Moñitos (Córdoba).

Domingo 16 de marzo de 2017

Desde Lorica hasta Moñitos son 48 kilómetros por una vía en buenas condiciones. El conteo es regresivo desde el pedestal con el número 48 que está a la salida de Lorica.

IP
Iglesia Parroquial de Moñitos.

El pasaje vale $16.000 y el transporte siempre entra a San Bernardo del Viento, el pueblo que conocí la otra vez.

Cuando era universitario vine varias veces a pasar vacaciones a Moñitos, en donde vivía el Hermano Joaco, con quien nos encantaba conversar.

VM
No hay como ver el mar desde la sombra.

Desde esa época no visito esta población en donde alguna vez incluso estuve a punto de comprar un pedazo de tierra en la playa. Siquiera no hice tal negocio.

En aquellos años la carretera era muy mala, con baches profundos en verano y barriales en invierno. En cambio hoy toda la vía está pavimentada.

RS
Valla en el puente sobre el río Sinú.

Lo que sí es muy ancestral es el ‘semáforo humano’ que en el kilómetro 39 da paso sobre el puente de un solo carril, que cruza el río Sinú.

Dos chicas se encargan de dar vía de un lado a otro, voleando banderas verde o roja, según el caso.

La iglesia de Moñitos es casi una capilla. Dentro estaba el párroco bendiciendo a los niños que acercaban sus padres para saludar al celebrante.

Un vitral de Santa Lucía de factura económica, decora el interior del templo.

Siga.
Señal de ‘Siga’ en el kilómetro 39.

Lo más atractivo de Moñitos es el nuevo muelle que construyeron a pocos pasos del parque principal, y se adentra en el mar.

También las olas de cordones blancos que se pierden en la playa. Ese mar un poco picado es el que más disfrutaba yo en mis vacaciones de Moñitos.

CB
Muelle y cordones blancos de agua espumosa.

Los turistas suben al muelle con barandas y lo recorren hasta el fondo o descansan en las bancas que hay a lo largo de la explanada.

Es muy agradable caminar sobre la tarima y ver el océano desde lo alto y hasta que se pierde en el horizonte.

2P
Segundo parque y cancha sintética.

Camino por el otro parque, el que está en seguida de la cancha sintética.

También es un espacio tranquilo que prefieren los enamorados para venir por las noches.

‘El regreso del Cóndor’ es uno de muchos bares y cabañas donde se ofrece almuerzo y viandas a los turistas.

RP
Restaurante en la playa de Moñitos.

Sentarse en esos refugios a contemplar el mar o vigilar a los niños que disfrutan del agua, es un placer.

Muchos de los turistas que llegan a Moñitos proceden de Cartagena. Varios buses salen esta tarde para la heroica, repletos de paseantes.

Antes del regreso en camioneta con aire acondicionado y vidrios polarizados, retiro dinero en un corresponsal bancario de la ‘Y’, a la entrada a Moñitos.

Qué maravilla que ya en ningún pueblo se vara uno por dinero.

El viaje de regreso hasta Lorica, en camioneta moderna fue a la hora perfecta y de más calor, entre las 11:30 y 12:30 del día. Excelente idea viajar a esa hora en un carro tan fresco.

Eso sí, como la camioneta cuatro puertas lleva pasajeros atrás y no tiene cubierta dura, sino carpa, el conductor hizo fuerza cuando todos los carros de colegas que venían en contra vía le hacían señas con las manos diciéndole que, adelante los policías estaban ‘agarrando’ infractores.

Para mí fue este un viaje tan agradable y cómodo como son la mayoría. Casi siempre me ubico en el asiento delantero, es como si fuera en ‘mi’ auto propio y con chofer particular.

Definitivamente viajar en esas circunstancias sí es una dicha.

Acá habitan en total 24.000 moñiteros, 6.000 en el pueblo y 18.000 en las veredas.

El alcalde de hasta el 2019 es el señor Álvaro José Casseres Matoza.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *