Puerto Escondido (Córdoba).

Sábado 20 de agosto de 2016

Como marinero convaleciente después del naufragio, esta mañana estuve en Los Córdoba y ahora llego a Puerto Escondido (Córdoba) en busca del mar, de la brisa para aliviar el sofoco y de los pescadores que ordenan las redes después de una jornada sin éxito.

P
Pescadores recogiendo las redes.

Cuando la camioneta mixta pasó por el cruce para Puerto Escondido, tuvo que esperar hasta cuando yo me bajara del bus. Corrí al encuentro del otro carro, como si se fuera escapar, a sabiendas que el conductor esperaría con ansias un pasajero de más.

PM
Paisaje de mar en Puerto Escondido.

El pavimento de la entrada a Puerto Escondido inexplicablemente está en regular estado. Un lugareño me explica la razón:

‘La plata que puso el gobierno fue mitad para la obra y mitad pa’l bolsillo’.

Viajé en los asientos traseros, bajo una carpa negra caliente por el sol. Los jóvenes que van allí son de pocas palabras. Difícilmente obtengo respuesta a mis preguntas sobre los sitios de interés para conocer en el Puerto.

AM
Atracción mecánica en Puerto Escondido.

Pero bueno, así de tímido era yo a los mismos 16 años.

A la entrada al Puerto instalaron una ‘Rueda de Chicago’ que se ve muy bien contra el firmamento azul de pocas nubes.

Antes de mi encuentro con el mar, al menos probé los deliciosos pastelitos de coco, que venden en la oficina de transportes. Para evitar sustos, quiero asegurar la ruta para el regreso.

AM
Alcaldía de Puerto Escondido.

Puerto Escondido es una localidad un poco desordenada. La iglesia parroquial no es lo más bello del pueblo y está a un lado del casco urbano.

Lo mejor es el edificio nuevo de la Alcaldía que tiene como vecina a la Estación de Policía.

Y la Biblioteca de techos azules, con muchos libros y todas las comodidades, pero con muy pocos lectores.

En las paredes del centro cultural se rinde homenaje a los canta-autores de bullerengue, un baile autóctono que los más viejos cantan y danzan al ritmo de tambores.

Bullerengue
Totumeros, tamboleros y cantautores de Bullerengue.

Precisamente para que no se pierda la tradición, venida de África a través de los palenqueros de San Basilio, hoy se promueven grupos de bullerengue con los niños de las escuelas.

Al ingreso al pueblo construyeron un parque con buena dotación y excelente aireación.

NP
Nuevo parque a la entrada al pueblo.

Puerto Escondido se precia de poseer en su parque la escultura del Libertador más pequeña del mundo. ‘La Bolivita’, le dicen. Según cuentan fue cambiada por una bandera forrada en billetes de alta denominación y ubicada en el centro del pueblo.

EP
Embarcaciones en la playa porteña.

La efigie mide solo medio metro y representa a Bolívar en plena batalla a lomo de su caballo.

Abel es un excelente moto-taxista y guía turístico con quien hice un recorrido muy completo por los sitios de la playa, a donde vale la pena ir en Puerto Escondido.

Con iniciativa, atento y comedido, así es mi conductor, al que le pagué más de lo que pidió por el tour.

Primero fuimos a El Hoyito, donde también hay un extenso muelle en madera construido por la administración anterior.

M
Muelle de construcción reciente en Puerto Escondido.

También fotografié la Isla de Tortuguilla, que se aprecia frente de la playa de Puerto Escondido.

Tortuguilla es un destino interesante para comer pescado. Los hombres que desde la madrugada salen en sus canoas a conseguir el sustento, son los mismos que prestan servicio de transporte hasta la isla.

Luego Abel me sugirió ir hasta la desembocadura del río Canaleta que vierte sus aguas al mar.

VL
Uno de los hoyos del Volcán de Lodo.

Ojalá mejoren el sitio que muestra muchas basuras y sobre todo, troncos de madera que arrojan las olas en la playa.

Después subimos por una vía recién pavimentada, hasta el Volcán de Lodo. No es mayor cosa, varios cráteres algunos en ebullición y otros quietos.

Infortunadamente no había bañistas, los turistas vienen más que todo los días festivos.

Lo que sí me encantó de ese sitio alto es, la vista de 360° que tiene sobre el contorno. Venir acá por la noche a contemplar las estrellas, debe ser un buen programa.

M
Mirador donde queda el Volcán.

Puerto Escondido tuvo su Edad Dorada cuando no había carretera hacia Montería y todo el comercio se establecía con Cartagena.

Fueron los años de contrabando de loza, cigarrillos y whisky que llegaba al Puerto en barcos pequeños y de ahí se enviaba la heroica y al interior del país.

AP
Aves volando sobre la playa.

Antes del medio por día por $9.000 regreso a Montería en una camioneta mixta, pero esta vez en la parte de adelante, con aire acondicionado.

Los pasajeros que van atrás pagan dos mil pesos menos. Es práctico este tipo de transporte con tarifas diferenciales. El viaje dura una hora.

La alcaldesa de Puerto Escondido hasta el 2019 es la señora Cristilda María Marsiglia Hernández.

Acá habitan en total 22.000 porteños, 4.000 en el pueblo y los 18.000 restantes en las veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *