Sabanalarga (Atlántico).

Domingo 2 de marzo de 2014

En cuanto a población, Barranquilla es la primera ciudad del departamento del Atlántico, con 1’150.000 habitantes. Luego están Soledad con 460 mil, Malambo con cien mil y en cuarto lugar, el destino de hoy, que tiene 86 mil sabanalargueros.

Fachada Iglesia.
Iglesia San Francisco de Padua.

Sabanalarga dista 45 kilómetros y el recorrido demora tres cuartos de hora, tanto desde Cartagena como de Barranquilla. A la entrada a este municipio, hay una gran avenida con separador y árboles jóvenes, que darán excelente sombra apenas crezcan. El firmamento luce sin nubes, hace un sol fortísimo, esto sí es viajarenverano.

Con el templo colmado, se celebra una misa, cuando me bajo en la Catedral de San Antonio de Padua, una ermita grande y bien presentada, que hay en el centro de Sabanalarga. La baldosa de la iglesia,  en amarillo y verde, es hermosa y exclusiva. En el centro del altar mayor, se ve la imagen del Resucitado, delante de un retablo en mármol de colores.

Piso
Mosaico antiguo de la iglesia.

El cura predica haciendo énfasis en el cuerpo y la sangre de Cristo, lenguaje que, en tiempos del Papa Francisco está como pasado de moda. Los altavoces del templo están a tan alto volumen, que parecen pick ups, pero de iglesia. Me parece que los fieles oyen, pero no escuchan, pues el sacerdote no pronuncia bien las palabras. Casi todos tienen camisa o blusa blanca. Claro, es que delante de la nave central, está el féretro con los restos de quien fue un personaje del pueblo. Con razón las bancas están casi llenas, muchos asisten a la misa de funeral, por congraciarse con los familiares del difunto, pero su mente y corazón están en otro lado.

Salgo de la misa y me siento en la Panadería Gina, a rehidratarme con una bebida roja. Aquí estuve sentado la otra vez, cuando conocí Sabanalarga, en esta misma terraza, frente a la iglesia, donde ventea delicioso y se escuchan vallenatos viejos, de todo mi gusto.

G
Germán en Sabanalarga.

Observando la plaza, pienso: Ah, qué vida tan rica la mía, vivo mejor que el millonario más opulento del mundo. Hago solo lo que me gusta y no le aparento nada a nadie. Con razón muchos jóvenes envidian mi estado de vida, y no es para menos. Prefiero esto, a tener dinero, fama o poder.  Mientras tanto, le agradezco a Dios por todas estas cosas que me ha dado y otras tantas que yo, gracias al  esfuerzo de muchos años, pude conseguir.

Bolívar
Parque del Libertador en Sabanalarga.

El Simón Bolívar que hay en el parque, es más bien pequeño, como en realidad cuentan que era la figura del Libertador. Pero este Bolívar de acá, a pesar de tener espada en la mano derecha y un fajo de leyes en la izquierda, se ve como aburrido, como cansado de chicanear, con esa capa tan pesada, en este calor y con esas charreteras tan ostentosas en los hombros. Ah, qué pereza para él, todo el día en el mismo sitio…

Qué maravilla, en este momento pasa por el frente, la carreta del joven que vende canela y tinto. Acá en Gina no hay café a esta hora, así que por $200 tomo la bebida caliente que anhelaba. Desde acá tengo la fachada de la iglesia a todo el frente y una vista sobre el parque, que permite  observar todo lo que ocurre en la cabecera  municipal. Me siento feliz acá, mirando la gente que pasa  y cuanto sucede alrededor.

Ahora le bajan el volumen a la música, porque justo en este momento, doblan las campanas por el difunto conocido, y sale el cortejo fúnebre de la iglesia. El fallecido tenía sus años. Lo sé porque, los hijos que cargan el féretro, ya peinan canas. Muy concurrido el funeral, pero no se ven escenas de dolor, y las mujeres ni siquiera llevan gafas oscuras.

