Tierralta (Córdoba)

Tierralta es el quinto municipio más extenso de Colombia, con más de 5.000 kilómetros cuadrados de territorio. 

Mapa de Córdoba.
Zonu.com

Viniendo de Pueblo Nuevo, al llegar a ‘El Quince’, el cruce de donde sale la carretera para Tierralta, lo primero fue buscarle acomodo a mi morral en uno de los puntos de venta del sitio. En ‘El Almendro’ dejé el equipaje a cargo de un señor amable y comedido.

En el primer bus que pasó pagué $5.000 para llegar hasta Tierralta. Qué viaje tan agradable, conversando con jóvenes que también ocuparon las últimas sillas desde las cuales la vista a través del parabrisas es envidiable.

Límites con teca.
Árboles de Teca.

Me encanta ver los cercos de las fincas sembrados de Teca la madera fina que se usa incluso para fabricar barcos.

En la Plaza Mayorista de Medellín decían que la mejor papayuela era la de Tierralta. Y sí, en esta región se cultiva mucha comida: yuca, zapote, que ahora está en cosecha, maíz y otros productos.

Historias tristes

Cuando pasamos por Costa de Oro, un muchacho me cuenta que de ahí hacia adentro, como siete kilómetros hasta el río Sinú, todas esas tierras son de Mancuso, el paramilitar preso ahora en Estados Unidos.

‘Ah cantidad de muertos que hay enterrados de aquí para allá’,

me explica el amigo. 

Capilla.
Otra Capilla.

Y es que en los 90, esta zona fue azotada por grupos violentos que dejaron muchas viudas y huérfanos.

Ojalá esa etapa cruel de la Historia de Colombia esté llegando a su fin con los acuerdos que próximamente se firmarán en La Habana.

Y casi al frente de la entrada a Costa de Oro, está la valla que anuncia a Santafé de Ralito, el corregimiento donde se firmó la paz con los paramilitares, antes que Álvaro Uribe los deportara a Estados Unidos.

Ponchera con pescado.
Pescado para la venta en Tierralta.

El hombre del bus me cuenta también que conoce a la mamá de Miguel Ángel Borja el jugador revelación de Atlético Nacional. El goleador ya le regaló casita a su progenitora, quien antes del éxito de su hijo, se ganaba la vida vendiendo pescado en el pueblo.

A la entrada a Tierralta se ve el Estadio y el ‘Motel Punto G’. Hum, qué nombre tan sugestivo.

Centralidad

Al bajarme en la plaza principal de Tierralta, fui a fotografiar el templo con cubierta de cerchas y a saludar a Jorge Luis Miranda, el cura párroco que firmaba documentos en un corredor de la enorme casa cural.

Templo católico.
Interior del templo.

El joven sacerdote me cuenta que estuvo ejerciendo el sacerdocio en Angola y Portugal y ahora ha regresado a su tierra natal. Antes esta parroquia estuvo a cargo de los jesuitas.

Por el sacerdote supe que a media hora del casco urbano de Tierralta está la hidroeléctrica de Urrá, en el alto Sinú.

Casas de palomas.
Palomeras con patrocinio.

El padre Miranda me obsequió un ejemplar del libro ‘Así era mi tierra’, escrito por el presbítero Eliécer Sierra Berrocal, un sacerdote nacido en Tierralta. El libro describe costumbres, mitos y leyendas de la cultura Sinú.

Fuera de la iglesia parroquial, hay otra ermita de espadaña sencilla y una imagen arriba.

Juegos Infantiles.
Parque sombrío.

Tierralta es un pueblo tranquilo, lo mejor del centro es la arboleda que da sombra a los juegos infantiles.

Anduve por el mercado y la zona comercial donde como en todas partes, hay muchos almacenes de ‘todo a $5.000’.

Comercio.
Zona comercial de Tierralta.

No quiero perder el transporte que sale para Apartadó. Pero antes llegaré a Valencia (Córdoba), y de ahí continuaré el periplo hacia San Pedro de Urabá, ya en territorio antioqueño.

Acá habitan en total 78.000 tierraltenses, 33.000 en el pueblo y 45.000 en las veredas.

Alcaldía.
Casa de Gobierno en Tierralta.

El alcalde de hasta el 2019 es el señor Fabio Leonardo Otero Avilez.

Viernes 19 de agosto de 2016

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *