Curillo (Caquetá).

A 115 kilómetros al sur-occidente de Florencia capital del departamento de Caquetá, se llega a Curillo.

Hace años abundaban en la región los pájaros ‘Cudillo’ de los cuales tomó nombre el municipio.

Imposible no pensar en fertilidad, clorofila y vida, cuando se llega a Curillo, un municipio enclavado en medio de espesa floresta.

Pano.
Foto cortesía Tecnologías J & A.
Templo.
Templo católico.

Infortunadamente no fue un día para viajarenverano, llovió toda la jornada como corresponde a una región que extiende sus brazos hasta la selva amazónica.

Hasta los pasajeros de las embarcaciones viajan paraguas en mano para proteger sus vestidos.

Curillo no tiene mucho territorio pero la riqueza hídrica, fertilidad y espesura de los bosques circundantes compensan la falta de hectáreas.

A través del río Caquetá los lugareños se comunican con pueblos cercanos del Cauca y Putumayo.

De la Cuenca Hidrográfica del Río Caquetá hace parte el famoso río Otegüaza donde acuatizó un viejo avión el siglo pasado.

Casco Urbano

La iglesia católica grande y sencilla, se destaca a un lado de la cancha mixta.

Otro edificio extenso es la sede administrativa de dos plantas y esquinera.

Templo.
Interior de la iglesia.
Alcaldía.
Administración Municipal.

Por un lado del pueblo avanza el río Caquetá, el más largo de Colombia si se considera también su trayecto por  Brasil.

El comercio en Curillo es vibrante, almacenes de todo tipo exponen sus productos en las calles centrales.

Casi todas las vías del centro tienen pavimento, faltan solo andenes continuos por donde puedan transitar sin peligro los lugareños. No sólo los carros sino las motos que abundan en las calles podrían atropellar al  transeúnte.

Aunque no tan amplio como se requiere, el Terminal de Transportes de Curillo congrega en un sitio el despacho de las diferentes empresas.

Comercio.
Zona comercial.
Terminal.
Terminal de Transportes.

Economía.

Los curillenses viven de la ganadería, la pesca y la agricultura. Su labor se ve recompensada al amanecer o atardecer con pinturas maravillosas en el firmamento, en las que priman los colores rojo, naranja y violeta.

Los fines de semana llegan por cantidades al Puerto de La Rampa: leche, queso, plátanos, maíz, yuca, chontaduro y pescados.

Hacen falta plataformas adecuadas para el embarque y desembarque en El Muelle y los demás puertos del municipio. Y hacer obligatorio el uso de chalecos salvavidas para los pasajeros, para que de verdad Curillo merezca ser considerado ‘El Puerto de la Amazonia Colombiana’.

El transporte más solicitado es en moto-carros, aquellos carritos de tres ruedas y color blanco.

Río.
Embarcación por el río Caquetá.

Fiestas populares.

Cada año se realiza en Curillo el Encuentro Departamental de Bandas de Música.

Y en cada diciembre se celebra el Festival del Río, una conmemoración en la que los deportistas de todas las disciplinas compiten con empeño y  entusiasmo por la subida al podio.

Lluvia.
Navegando bajo la lluvia.

Pinturas naturales.

El ambiente húmedo de la selva tropical favorece los atardeceres esplendorosos al anochecer y amaneceres con pinturas de paleta en el firmamento.

Alcaldes de Curillo han sido: 2016-2019; 2020-2023 María Edith Rivera Bermeo.

Acá habitan en total 12.000 curillenses, 8.000 en el pueblo y 4.000 en los campos.

Fecha de la visita: Domingo 13 de marzo de 2016.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.