CasaCul
Colegio Normal Superior Santa Teresa.

Pues sí que estoy en la segunda ciudad del departamento del Atlántico, si se consideran a Soledad y Malambo, como parte del área metropolitana de Barranquilla.  Algunas edificaciones antiguas del centro de Sabanalarga, todavía quedan en pié. Caminando por las calles, me encuentro la Casa de la Cultura, con una fachada republicana muy bonita. Este pueblo tiene buen movimiento comercial y seguramente hay familias ganaderas que todavía viven acá, pues la ganadería es la principal actividad económica del municipio.

Concejo.
Sede del Concejo Municipal.

Ahora supe que, la entrada a una caseta del Carnaval, cuesta $25.000, seguramente que hay muchos que pagan ese cover,  más lo que se consuma adentro. Me cuentan que los bailes de Carnaval, acá en Sabanalarga, son de día.  A algunas casetas les dicen ‘salón burrero’, porque antiguamente quienes asistían a las casetas, dejaban las bestias amarradas, cerca a la puerta de ingreso.

Bueno, ahora sí hay que hablar con los lugareños, vamos Germán, no te quedes ahí sentado, te estarías perdiendo mucha información de los ciudadanos.  Primero entro a la Fonda Paisa, en donde decoran el restaurante, con sombreros y ponchos de distintas clases, en un diseño muy original.

Tres personas que consulté, me dicen que para conocer en Sabanalarga, solo está la iglesia y el parque. Pero también veo agradable y bien tenida,  la sede del Concejo Municipal y otras edificaciones clásicas.  Por acá cerca está el Embalse del Guájaro, el más grande del departamento, con una extensión de 13.000 hectáreas y rico en mojarra lora, bocachico y otras especies piscícolas. Fuera de eso es una región apta para la observación de aves.

Y
‘Yo me llamo’.

De paso hacia el transporte, me encuentro una gran sorpresa: cuatro viejitos encantadores, con guitarras, y maracas, interpretan canciones de Guillermo Buitrago en un café céntrico. Qué ambiente tan agradable el que se respira en ese sitio. Los Músicos tienen en la espalda, cartones con leyendas del tipo ‘Yo me llamo…’, en alusión al concurso televisivo que por estos días acapara toda la audiencia.

Fiesta.
Lugareños celebrando el Carnaval.

Me ofrecen tragos del licor que beben, les tomo fotos y disfruto de la música increíble que tocan mis amigos. No, la que me estaba perdiendo… Estos señores sí que saben de música. Me cuentan que Bovea y sus vallenatos, fue el primer conjunto que interpretó las canciones del valle de Upar en guitarra, antes de Guillermo Buitrago, quien era cienaguero.

Bueno, en esa tienda me hubiera quedado hasta por la noche, la gente estuvo muy amable y la música genial, pero hay que conocer otro pueblo, Manatí me espera.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

3 comentarios en «Sabanalarga (Atlántico).»

  • el 6 abril, 2016 a las 11:07 pm
    Enlace permanente

    Buenas, orgullosa de ser Sabanalarguera me encanta que conozcan nuestra tierra.
    Pero tengo una observación con respecto a la fotografía de la casa de la cultura, que no corresponde a esta, esa foto nos muestra el colegio Normal Superior Santa Teresita.
    Bienvenido

    Respuesta
    • el 7 abril, 2016 a las 7:24 am
      Enlace permanente

      Gracias Lina por tu observación, haré la corrección. Y no dejes de visitarnos. Saludos.

      Respuesta
      • el 7 abril, 2016 a las 7:39 pm
        Enlace permanente

        Buenas Germán, encontré esta información: “Según la proyección del DANE mediante documento enviado con número de oficio No002135 en el cual refleja la población 102558 habitantes en Sabanalarga”, y tu narras 86 mil habitantes.

        Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *