Otanche (Boyacá).

Domingo 19 de marzo de 2017

Municipio joven.

Otanche es un pueblo reciente, con apenas 58 años de vida municipal. Está ubicado al occidental de Boyacá, en la ladera oeste de la cordillera oriental.

Pano
Panorámica del centro urbano de Otanche, desde el mirador.

Ahora vengo a Otanche desde Bogotá y Chiquinquirá, pero también hubiera podido llegar más directo desde Medellín y Puerto Boyacá.

De todas maneras estas no son carreteras fáciles, por acá solo transitan camperos de servicio público con doble transmisión.

C
Sobre todo en invierno esta troncal presenta pasos muy complicados.

Conocido por ser gran productor de esmeraldas, en Otanche también se exploran minas de carbón.

Serranía de las Quinchas.

Lo más valioso de Otanche es la reserva de forestal Las Quinchas, con 24.000 hectáreas de extensión, es la segunda más grande de Latinoamérica, después del Amazonas.

Muchos exploradores llegan a acá para internarse luego en la floresta vecina y disfrutar su biodiversidad, ríos de aguas cristalinas y atardeceres de ensueño.

Allí ese encuentra una gran variedad de flora, como también mamíferos, aves, reptiles, anfibios que tienen en la reserva el hábitat apropiado.

Las Quinchas se extiende por tres departamentos: Boyacá, Santander y parte de Cundinamarca.

En la página de la alcaldía se encuentra el video de un minuto, que muestra las bellezas naturales de la Reserva Forestal Las Quinchas.

Carretera difícil y bella.

C
Incluso los vehículos de transporte público deben ser camperos de doble tracción.

Durante el recorrido me hice amigo del conductor del campero.

Como el otro pasajero que venía adelante se quedó en Simijaca, ya puedo estirar mis piernas, voy muy cómodo como único viajero adelante.

Lo que más me impactó por esta carretera fue el tramo cómo de siete kilómetros cercano a la Nariz del Diablo. Y sí, por ahí en una curva, hay rocas de colores ocres y cierta forma nasal.

CA
Tramo de la carretera ‘en el aire’, soportada sobre vigas de cemento.

Pero lo sorprendente es la manera como construyeron la carretera ‘en el aire’, sostenida por pilotes anclados en la roca.

Es como si hubieran hecho una especie de cornisa o repisa con pie de amigos para colocar encima la carretera de cemento. Tremenda obra de ingeniería esa, que debió costar un montón de plata.

En el kilómetro 30 hay un ramal que conduce a Muzo y en el 34 la entrada a la Mina de Esmeraldas llamada La Marina.

PH
También abundan paisajes hermosos como el cerro Furatena.

Una de las bellezas de esta carretera son los Cerros Furatena que desde la vía se divisan cercanos. Uno más elevado que el otro, lucen muy bien incluso sin tanto sol como hace a esta hora. Por entre las dos alturas transcurre el río Minero.

Dicen que esas protuberancias están encantadas. Me cuenta Néstor, el conductor, que alguna vez un señor quiso izar una bandera en la cumbre del cerro, pero no se volvió a saber de él, ‘se lo tragó la peña’.

Paseo al Mirador.

TP
Torre del templo parroquial de Otanche.

A las 4:40, tal como me había prometido Néstor Peralta, mi conductor, me bajé en la plaza de Otanche.

Desde Chiquinquirá fueron dos horas y cuarenta minutos hasta este municipio boyacense.

Ya sabía yo que el Sheraton (Hujn hujn) era el hotel más reciente y el mejor ubicado en la esquina de mayor movimiento de la plaza. Allí arrendé una habitación limpia y cómoda.

CR
Mirador de Cristo Rey.

Este es un pueblo de topografía inclinada, buen movimiento comercial y algunas cosas interesantes. Dejé el morral en el hotel y salí a recorrer sus calles.

Lo que más me gustó: el Mirador del Corazón de Jesús en lo alto de un cerro cercano.

Tuve suerte cuando un joven en moto me subió hasta la entrada al camino, que lleva a la cima. El resto fue disfrutar de tan hermosa vista, con luz favorable en horas de la tarde.

T
Atardecer en el mirador de Otanche.

A esta hora la luz solar tiñe de amarillo todo lo que ilumina, y ese toque ámbar hace que las fotos se vean muy bien. Me encantan estas alturas para ubicarme en el pueblo al que llego.

Desde acá veo la cancha, allá abajo, el sitio donde cuadran las busetas, la iglesia moderna y de forma circular y los barrios con casas en su mayoría con cubiertas de zinc.

ME
Templo parroquial de diseño moderno y escaso.

Tarde de domingo.

Bajé con cuidado a fotografiar la iglesia por dentro que es amplia y redonda pero con techo de cerchas.

Saludé a los policías que estaban de guardia, enfoqué el parque donde algunos niños patinaban asistidos por el profesor y las mamás, que vigilaban a los más pequeños desde las escalas .

AD
Actividad dominical y deportiva en el centro del pueblo.

Ahora están remodelando el parque central de Otanche, pero tuvieron la buena idea de hacerlo en dos mitades para no afear demasiado el centro y dejar siempre un espacio suficiente para que se diviertan los niños.

La parte hábil del espacio público tiene palmeras reales muy bellas y juegos infantiles.

Niños felices con poco.

A la salida del pueblo, estuve disfrutando de tres niños que se acomodaban en una patineta a dejar que la gravedad los arrastrada por el pavimento.

AC
Una vieja patineta puede ser un potente auto de carreras para la imaginación infantil.

Y no solo ellos, sino que no podían bajar sin ‘la niña’, una perrita negra que iba más asustada que los pelaos. Cómo es de diferente la vida de los niños en los pueblos. Cualquier cosa les sirve para sacar sonrisas de donde no cree uno.

En la panadería me encontré con Néstor y otro conductor. Tomamos tinto con pan y con la asesoría de profesionales, programé el día de mañana: 5:15 salir hacia Pauna, alojarme en un hotel y desde allí visitar a Briceño, Tununguá, Albania y Pauna.

En este municipio viven en total diez mil otanchenses, 4.000 en el pueblo y 6.000 en las veredas.

El alcalde de hasta el 2019 es el señor Salomón Díaz Gutiérrez.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

4 comentarios en «Otanche (Boyacá).»

  • el 19 octubre, 2018 a las 9:22 am
    Enlace permanente

    tengo como convicción que vivir en zonas apartadas de la capital no solo da tranquilad si también muestra lo mucho que poseemos en materia de geografía y riqueza cultural. Estoy a la espera de unas semanas para trasladarme a vivir definitivamente a este municipio con mi familia. Quiero vivir una vida mas tranquila. así tenga que trabajar en minería como hace la mayoría de su gente.

    Respuesta
    • el 22 octubre, 2018 a las 10:58 am
      Enlace permanente

      Hombre sí, sería una buena opción, mucha gente está regresando a los pueblos, ahora cuando gracias al internet no hay que estar presente en las ciudades. Saludos.

      Respuesta
  • el 8 noviembre, 2018 a las 10:43 am
    Enlace permanente

    hola, la posibilidad de empleo en este bello municipio como es]?

    Respuesta
    • el 8 noviembre, 2018 a las 9:09 pm
      Enlace permanente

      La verdad no sé. De pronto para quien tenga experiencia de trabajo en minas de esmeraldas sí puede haber opciones. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.