púlpito, sino dos estrados con atriles sobre la parte anterior del altar.

También es exclusivo el zócalo en lámina troquelada que cubre las paredes laterales metro y medio arriba del piso y seguramente fue traído de Europa en los años 50.

En la cripta del templo está la tumba de Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo, orador insigne e hijo de La Ceja.

La Basílica Menor Nuestra Señora del Carmen es más neo-gótica por fuera que por dentro. Soportan la cubierta columnas redondas, de fuste grueso y capiteles dorados propios del estilo románico.

Templo.
Bóveda de cañón.
Apóstoles.
Los 12 apóstoles.

La nave central ostenta un techo liso en bóveda de cañón, sin adornos, lo cual sería pecado en un templo neo-gótico.

El baptisterio con pila de mármol y un fresco de fondo da la bienvenida a los nuevos cristianos.  

La escultura del angelito que recibe al visitante, impresiona por el cuerpo tan gordo del querubín.

Sobre la esquina sur del atrio una poderosa imagen en mármol se destaca a distancia y llama la atención por la cantidad de angelitos que rodean a la Virgen.

Virgen.
Virgen con ángeles.

Casa Cural.

La casa parroquial de La Ceja es la mansión más grande y céntrica del pueblo. De sus balcones con chambrana de macana, cuelgan matas de novios que le dan un toque de color a la plaza.

Escaleras.
Casa cural.

En el interior la casa cural ofrece una escalera en madera característica de la arquitectura de la colonización antioqueña para subir al segundo piso. Las matas que decoran el patio son de hojas hermosas y texturas muy especiales.

Capilla de Chiquinquirá.

Otro atractivo religioso y turístico es la  capilla colonial de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Capilla y Museo de Arte Religioso.

Al fondo de la ermita, se aprecia el retablo antiguo en laminilla dorada se singular belleza. La imagen antigua de la Virgen del Carmen es de las más originales que se conocen. Lo mismo San Pedro y San Pablo que ocupan sitio de privilegio a cada lado del altar y en lo alto de la fachada.

Altar.
Retablo y Virgen del Carmen.
Museo.
Púlpito y Museo religioso.

El púlpito es otra beldad que vale la pena detallar por su cubierta en laminilla de oro y las formas talladas en madera.

La capilla de Nuestra Señora de Chiquinquirá es un escenario de tan profuso decorado que más parece rococó que barroco. Y lo bonito es que además del dorado las tallas son de colores variados y bastante vistosos. Un pesebre antiguo se conserva en una vitrina con marco dorado.

En un costado de la capilla está la tumba de uno de los hijos más ilustres de La Ceja: Juan de Dios Aranzazu, 1798 – 1845, quien por algún tiempo estuvo encargado de la  presidencia de la República.

Al lado de la lápida hay un ánfora con manta de pliegues naturales, también en mármol tallado.

Lápida.
Tumba del ex-presidente cejeño.

Acá habitan en total 50.000 cejeños, 40.000 en el pueblo y 10.000 en las veredas.

Alcaldes de La Ceja han sido: 2008-2011 Rubén Darío Bedoya; 2012-2015 José Alberto Patiño Martínez; 2016-2019 Elkin Rodolfo Ospina Ospina, y hasta el 2023 es el señor Nelson Carmona Lopera.

Martes 18 de febrero de 2020

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.