Santafé de Antioquia (Antioquia).

Viernes 2 de enero de 2015

Por $10.000, abordé en el Terminal del Norte, una buseta que, en solo hora y media, me dejó en Santafé de Antioquia,  la ciudad de mi infancia. Tuvimos una leve demora antes del Túnel Fernando Gómez Martínez, pues todos los días, a las ocho de la mañana, se permite el paso de los carro-tanques que llevan combustible hacia el occidente; por razones de seguridad, su paso bajo tierra debe ser exclusivo. Por este y otros motivos, conviene sintonizar la emisora del Túnel en FM: 106.9, al acercarse al ducto subterráneo.

Puente
Puente de Occidente y alrededores.

Me encanta venir a la ‘Ciudad Madre’, sobre todo por el calor tan seco y agradable que hace en este municipio. Además,  los pueblos de clima cálido son los que prefiere la gente y sobre todo los jóvenes, por lo cual casi siempre en SFA, se ven muchos turistas. Es como si cualquier visita a SFA tuviera la garantía de viajarenverano.

No obstante por estos días, la plaza principal de Santafé se ve desordenada y atiborrada de puestos de ventas de todo tipo. Precisamente hoy se lee en periódico El Colombiano, un artículo titulado: ‘S. O. S por Santafé de Antioquia’, en el cual se  denuncia la situación de desorden reinante en el Centro Histórico. Y hace poco el alcalde Frey León Rodríguez, prometió que en abril de este 2015, sacaría todas las ventas de la plaza. Ojalá cumpla con esa promesa.

Santa Bárbara.
Iglesia de Santa Bárbara.

Bueno, ¿y qué sitios vale la pena visitar en esta ciudad? Muchos y muy bonitos. Fuera de la Catedral Basílica, que está en el costado occidental de la plaza principal, vale la pena ir al parque de Santa Bárbara, también a la plaza de mi Padre Jesús y a la plazuela de la Chinca que, en las noches, hace las veces de Zona Rosa del pueblo. En cada uno de esos espacios públicos hay una iglesia digna de ver. Especialmente la de Santa Bárbara es una ermita en la cual cada ocho días se celebran bodas de lujo, principalmente de parejas jóvenes que vienen a hacer su juramento en la ciudad madre.

Coche antiguo.
Boda en la ‘Ciudad Madre’.

A pocos pasos de la iglesia de Santa Bárbara hay dos museos que vale la pena visitar: el de Arte Religioso, que funciona en el bello edificio con arcos de medio punto, que sirvió de sede al Seminario Menor. Y al frente está la Casa Solariega, otro centro donde se exhiben antigüedades y variadas piezas de arte. Un poco más arriba, sobre la calle de la amargura con carrera 10, está el Museo Juan del Corral, donde la visita es gratis y exhibe piezas muy bellas de arte colonial y algunas obras arqueológicas.

El paseo al Puente de Occidente, con más de cien años funcionando, es una visita obligada para quienes no conocen esa genial obra de ingeniería, realizada en 1.889, cuando las condiciones técnicas eran insuficientes.  El año pasado el Puente de José María Villa fue remodelado y quedó en excelentes condiciones estéticas  y de seguridad.

Puente.
Puente construido en 1.889.

La Casa Negra, donde vivió el poeta Julio Vives Guerra, y a quien se le ahogó en el río Tonusco una hija sonámbula, es otro sitio que vale la pena conocer. Sus puertas y ventanas están pintadas de negro, pues así lo dispuso el poeta ante la muerte trágica de su única hija. En la actualidad ‘La Casa Negra’, sirve de Casa de la Cultura, mientras se construye el Parque Biblioteca que hará el departamento, al lado del Liceo San Luis Gonzaga.

El plano de Santafé de Antioquia es muy fácil de memorizar. La plaza principal se encuentra entre la calle 10 con carrera 10. En el casco urbano hay tres calles principales: la de la Amargura, hacia el occidente, la del Medio y ‘la Calle Mocha’ que debe su nombre al hecho de que se interrumpe, a la altura del Hotel Mariscal Robledo, el principal y más lujoso hospedaje de la ciudad.

Desfile.
Desfile de los Diablitos.

Desde el alto donde está ubicado el Asilo de San Pedro, se logra una bella panorámica de la ciudad, especialmente en horas de la tarde. Lo  mismo bajando desde la vía que viene de Turbo, Cañasgordas y Buriticá. La vista sobre Santafé e incluso sobre los municipios de Sopetrán,  Olaya y Liborina, en horas vespertinas, es espectacular. Basta subir por esa vía unos cinco kilómetros, para estar en un mirador bellísimo, desde el cual las montañas iluminadas por los últimos rayos del sol, se ven preciosas.

Una cosa importante es que, en SFA el agua de la llave es potable, por lo que no es necesario comprar agua envasada. Hay muy buen servicio de moto-taxis y moto-ratonas, como se llama a los triciclos motorizados que cobran tres mil pesos por una carrera normal, hasta para tres personas.

Algunos Restaurantes recomendados en la ciudad madre son, el de una cuadra arriba de la Catedral y ‘Las Carnes del Tío’, dos cuadras más debajo de la plaza. Después del medio día se puede disfrutar de un delicioso salpicón con helado o un jugo, de los que sirven  en dos vasos, en la heladería Budapest, cuadra y media arriba de la plaza, sobre ‘la calle mocha’.

Coche.
Calle de la Amargura.

Así que Santafé de Antioquia es un destino recomendado, de fácil acceso y clima muy saludable. Y si su paseo es en el mes de diciembre, tenga en cuenta que el día 22 es el desfile inaugural de las Fiesta de los Diablitos. En el 2014, estuvo muy colorido.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *