Ser Exitoso VS Seamos felices.

La mayoría de los jóvenes desconocen la diferencia entre un carbohidrato y una proteína, entre el 20 de julio y el 7 de agosto. Es difícil que un bachiller de hoy converse a gusto con adultos o que sepa más allá de su ciudad,  dónde queda el norte o el occidente. Con excepciones, claro está.

El anacrónico sistema de educación despojó a los estudiantes de su capacidad de asombro original y tras once años de clases en aulas, cada período lanza a la sociedad jóvenes inseguros e incapaces.

Los bachilleres se sienten perdidos en un mundo deprimente para ellos y donde las oportunidades de empleo son cada vez menores.

Los padres de familia quieren que sus hijos sean triunfadores, que cumplan el sueño de ‘ser alguien en la vida’ en el sentido de ascender individualmente en la escala social, tener casa y carro y estudio para sus hijos en ‘los mejores’ colegios.

A qué vine.
Para qué soy bueno.

O cambiamos ya o desaparecemos como especie.

Hasta ahora los seres humanos hemos dedicado tiempo y esfuerzo a tener dinero, poder, fama, en una palabra Éxito. Eso ha implicado que, al decir del Papa Francisco,  ‘hayamos exprimido la tierra como si fuera una naranja’.

Según los entendidos en el tema, a la humanidad le quedan escasos diez años para corregir el rumbo antes de que en el 2030 la situación llegue a ser irreversible y se extinga la raza humana.

Es urgente cambiar de paradigma. Educar no para que me vaya bien a mí y a mi familia, sino para que nos vaya bien como sociedad, para que todos tengamos lo suficiente. Que yo sea feliz y que los otros también lo sean.

Todos bien.
Mayor consciencia social.

Decía Jaime Garzón: ‘El problema de los colombianos es que no tenemos consciencia colectiva, tenemos una posición cómoda e individual ante la vida. El problema soy yo, me salvo yo y el resto que se friegue’.

El dinero por sí no hace feliz a nadie. La satisfacción plena está en hacer lo que cada cual disfruta, buscar el bienestar común, el cuidado del medio ambiente, el desarrollo grupal.

Una Propuesta.

La pandemia nos ha hecho entender la importancia del internet y los canales multi-media. A la fuerza los estudiantes han tenido que abandonar las aulas, depender menos del profesor y ser autodidactas.

En los años 70 se crearon los INEM establecimientos de Educación Media Diversificada en los cuales se estudian las materias del bachillerato y además, alguna vocacional.

En adelante habrá que invertir el esquema: dedicar más tiempo a cultivar gustos y habilidades y paralelamente conocer normas básicas de matemáticas, biología, sociales, etc. Pero sobre todo que el estudiante se capacite en aquello para lo cual tiene aptitudes, disfruta hacer y puede ser útil a la sociedad.

Todos.
Esa es la cuestión…

Una necesidad imperiosa es la conexión a Internet gratis en todas las regiones.  Y fomentar en los hogares la disciplina, el trabajo en grupo (labores del hogar), aprovechamiento del tiempo, la creatividad, capacidad de concentración y el esfuerzo mental contra los cuales atenta el facilismo del Internet. Además: practicaralgún deporte, fomentar el hábito de la lectura y la autodidaxia, las artes y la cultura.

Faltan motivadores.

Infortunadamente hacen falta líderes, profesores con vocación real, para motivar y orientar a los estudiantes.

No más mega colegios, la educación será en grupos pequeños que aprenden in situ, en su mundo.

Educación modular: en equipos de trabajo de 10 a 12 muchachos con gustos y habilidades semejantes que se encuentran en un lugar cada tres días a compartir lo investigado.

No se trata de hacer tareas, sino estudiar, investigar sobre lo que apasiona a cada estudiante. Los ganadores del premio Nobel de Economía 2020, hacen parte de un grupo de amigos que cada semana se reúnen para compartir sus logros.

En el futuro cercano habrá que trabajar no por dinero, sino por placer, con pasión y proyección social, en aquello para lo cual se tienen capacidades.

Todos.
No solo yo: todos.

Es necesario acabar con la cultura del dinero fácil y rápido, el dinero vendrá después de varios intentos exitosos o fallidos.

No solo en los pueblos, sino en las comunas de las grandes ciudades cada taller de carpintería, cerámica, cada finca, cada coliseo o teatro deberá convertirse en un taller de experimentación para quienes reemplazaran a los actuales profesionales o artesanos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.