Puerto Libertador (Córdoba).

Jueves 18 de agosto de 2016

Entre Montería y Caucasia están La Apartada y Montelíbano. Y más adentro San José de Uré y Puerto Libertador.

PL
Ubicación de Puerto Libertador en Córdoba.

No tuve que esperar ni un minuto en el cruce saliendo de San José de Uré. Al segundo le puse la mano a una camioneta cuatro puertas, en la cual iban dos jóvenes finqueros.

‘Si quiere lo arrimamos un poco, pues vamos para una finca’, me dijo el que conducía, cuando le pedí que me arrimaran a Puerto Libertador.

VG
Venta de gallina en Puerto Libertador.

No, qué maravilla viajar acá con aire acondicionado y en un carro tan potente. Les enseñé mi cédula y les encantó el mapa impreso que llevo para guiarme y planear los recorridos.

Y coincidencialmente un familiar del conductor es apellido Vallejo, ‘pero de los ricos’, por lo cual rápidamente entramos en confianza.

Los jóvenes se admiraron de mi espíritu aventurero, de que viajara solo y de cómo vivo de bueno. Y sí, es cierto, esta de ahora, ha sido la mejor época de mi vida.

Mis amigos tuvieron la gentileza de detenerse un momento para que yo fotografiara la mina de FerroNiquel de Montelíbano, que se aprecia a lo lejos.

FN
Mina de Ferro-Níquel por Puerto Libertador.

La empresa australiana BHP Billiton, que explota el FerroNíquel de Cerromatoso, ya compró predios en Puerto Libertador para seguir explotando la mina a cielo abierto que también descubrieron en este municipio. Así que, en el futuro Puerto Libertador también recibirá buenas regalías.

A mitad de camino entre el cruce y Puerto Libertador, está la finca de mis anfitriones. Fueron tan amables que me invitaron a seguir a la hacienda mientras ellos descargaron unos bultos de cuido. Ni siquiera permitieron que yo intentara alzar uno de esos talegos, sino que por el contrario le pidieron a la empleada que me sirviera desayuno.

Pto
Ferro Níquel rumbo al Puerto de CTG.

Ah, no mijo, ¡qué especialidad! Y sí, un desayuno muy completo que para mí fue un almuerzo anticipado. Y es que la carne guisada hecha por una mujer costeña, tiene una sazón tan exquisita que difícilmente se disfruta en el interior del país.

Resulta que esta semana se les ahorcó un toro de 700 kilos al que tenían amarrado al bramadero, para vacunarlo. Me cuentan que, en esas circunstancias,  los toros viejos son muy propensos a ahogarse.

Estos hacendados compran y reparten mercado semanal entre sus empleados, pues si no fuera así, es posible que los trabajadores se gasten el dinero en licor.

AM
Sede de la Administración Municipal.

De esa manera los patronos aseguran que al menos la esposa y los hijos estén bien alimentados. Así que la carne del toro muerto vino muy bien para completar los mercados.

Parece que estos finqueros son buenos patronos, fui testigo de la manera como trataron a dos de los empleados.

Al llegar a Puerto Libertador, cerca a la alcaldía le agradecí a mis anfitriones y comencé a caminar el pueblo.

BP
Parque en el centro de Puerto Libertador.

Lo primero fue presentarme a la Estación de Policía, a manera de prevención. Es muy importante que sepan quién es ‘ese señor forastero que anda por ahí tomando fotos’.

A Puerto Libertador los lugareños lo llaman también Bijao, por la hoja en la cual envuelven las ‘zarapas’, esos fiambres de arroz con cerdo o pollo que tanto se venden en la región.

En la plaza principal 20 de julio,  veo filas de personas, sobre todo  mujeres; esperan a que les entreguen el auxilio por ser familias desplazadas.

PP
Plaza principal del pueblo.

Están bien esas ayudas por tiempo limitado y paralelo a ello capacitación para que superen la contingencia, pero de manera indefinida durante un cuatrienio, no creo que sirva de mucho.

El parque principal de Puerto Libertador no tiene buena vista debido a un edificio de cuatro pisos que dejaron empezado y las antenas de celular que no se explica uno, cómo las ubican en ese punto central.

En el parque 20 de julio hay juegos infantiles. ‘Plaza Libertador’ es un hotel de cuatro pisos, el más lujoso de la localidad.

No parece muy ordenado este pueblo de buen movimiento comercial.

Se ven muchas motos, claro, y uno de los negocios más prósperos son los lavaderos para los vehículos de dos ruedas.

Los talleres de mecánica automotriz son otra fuente de empleo para los jóvenes.

LM
Lavadero de motos con agua a presión en las afueras de Puerto Libertador.

Lo más sorprendente que me iba a pasar en Puerto Libertador, ocurrió en seguida. Me dirigí a la salida del pueblo por si pasaba otro transporte antes de la Nissan que saldría en media hora.

En esas vi a un señor que vendía algo. Le pedí que destapara la vasija y qué veo: unas torticas de chócolo, las más sabrosas y de mejor textura. Exquisitas y a solo $500 la unidad.

MT
Torticas de maíz tierno, muy suaves.

Por supuesto que le pedí una foto al hombre y repetí la dosis de torta. Cuánto sabor y qué suavidad de fritos. Nunca las había comido tan deliciosas. Si por mí fuera, llevaría para congelar en la casa, pero todavía falta mucho para mi regreso.

De todas maneras me llevo en el alma el sabor exquisito de ese producto auténtico.

PC
Payaso haciendo perifoneo en cicla.

Mientras llegaba el transporte me  entretuve conversando con el payaso del pueblo que promueve comercios haciendo perifoneo, ni siquiera en moto: en una vieja bicicleta tan amarilla como su uniforme.

Al momento apareció un hermoso bus viejo, precedente de Tierradentro, un corregimiento a dos horas de Puerto Libertador. Se trata de una chiva veredal mixta, para pasajeros y carga. Por $5.000 me dejará en Montelíbano.

El camión viene todo embarrado porque claro, son trochas los senderos por donde anda.

Hermosos los paisajes por esta zona. Con razón Duván Echeverri el comerciante de Montelíbano que conocí en el avión, me sugirió venir por estas tierras. Ganado de diferentes pintas, árboles con ramas extendidas, palos de teca a manera de cerco, espejos de agua para que beba el ganado.

Cuanto me alegran estos viajes. Me pregunto: ¿por qué a mí tanta felicidad? De la mejor manera conecto mi cerebro para ser muy consciente de sensaciones tan bellas.

BV
Bus veredal en el cual llegué a Montelíbano.

A las 3:30 llegamos al terminal de transportes de Montelíbano, donde se descargaron los bultos con productos agrícolas que venían de la silla ocho hacia atrás. El bus tiene puerta posterior a través de la cual es fácil subir y bajar la carga.

Este es un pueblo grande, con 40.000 puertolibertadorenses, 15.000 en el pueblo y 25.000 en las veredas.

El burgomaestre de Puerto Libertador hasta el 2019 es el señor Espedito Manuel Duque Cuadrado.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *