La Dorada (Caldas) 2 / 2.

Por su ubicación estratégica en el centro más poblado del país, a La Dorada se le conoce como el ‘Corazón de la nación’. Aquí forman estrecha simbiosis cuatro culturas: tolimenses, paisas, costeños y cachacos.

En los planos y extensos potreros que rodean el municipio pastan las reses, no tantas como para la capacidad de los terrenos, por lo que a La Dorada se le llama también  ‘La Reina Ganadera’.

Río Magdalena.
Puente cerca de La Dorada.
Cartel.
Viajero en La Dorada.

Tour en moto.

En la Base Germán Molano de Puerto Salgar contraté a un moto-taxista para hacer un tour completo por La Dorada.

Visitamos cuatro sitios de interés: la máquina del Ferrocarril, la Plaza de Santander con la bella escultura del pescado, después el río y las letras con el nombre de La Dorada.

En 2022 comenzó a operar una vía férrea para transportar carga desde La Dorada hasta el puerto de Santa Marta.

Desde el puente amarillo disfrutamos la vista sobre el caudal que me recomendó el Capitán de la FAC. Y sí, se ve muy bien el río Magdalena, con las bodegas en la orilla y las aves que a esta hora se desplazan sobre el agua.

Río.
Bodegas a orillas del Magdalena.
Avión.
Avión de la Fuerza Aérea.

Entrando a la Dorada por este lado, se observa el avión K-Fir en una de las Glorietas. ¿Qué tan acertada fue la inversión en esas aeronaves que poco uso tuvieron?

A dos cuadras del parque de Bolívar y tan solo una del parque Gaitán, está el puerto sobre el río y lo que parece ser la Zona Rosa de La Dorada, con establecimientos agradables para estar con amigos sobre todo por la tarde cuando no da el sol.

Paisaje.
Paisaje ribereño.
Torres.
Torres de la Catedral.

La Catedral.

En la publicación anterior describí en detalle las bellezas de la Catedral Nuestra Señora del Carmen  que todo estudiante de arquitectura debería conocer.

A esta hora el sacristán hace sonar los badajos contra los bronces que tienen un sonido más bien bajo y triste, les falta timbre.

https://www.viajarenverano.com/la-dorada-caldas/
Campanero.
Campanero de la Catedral.
Punto Cardinal.
Puerta del Centro Comercial.

Antiguo Mercado.

Qué  agradables son las tardes en los pueblos de clima cálido, sobre todo cuando se puede caminar bajo los aleros o cuando el sol se pierde hacia el occidente.

Detrás de la iglesia, en donde antes quedaba la plaza de mercado, hace 12 años construyeron el Centro Comercial Plaza Dorada, con un plano muy particular en el que los corredores forman diagonales.

Lo singular son las puertas de acceso, cada una marcada con el punto cardinal al que corresponde la salida. Ya ve, están bien como punto de referencia para ubicarse en el plano de la ciudad.

Alimentación económica.

En las grandes ciudades o los pueblos más turísticos la comida es costosa. En los menos visitados, como en La Dorada, se consiguen almuerzos corrientes y económicos, salpicón a mil y chocolate a 700.

Un chocolate a en las casetas que rodean el terminal de transportes, qué ricura de alimento caliente y con solo el azúcar que trae el producto, es la mejor bebida en La Dorada.

Por los alrededores del terminal venden un casado delicioso de queso con bocadillo otro delicioso manjar, nutritivo por lo demás.

Junto en la esquina de la Catedral y la Alcaldía venden el mejor salpicón. No, pues, ¿cómo no repetir?

Almuerzo.
Almuerzo rico y económico.
Sorbete.
Y qué tal el sorbete de guanábana, ah!

Antes de salir de La Dorada, disfruté del riquísimo sorbete de guanábana a 3.000 pesos el vaso, que vende un señor con conocimientos empíricos de mercadeo. Lo digo por los precios para vasos no tan similares, que obligan al comprador a optar por el más costoso.

Pero también por  la exhibición de grandes guanábanas fértiles e inmensas sobre la carreta, al lado de los potes con el sorbete helado.

Tres parques.

La Dorada es un pueblo de clima ardiente, desde las nueve de la mañana comienza a sentirse el rigor de la temperatura.

La luz de los primeros rayos del sol no se puede desaprovechar, más bien hacer siesta al medio día.

Pero La Dorada es también la ciudad de los parques: tres principales: de Bolívar  frente  la catedral, el de Gaitán junto al Hospital y el de Santander o el Pescado, detrás del terminal de Transportes.

El Parque Simón Bolívar pide a gritos una remodelación. Lástima que no tiene bancas, solo los quicios de las eras en donde colocar las cuatro letras. Ya casi no tiene iguanas, parecen que las acabaron porque hacían algún daño o ensuciaban el ambiente.

Pescado.
Parque Santander.
Gaitán.
Jorge Eliécer Gaitán.

Hermosa la escultura al prócer liberal, en medio de vegetación fresca, la estatua de Jorge Eliécer Gaitán se confunde con el ramaje de árboles frondosos.  Este parque sí tiene bancas, además de los quicios para sentarse.

En los espacios públicos colocaron parqueaderos en acero inoxidables para bicicletas, pero muy poco se usan.

Las obras físicas no bastan en un pueblo, es necesario hacer trabajo social para conseguir que los ciudadanos se apropien, cuiden y utilicen las inversiones en obras físicas.

Tour en buseta urbana.

El recorrido de la ruta inter-urbana que va a Puerto Salgar, se puede utilizar como medio para conocer mejor La Dorada. Anduvimos por la Base Aérea, después el Hospital y más adelante el Barrio La Esperanza.

Con razón La Dorada es llamada también ‘La Glorieta de Colombia’. Este pueblo caldense es como un hub, un sitio desde el cual salen rutas hacia todos los puntos cardinales: Medellín, Bogotá, Ibagué o la costa atlántica.

Mientras almorzaba pasó la escalera que todos los días a las 4:30 y a las siete de la mañana, sale para Sonsón.

Jugos.
Venta de jugos en el centro.

Faltó conocer el Puerto de las Lanchas, la Charca de Guarinocito y el balneario en el río Doña Juana.

Alcaldes de La Dorada han sido: 2016-2019 Diego Pineda Álvarez; 2020-2023 César Arturo Alzate Montes.

Acá habitan en total 75.000 doradenses, 67.000 en el pueblo y 8.000 en las veredas. 

Fecha de la visita: Miércoles 28 de agosto de 2019.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.