Tutazá (Boyacá).

Al norte del departamento de Boyacá, Tutazá es un pueblo pequeño, con dos entradas: una sobre la vía a Paz del Río por carretera pavimentada y otra desde la vereda La Capilla, en la parte alta de la cordillera cuando se viene de Susacón, la cual rodea el cementerio antes de llegar al pueblo.

‘La Capilla’ Foto Edilberto Gutiérrez.

En Tutazá, un municipio cargado de historia estuvo Simón Bolívar después de atravesar el Páramo de Pisba y antes de la Batalla del Pantano de Vargas.

Auto-Stop afortunado.

Centro.
Tutazá. Foto Edilberto Gutiérrez.

Para llegar y salir de Tutazá tuve suerte, utilicé cinco vehículos diferentes cuyos conductores atendieron el pedido con el pulgar hacia arriba, de este trotamundos por Colombia.

En el corregimiento La Capilla de Tutazá, una camioneta de fabricación china marca Wingle conducido por un joven que viajaba con su padre, me recogió y trajo gratis hasta el cementerio de Belén, en donde está el poste con el kilómetro 28 y la salida para Tutazá y Paz de Río.

Siempre fueron muchos los kilómetros que anduve con ellos en descenso desde el Alto hasta Belén. El panorama por esa parte es encantador, máxime en una tarde de verano como la de hoy.

Todo luce verde y fresco, los cultivos de papa exhiben hermosas flores color violeta.

Papas.
Cultivo de papas. Foto Edilberto Gutiérrez.

A la salida de Belén le puse la mano a una volqueta doble troque y paró al momento. Juan Martínez su conductor es un tipo joven que desde hace dos años maneja el camión Pegaso modelo 80.

Qué lidia para subir hasta la silla a un lado del chofer, para quien no está acostumbrado es toda una escalada. El asiento está como en un tercer piso, pero eso sí, con una vista generosa hacia adelante y a los lados. 

Camión.
Doble troque.

Mi amigo viene de Tópaga trayendo un cargamento de 20 toneladas de madera con la cual se afirman los socavones donde trabajan los mineros. Estas estructuras previenen catástrofes por derrumbes que tantas veces han sepultado trabajadores.

Una leyenda histórica.

En el kilómetro 8 de la vía que conduce a Paz de Río está la ingreso a Tutazá, mi próximo destino.

Portada.
Entrada a Tutazá.

En este punto hay una portada con la Virgen de Tutazá, la misma que invocó Simón Bolívar antes de la Batalla del Pantano de Vargas. Cuentan que cuando el Libertador se vio en dificultades para vencer a los españoles, imploró ayuda llamándola: ‘Virgen de allá donde hacen los tiestos’.

Como que la Virgen de Tutazá le hizo el milagro, porque al momento apareció el coronel Juan José Rondón con su grupo de aguerridos lanceros del Llano y más con arrojo que con superioridad numérica lograron echar a la fuga a los ibéricos.

Concejo.
Salón del Concejo Mpal.

Todo en el centro.

Tutazá es un pueblo pequeño que más parece una acuarela. Las fachadas de las casas están pintadas de colores verde y blanco, lo que le da al casco urbano un aspecto de acogida.

Todo lo importante se encuentra alrededor del parque, excepto el cementerio que se ve arriba con un árbol frondoso como eje del círculo; el Hospital y el Coliseo construidos a una cuadra de la plaza.

Cementerio.
Cementerio. Foto Edilberto Gutiérrez.

Por un lado del camposanto llega la entrada de arriba cerca al corregimiento La Capilla que está en el kilómetro 49 de la vía central del norte.

Un monumento a Nuestra Señora de la Estrella de Tutazá con Bolívar de rodillas, decora la parte alta de la plaza central.

Libertador.
El Libertador ante la Virgen.
Templo.
Santuario de la Virgen.

En el centro urbano de Tutazá se destacan dos iglesias: la doctrinera con la imagen de Bolívar afuera y el Santuario de la Virgen de la Estrella, de fachada en piedra, una sola torre  y baldosa antigua en el piso.

Tanto el retablo del altar principal como la mampara a la entrada, ostentan de finos acabados en madera.

El plano inclinado de la plaza se compensa con el buen diseño de la explanada amplia frente a la iglesia, el parque de distintos niveles y el kiosco decente con teja de barro.

Mampara.
Mampara en la iglesia.

Fuera del turismo religioso, acá se atrae a viajeros amantes de la naturaleza,  para que admiren los Páramos como el de ‘El Consuelo’ que Tutazá comparte con el municipio de Encino (Santander).

También vale la pena visitar las cascadas que abundan en las laderas tutaceñas y la apicultura.

Caída.
Cascada. Foto Edilberto Gutiérrez.

Un día de suerte.. 

Ya por la tarde caminé hacia la salida y el segundo auto al que le puse la mano, paró al momento.

De nuevo en la entrada a Tutazá espero bus para llegar a Paz de Río donde dormiré esta noche. Me entretengo fotografiando unas vacas jóvenes, de ojos con círculo negro. Se ven preciosas sobre ese pasto verde tan fresco y húmedo.

Vacas.
Ganado blanco-oreji-negro.

Un conductor de tracto-mula que va a recoger carbón a Socha condujo hasta mi destino. Qué maravilla de camión Kenworth de 22 llantas y como 20 relojes en el tablero. La cabina está decorada con felpas naranja, del mismo color de la cabina. La vista desde mi silla es por todo lo alto, el ángulo de visión se amplifica, algo sorprendente.

Alcaldía.
Centro Administrativo.

En esta localidad habitan en total 2.200 tutaceños, 200 en el pueblo y los 2.000 restantes, en las veredas.

El alcaldes de Tutazá han sido: 2012-2015 María Susana Portela; 2016-2019 Carlos Saúl Reyes Estupiñán y hasta el 2023 es el señor Jhon Alexander Ortiz Sissa.

Viernes 24 de marzo de 2017

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *