Mejor caminar a pie limpio…

En una banca de la plaza de Nariño, converso con Hernando Orozco Loaiza, un señor de 81 años, quien de inmediato empieza a confesarme sus cuitas. Es un desplazado de Argelia, que no ha podido conseguir que el gobierno le asigne una de las casas gratis, que le han prometido. Le toca pagar $50.000 de arriendo por la pieza en donde vive con su mujer. Aunque tuvo 9 hijos, ‘cada uno tiene su obligación, aunque de vez en cuando me dan algo para el mercadito’.

Dedos
Así se agarra el pie de la tierra…

Pero la principal tragedia la vivió Hernando hace cinco años cuando estuvo tres años hospitalizado en Rionegro. Fue algo horrible, recuerda mi amigo. En una temporada invernal muy fuerte que hubo, venía Hernando de la vereda hacia el pueblo. Una señora le ofreció unas botas para subir las pendientes, puesto que el piso estaba muy enlodado. Y esa fue su perdición. ‘Porque, – dice el viejo – yo siempre he andado a pie limpio y los dedos de los pies hacen que uno se agarre al piso, encorvándolos para pegarse a la tierra’, me explica Hernando, al tiempo que con sus manos callosas hace el movimiento como si fura el pié.

Y sí, no había caído en cuenta de ello, andar a pié a veces es más seguro que con zapatos. Las suelas no tienen esas terminaciones que le permiten al pié pegarse a la tierra. Por  más que los zapatos tengan estrías, no es lo mismo. Me impresionó tanto ese descubrimiento que le pedí a mi amigo que me dejara fotografiar sus manos, muy bellas por lo demás, cuándo él doblaba las falanges para explicarme la cuestión.

Baston
Don Hernando y su ‘tercera pierna’.

En fin que el viejo resbaló con los zapatos y se golpeó tanto contra el piso, que tuvo una impresionante fractura abierta de fémur, y la extremidad quedó colgando solo de la piel.  Los médicos determinaron que había que amputarle la pierna. Fue el Padre Gómez quien le colaboró con argumentos ante los galenos y dinero para las platinas y clavos, a fin de que el viejo no perdiera su pierna. Y sí, luego de doce operaciones y de mucho sufrir durante tan larga convalecencia, al menos ahora Hernando puede caminar apoyándose en su bastón.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.