Carnaval de Riosucio 2015 (Segunda Parte).

Sábado 3 de enero de 2015

En fin que al anochecer vino lo mejor del Carnaval de Riosucio, cuando la imagen diabólica hizo su entrada a la Plaza de la Candelaria.

Rumba
Ambiente de rumba en la plaza San Sebastián.

Poco a poco nos fuimos poniendo alebrestados, los cuatro amigos que vinimos de Medellín. Yo también compré mi media de Ron Viejo de Caldas en el supermercado de la plaza. Y para que los tragos no me cogieran demasiado, llené mi estómago con varias porciones de una morcilla deliciosa que venden debajo de la panadería Vienesa, acompañada de patacón. El hombre que me la vendió me dijo que, fue hecha esta mañana por su mamá, y sí, que frescura y cuánto sabor.

La imagen de Lucifer está próxima a llegar a la plaza de La Candelaria. Por supuesto que el ambiente en la plaza de abajo es, no solo de expectativa, sino de jolgorio y alegría.

A las 8:30 de la noche arribó por fin la imagen de Satanás a la plaza, precedida de varios grupos de simpatizantes del Diablo que, en esta fecha, le rinden pleitesía al dios del mal. Hermosa, imponente, bellísima, la imagen de Lucifer, de color dorado y cabalgando sobre un inmenso toro bravío, con cola en forma de serpiente.

Diablo.
Entrada de Lucifer a la Plaza de la Candelaria.

El diablo luce ojos y alas rojas y puede mover el brazo izquierdo, pues en su mano derecha lleva el tradicional tridente gigante. Varias bandas de música tocan el Himno del Carnaval, que la concurrencia acompaña de memoria.

¡Salve, salve, placer de la vida!
¡Salve, salve, sin par Carnaval!
De Riosucio la tierra querida
eres timbre de gloria inmortal.

Las cofradías de adoradores de la imagen diabólica, pasan cantando coros en honor de Satanás.

‘Habemus Diablo! Que viva Satanás! Que viva el Carnaval de Riosucio!’.

grita el hombre del megáfono, ante lo cual la turba responde enardecida: Que Viva!

Qué emoción, qué alegría la que expresan todos los asistentes. El fervor es general, la histeria colectiva y la noche fantástica. Este diablo de hoy eyecta guarapo por la boca. Alguien comenta que hace seis años el chorro salía por otra parte más íntima.

Una cosa que nos ha llamado la atención en Riosucio, es la diligencia con la que los funcionarios del aseo mantienen las calles. Aquí no es como en otras partes donde dejan que las vías se llenen de papeles para recogerlas en la madrugada. No. A medida que la gente tira la basura, hay ‘escobitas’ recogiendo todo el tiempo, de tal manera que la ciudad se ve más o menos aseada.

Y me parece muy bien que hayan trasladado para la plaza de La Candelaria el arribo del Diablo, pues acá hay más espacio, en la plaza de arriba en cambio, una estampida sería mortal. En estos días ocurrió ese caso, cuando la multitud de un país musulmán, entró en pánico, y hubo muchos muertos.

Multitud.
Multitud en la Plaza.

Mientras termina de llegar la procesión al catafalco dispuesto para su majestad El Diablo, un mimo entretiene a quienes estamos sentados en las eras del parque. El payaso remeda a los transeúntes que pasan por los corredores, y todos nos morimos de la risa. A mí me encanta ver eso, y hasta me duele el estómago de tanto carcajear.

Un vecino del sentadero me ofrece un guaro en vaso plástico. Como me resisto a recibir el trago, el hombre insiste:

‘Hágale, hágale, que estamos en Carnaval’.

Entonces recuerdo la canción de  ‘Fiesta’, de Joan Manuel Serrat:

Hoy el noble y el villano,
el prohombre y el gusano
bailan y se dan la mano
sin importarles la facha.

A las 10:30 sentí que mis piernas empezaban a flaquear. Entonces entendí que lo mejor era viajar hacia Supía, antes que los rones me hagan una mala jugada. Y sí, en buseta Nissan por $3.000, llegué al Hotel, mientras que mis compañeros decidieron quedarse un rato más.

Ya me siento ‘entonadito’, pero aún consciente como para darme cuenta que, tan pronto nos acercamos a Supía, inmediatamente los celulares de todos los pasajeros empezaron a sonar, una vez se conectaron con la antena del pueblo vecino.

Qué fiesta tan bonita la de hoy, a todos nos encantó la noche que vivimos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *