No soy héroe, pero…

Los viajes son como la vida. Desde cuando nacemos nos enfrentamos a desafíos que al principio nos parecen difíciles de alcanzar: caminar, montar en cicla, aprender a conducir, entre los más sencillos y de simple movilidad.

Felipe

En los viajes me he propuesto enfrentar algunos retos que pongan a prueba mi creatividad y entereza, al tiempo que desarrollen la capacidad de logro y me permitan disfrutar de una cascada de adrenalina dentro del cuerpo.

Uno de ellos: ocupar el puesto de algún pro-hombre en los pedestales sin estatua que encuentro en las correrías. Y es cuando pienso: No soy héroe pero ocupo pedestales vacíos.

De alguna manera esas experiencias me permiten, guardadas las proporciones,  sentirme un Pionero de los Viajes como Fernando de Magallanes, Vasco de Gama, Cristóbal Colón o Humbolt.

Hasta cierto punto sí, pues no conozco otra persona que haya visitado más de mil pueblos en Colombia y tenga de cada uno registros escritos y fotográficos.

Armenia (Antioquia).

Lunes 10 de Noviembre de 2008:

Después de recorrer el pueblo de Armenia (Mantequilla), bajé por la carretera  y comencé a subir la cuesta que lleva al Alto de Mojones.

Desde la explanada de la cima la vista es preciosa. Se ven las luces de Armenia, ahí muy cerca.

Xto
Crucificado.

Allí hay un tanque de agua junto a la casa de la familia que cuida el lugar, también permanecen las antenas de la emisora del pueblo, una bandera de Colombia que flamea en lo alto del árbol y una cruz forrada en baldosín.

Tomamos varias fotos, una de ellas ‘crucificado’ en la señal cristiana, sin poder contener la risa al posar como Salvador.

Esa fue la primera imagen de una serie de recuerdos fotográficos en los que he posado como ‘héroe’.

Canalete (Córdoba).

Sábado 15 de abril de 2017

A pie llegué hasta el parque central de Canalete. Y lo primero que veo: un pedestal a un lado del espacio público, sin ninguna estatua encima.

A lo mejor está en proceso la escultura del fundador de Canalete o la imagen pedestre del Libertador Simón Bolívar se encuentra en restauración.

CC
En parque de Canalete.

Así que como ‘héroe’ me subí a lo alto y le pedí a un chico que pasaba, que me tomara algunas fotos con los brazos arriba o en actitud de ídolo.

Quedaron muy bien las fotos, me encantó haber utilizado ese recurso tan oportuno.

Cumaral (Meta).

Domingo de Ramos 14 de abril de 2019

Compré un mango de azúcar a manera de media-mañana. Cuando lo pelaba con el bisturí, sentado en una banca del parque, qué veo: un pedestal vacío en punto estratégico del centro de Cumaral. No pues por poco me corto un dedo de la emoción.

¿Qué hacer? Imposible dejar pasar esta oportunidad sin tener una foto más, subido como héroe en una plataforma pueblerina. No se ve tan alta y parece que la subida no es  riesgosa. Porque ¿qué tal dañarme el paseo con una fractura? Hay que sopesar el riesgo versus el gusto de estar arriba. El balance es favorable así que: para arriba.

De pronto puedo subir fácil apoyando el pie en un banquito que me preste cualquier vendedor estacionario. O qué tal si consigo una escalera, ¿para mayor seguridad?

Anduve buscándola en la ferretería donde no tienen. De pronto a la vuelta, donde alquilan equipos de construcción, pero está cerrado hoy domingo.

Ah, con ayuda del joven que me tomó la foto junto a la iglesia, ese muchacho me puede sostener para trepar hasta arriba. Ojalá todavía esté en el parque.

Y sí, lo encontré de nuevo en una banca, se llama Maicol y coincidencialmente en el momento cuando le hacía la propuesta llegó un amigo suyo. Entre los dos me soportarán cada pie con sus manos entrelazadas. Cada uno se ganará mil pesos. Listo, vamos.

‘¿Y si viene la policía y lo regaña?, me preguntó Maicol. Pues le pido perdón, le respondí.

Mi decisión para lograr el objetivo contagió a los amigos. Así que le entregué a Maicol la cámara y el celular y vamos para arriba.

M
Cumaral.

No fue tan difícil y ya en lo alto no tambaleé demasiado. De todas maneras la altura y la emoción son un riesgo frente al cual Maicol debía apurarse. Como que la risa no lo dejaba disparar pronto. Nada de tembleque, aunque sí un poco de inseguridad.

A los 70 años, los viejos somos como los niños que comienzan a caminar: a veces nos cuesta permanecer de pie sin oscilar como una rama batida por el viento.

Hice varias poses con los brazos arriba, abiertos, el dedo índice señalando el horizonte, etc. Vino lo más arriesgado: la bajada. Pero también fue fácil, la escala que tiene el pedestal en lo alto me ayudó a sostener el cuerpo con ambos brazos mientras abajo mis amigos recibían uno a uno los pies.

Ya en el piso me sentí pleno. Mucho más cuando tuve que sacar la cédula para demostrarles a los amigos que sí es cierto que en mayo cumpliré 70 años.

Ah, lo logré, qué maravilla, ¡felicitaciones! Por todo esto Cumaral será un municipio memorable en mi carrera de viajero y aventurero.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *