Viracachá (Boyacá).

Sábado 24 de febrero de 2018

A Viracachá se llega a través de Ramiriquí y Ciénega, por carretera sin pavimento, pero en buen estado. O desde Tunja por mejor vía y en menos de una hora .

NSR
Fachada de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.

Desde Tunja hay solo 25 kilómetros hasta este pueblo que me impresionó por la belleza de sus mujeres. No es una frase de cajón: las cinco jóvenes que he visto hoy, todas son de buen tipo. Parece que por mujeres hermosas los viracachenses no se varan.

Escasa población.

Me asusta cómo son de solos estos pueblos boyacenses un sábado. Y es que en el casco urbano de Viracachá apenas viven 400 personas.

EP
Esquina de la plaza cuando aún no ha salido la gente.

En un interesante video grabado con dron por Álvaro William Pineda Tabares, se ve cómo más allá de las construcciones de la plaza, no hay muchas residencias y en cambio bastantes lotes disponibles.

Viracachá es un pueblo bonito. No completamente plano, solitario y quieto antes del almuerzo, pero tiene cosas interesantes, ya veremos.

En la Tienda El Paisa, atendida por un señor querido, guardé el morral para recorrer el pueblo antes de regresar a Tunja esta tarde.

Bella arquitectura

La tierra del cacique Viracocha tiene sitios interesantes.

DA
Detalle de gran gusto en la esquina arriba de la plaza.

Comenzando por el obelisco en homenaje a los docentes, con paloma abstracta en lo alto que se levanta en un costado del parque.

Vale la pena recordar cómo la historia de los pueblos la han hecho y la harán: los maestros.

CA
Conjunto arquitectónico de gran valor.

En seguida de la casa cural hay una capilla antigua que se usa como sala de velación.

Aquí como que también hay un grupo poético, porque en algunos muros leí versos con mucho sentido que al parecer los quisieron borrar.

‘Tomar agua nos da vida, tomar conciencia nos da agua’.

A
Edificio de la alcaldía que rompe con la arquitectura tradicional.

Tanto el edificio de la Alcaldía como el de la Estación de Policía en el marco de la plaza, riñen con el estilo arquitectónico del centro.

Lástima que hayan construido esas edificaciones tan vistosas sin tener en cuenta el diseño clásico del resto de la plaza.

Iglesia Barroca.

El templo Nuestra Señora del Rosario, con hermosa fachada de estilo barroco, tiene un interior que atrapa.

DE
Obsérvese la pose del evangelista, arriba en la pechina.

En las cuatro pechinas se ve la imagen de los evangelistas en poses poco frecuentes: San Juan en actitud de escucha y San Marcos tomándose una pierna con los brazos a manera de tranquilidad.

La imagen de Santa Bárbara con un seno cortado, llama la atención por terrorífica. Menos mal la Iglesia ya desmontó de los altares esa santa con historia como para  un periódico sensacionalista.

SB
Pintura trágica de Santa Bárbara.

En su tiempo los curas le dio mucha importancia a esa mártir, con la que se cometió toda una barbaridad.

Y qué valioso es el sonido de las campanas de Viracachá, con un timbre exquisito, vale la pena escucharlas con atención.

Siete Maravillas.

La casa cural tiene un diseño en arcos armónicos. El padre Rafael me recitó de memoria ‘Las siete maravillas de Viracachá’.

7M
Parque en la fuente Toscano, una de las siete maravillas de Viracachá.

Vea pues, qué bien que se tenga en cuenta esos atractivos interesantes para los turistas.

1 – La Cruz del Castigo de los indígenas.

2 – La Cascada y Chorro de la Vieja.

3 – Los baños de Rumá.

4 – Las Cuevas de los Murciélagos.

5 – La Columna de los Indios en la vereda Saleidos.

6 – La Piedra Respondona, en la vereda Pueblo Viejo. Era el santuario de los indígenas que tenía eco, el cual se dañó debido a la carretera que pasaron por un lado.

7 – La Fuente Toscano, que estuve fotografiando y en realidad es un sitio agradable y de buen aspecto.

Mausoleos.

Anduve por el cementerio que hace poco organizó el cura párroco.

CS
Un campo santo que vale la pena visitar en Viracachá.

Tiene mausoleos antiguos decorados con el musgo que el ambiente y el tiempo han colocado a capricho. A este campo santo sí vale la pena venir.

Por la tarde abordé buseta con conductor chévere que en una hora y por $5.000 me dejó en Tunja.

CC
Casa cural, otra joya arquitectónica del pueblo.

El chofer detuvo la marcha para que fotografiara la profundidad del río que pasa bajo el puente a la salida de Viracachá.

Pasamos por Soracá y luego descendimos a la capital Boyacense cuya panorámica muy completa se contempla bajando.

BD
Altar bien decorado en la iglesia parroquial.

Acá habitan en total 3.400 viracachenses, 400 en el pueblo y 3.000 en las veredas.

El alcalde de Viracachá hasta el 2019 es el señor Alfredo Caro Puin.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

8 comentarios en «Viracachá (Boyacá).»

  • el 16 marzo, 2018 a las 10:25 am
    Enlace permanente

    que bellas publicaciones, y nosotros pensando en viajar al mar cuando lo bello está mas cerca y económico. Colombia es muy bella

    Respuesta
    • el 23 marzo, 2018 a las 12:24 pm
      Enlace permanente

      Sí, a veces lo que más nos gusta está máws cerca de lo que creíamos. Saludos Rosalba.

      Respuesta
      • el 24 marzo, 2020 a las 8:20 pm
        Enlace permanente

        Yo nací en este pueblo hermosa hace 50 años sus lugares arquitectónicos son únicos y majestuoso felicitaciones te llevo en mi mente y mi corazón

        Respuesta
        • el 25 marzo, 2020 a las 6:00 pm
          Enlace permanente

          Ah, excelente, sí, es un hermoso lugar. Saludos.

          Respuesta
  • el 20 junio, 2020 a las 10:57 pm
    Enlace permanente

    En este municipio nació mi padre JOSE GABRIEL PEDRAZA SILVA, hijo de RAFAEL PEDRAZA Y TERESA SILVA, en el año 1935.

    Ali vivimos cuando eramos pequeños. Lo recuerdo mucho porque hacia mucho frio y visitabamos la iglesia de Nuestra Señora del Rosario.

    Respuesta
  • el 11 noviembre, 2022 a las 10:31 pm
    Enlace permanente

    Mi nombre es María Obdulia Plazas Conde. Mi papá Eduardo Plazas Morales vivió en Viracacha su infancia y adolescencia. Mis abuelos Wenceslao Plazas y mi abuela Obdulia Morales vivieron en Viracacha en una casa frente a la plaza.
    Mañana visitaré el pueblo por segunda vez pero ya mi padre y tíos fallecieron. Trataré de indagar sobre mis ancestros. Recuerdo al tío Benedicto y al primo Isidro. Gracias por la información. [email protected]

    Respuesta
    • el 12 noviembre, 2022 a las 8:33 pm
      Enlace permanente

      Qué bien que regrese a la tierra de sus ancestros. Mucha suerte le deseo. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.