Alvarado, Tolima

Domingo 19 de octubre de 2014

Alvarado está a solo 25 minutos de la capital tolimense de la cual dista 27 kilómetros, y debe su nombre al capitán español Pedro de Alvarado.

CR
Cristo Rey, arriba de la torre de la iglesia.

Este municipio tiene nueve mil alvaradenses, de los cuales solo tres mil habitan en el pueblo, los seis mil restantes viven en la zona rural. De ahí que es una localidad  con vocación agrícola y ganadera. Los principales cultivos son: arroz, algodón, aguacate, caña de azúcar y, en las partes altas, café.

El pasaje entre Ambalema y Alvarado cuesta $6.000, para 45 minutos de viaje, que hago en un bus viejo de Rápido Tolima.

Llegué directo al Restaurante Clara, en el costado occidental de la plaza principal, a almorzar con sopa de sancocho, pollo y patacón, por $6.000.

Menú
Menú del día en Alvarado.

A primera vista, Alvarado es un pueblo tranquilo, aunque en este momento se disputan la audiencia, los equipos de sonido de dos o tres bares del marco de la plaza, pero supongo que eso solo ocurre, en días festivos como el de hoy.

Al llegar me recibió una pelea entre una madre y su hija adolescente. La mamá tumbó a la hija de un golpe, y cuando la chica estaba en el suelo, alguien la defendió diciendo:

‘Yo no sé para qué se ponen a parir hijos’.

C
Casa típica tolimense.

Lo que yo si sé es que, ese fue un dictamen apresurado, sin consultar a la contraparte.

Generalmente la gente se pone del lado de la víctima, sin considerar las razones de ambas partes.

Ayer no más escuché en Villahermosa,  la historia de un hombre cuyo hijo de 13 años,  demandó al padre ante la comisaría de familia, porque le daba con una correa. El padre se quejaba de cómo la autoridad defiende a rajatabla a los menores, sin conocer su comportamiento, a veces delincuencial. No es fácil educar a los hijos que aprendieron a leer en los ‘Derechos del Niño’, y muy poco se les instruyó acerca de sus deberes.

Árboles.
Muchos árboles en las calles.

Me ha llamado la atención, lo bien arborizadas como están las calles de Alvarado. La plaza es muy agradable y da gusto sentarse en las sillas con mesas, que tienen en el corredor, los bares, fuentes de soda y restaurantes, ubicados alrededor del parque. De los cuatro pueblos visitados hoy, Alvarado es el que mejor impresión me ha dejado.

Lo más hermoso de Alvarado es el frontis del templo parroquial, coronado en su cúpula central, con la bella imagen de Cristo Rey, de brazos abiertos. Hoy hace un día hermoso, esa fachada religiosa se ve muy bien contra el azul del firmamento despejado.

Igl.
Interior de la iglesia de Alvarado.

El interior de la iglesia sí es muy sencillo, pude fotografiarlo a través de la puerta de forja que a esta hora, estaba cerrada.

Anduve luego por el parque infantil, la plaza de mercado cubierta y la cancha mixta. Me faltó conocer el Parque Nacional del Arroz, en donde hay sitios para pesca y  baños, ideal para venir en familia.

Ahí mismo pasó la buseta de Flota Santafé, en la cual iré a tomar avena al municipio vecino: Venadillo.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.