Alcalá (Valle del Cauca).

Domingo 21 de junio de 2009:

Este fin de semana me encuentro cerca de Alcalá, asistiendo a un encuentro de viajeros asociados a Couchsurfing.

Alguna vez antes de aterrizar en el aeropuerto de Armenia, me llamó la atención la ceiba tan frondosa que cubría el parque. Hoy tengo la oportunidad de caminar sus calles y conversar con los alcalaínos.

Aunque es uno de los 42 municipios del Valle del Cauca, Alcalá forma parte del Eje Cafetero, y se encuentra cerca de los parques temáticos de la zona y a pocos kilómetros del triángulo formado por Armenia, Pereira y Manizales.

EA
Edificio de la Alcaldía.

Acá habitan en total 17 mil alcalaínos, de los cuales en el centro urbano viven nueve mil  y en el campo hay ocho mil campesinos.

Tanto el Hospital como la Alcaldía, ocupan edificaciones modernas de dos plantas.

Como destino para turismo de naturaleza, Alcalá cuenta con casas-fincas hermosas, con piscina, instalaciones adecuadas para el beneficio del café y frescos guaduales.

Las casas y hoteles conservan el estilo de la Arquitectura de la Colonización Antioqueña, en la cual la guadua es un elemento imprescindible.

VPS
Iglesia de la Virgen del Perpetuo Socorro.

La Cascada de Alcalá es famosa por su belleza y la fuerza con que cae el agua desde una gran altura. Abajo hay un charco suficientemente hondo para clavados y practicar natación.

Este es un pueblo pequeño y, muy atractivo por su clima cálido y seco.

Alcalá forma parte del Paisaje Cultural Cafetero que en el 2011 fue declarado por la UNESCO: Patrimonio de la Humanidad.

S100
Árbol de Samán próximo a cumplir 100 años.

Ya en la plaza de Alcalá, me detengo a admirar el samán inmenso, que cubre casi todo el parque, con ramas, de follaje abundante y sombra generosa.

En una placa se da testimonio de la fecha de siembra de este gigante verde: Noviembre de 1.917. O sea que está próximo a cumplir cien años.

Otra placa registra el paso del Libertador por estas tierras, el 5 de enero de 1.930, un año antes de su muerte en Santa Marta.

CI
Calle de ingreso al centro del pueblo.

El parque de Alcalá tiene forma circular, como siguiendo el diseño del árbol que lo cubre. Hoy se ven muchos paisanos dialogando en las bancas, y algunos vendedores en busca de clientes.

La iglesia está bien. Es moderna, tiene arcos ojivales y una imagen gigante de la Virgen del Perpetuo Socorro, en el fondo de la nave central.  Las columnas cuadradas tienen capiteles corintios.

Al fondo de la nave izquierda hay una capilla auxiliar con salida a la calle, a manera de puerta del perdón. Contiguo  la iglesia está el edificio en donde antes funcionó un convento y ahora, remodelado y bonito, es sede de los juzgados en el segundo piso.

CJ
Capiteles jónicos.

La alcaldía está frente a la iglesia también en un edificio moderno y amplio. Detrás está la Galería o Plaza de Mercado, más grande que las necesidades del pueblo.

Y también hay Terminal de Transporte a cinco cuadras de la plaza.

Alcalá es un pueblo pequeño, con calles sin árboles y algunas vías pendientes pues el casco urbano está construido como sobre un cerro pequeño.

‘La Barra de Julián’ es un restaurante de buena sazón y mejores precios según me contaron unos compañeros que desayunaron allí.

PJ
Antiguo Colegio, hoy Palacio de Justicia.

El almuerzo de Día del Padre en Alcalá fue ‘Donde Nelly’, un combinado con rodaja de bagre sudado, consomé de pescado y claro, todo delicioso, por ocho mil pesos.

El postre fue en La Casa del Pandebono, contiguo a la puerta del perdón de la iglesia del Perpetuo Socorro. Allí me tomé dos pintaditos, acompañados con un pastel de guayaba, en pasta de pandebono, a  800 la unidad.

Este domingo Día del Padre, la panadería vende bastantes tortas de todos los tamaños para homenajear a los papás. Al parecer este pueblo no es tan pobre, y me llama la atención que acá no he visto limosneros.

En la discoteca Fenapi de Alcalá, celebro el día del padre escuchando a todo volumen Mi Viejo, de Piero y Mi querido cascarrabias de Alcy Acosta uno de cuyos apartes dice:

Tus consejos me han servido para escalar mil montañas,

Agradable parque sombrío.
Agradable parque sombrío.

por eso viejo querido, Dios bendiga tus canas…

En el parque de Alcalá y a la sombra del gran samán, converso con un señor de 74 años, quien tuvo cinco hijos y ahora vive solo, en una pieza arrendada. Se ve triste el viejo pues seguramente los hijos lo han olvidado incluso en este día.

En cambio por el frente pasa otro anciano muy derechito y estrenando de pies a cabeza, porque los vástagos de ese hombre, sí valoraron todo lo que el papá hizo por ellos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.