Honda (Tolima) Primera Parte.

Lunes 20 de octubre de 2008:

Al fin se dieron las condiciones para que yo realizara el esperado viaje en honor del sacerdote y naturalista español, impulsor de la Expedición Botánica: José Celestino Mutis, quien nació en 1.732 y murió hace doscientos años.  Honda es uno de los 17 Pueblos Patrimoniales de Colombia. Muy temprano tomé el Alimentador al Metro y luego llegué al Terminal del Norte.  Salimos 20 minutos antes de las siete de la mañana.

Pano
Panorámica de Honda.

El día está inmejorable, en los últimos meses ha llovido bastante. Esa es la razón por la cual todo está muy verde y fresco. Distintos tonos, de acuerdo a la especie de árbol o clase de pasto. El cielo de pocas nubes se ve espléndido, con un tono azul fuerte, muy bonito. Así que hoy todas las circunstancias son favorables para viajarenverano.

Antes de las ocho de la mañana íbamos por Marinilla,  las 9:10 pasamos sobre el río Calderas, a las 10:25 estuvimos en Doradal y a las 11:00 en el Restaurante El Fogón Paisa, el mismo que vende porciones grandes, caras y de regular calidad. Claro, es un paradero aislado de cualquier competencia. Así que no di tiro y solo me tomé un café con leche por mil pesos.

CA
Carga Ancha en la Vía a Honda.

Y otra cosa que me impresionó fueron dos ensambles gigantes en forma de cascos de naranja, que llevaban sendas tractomulas, custodiadas por varios autos con advertencias de carga ancha, pero de verdad super amplias.

Los carros que venían en sentido contrario,  tenían que detenerse y hacerse a un lado, para que el ensamble cupiera.

Iguana
Iguana en el parque de La Dorada.

Al pasar por La Dorada el compañero de silla me mostró el ‘Parque de las Iguanas’, un espacio público muy arborizado en donde habitan muchos de esos lagartos. La gente como que compra pan para alimentarlas, así como en otros parques se les da maíz a las palomas.

Y lo que más me agradó fue ver cómo entre La Dorada y Guarinocito, han sembrado varios kilómetros de guayacanes al lado de la carretera. Ya tienen en promedio 5 metros de alto, así que pronto se verán hermosos cuando todos florezcan. Al entrar a Guarinocito está la conocida venta de quesillos.

Este sector es bastante hermoso. Muchos pastizales con ganado de ceba, seguido por garzas, atentas a pescar cualquier garrapata. Hay colinas y pequeños cerros muy vistosos y ahora completamente fértiles. La mirada se pierde en el horizonte sobre un cielo de nubes bajas y fondo azul.

Calle
Calle comercial e iglesia del Carmen.

Por fin a la una de la tarde y después de seis horas y veinte minutos de viaje, me bajé en el centro, cerca  a la iglesia del Carmen, de la Ciudad de Honda.

Esta fue una comarca muy próspera en los tiempos cuando el río Magdalena era la principal arteria del país y por allí se movilizaba toda la mercancía de importación. Luego, en los años 50 cuando apareció el Ferrocarril estos puertos perdieron importancia y desarrollo. Pero aún quedan vestigios de la edad dorada de Honda como las instalaciones del Banco de la República, la Colombiana de Tabaco, el Palacio de Justicia, la Cervecería Bavaria, etc.

El alcalde de Honda hasta el 2015, es  José Alonso Montero Ortiz y hasta el 2019: Juan Guillermo Beltrán Amórtegui. Este puerto tiene 26 mil  habitantes en el casco urbano y solo mil en las veredas para un total de  27 mil hondanos.

Bueno, como conozco poco de Honda y el Banco de la República tiene una biblioteca con aire acondicionado que no cierra al medio día, nada mejor que meterme de ratón de biblioteca mientras pasa el sopor de la tarde y, en ese rato, preparar algo para mi recorrido turístico.

Pza.
Plaza de Mercado de Honda.

Primero pasé por la Plaza de Mercado, una construcción muy bonita rodeada de columnas altas, acanaladas y con capiteles dóricos. Junto con el Puente Navarro, esta bella construcción ha sido declarada Patrimonio Histórico de la Nación.

Esta Plaza de Mercado fue construida entre 1.917 y 1.935 por el inglés Harri Valsing. Tiene 120 columnas y cuatro puertas principales en hierro forjado.

Adentro de la plaza hay venta de frutas y verduras, y  la carne se expende en un edificio aparte. Una porción de papaya roja me supo delicioso. También abunda el mango mariquiteño que es tan rico.

Igl.
Catedral de Honda.

Por una calle con grandes lajas de piedras, como varias que hay en Honda, se sube al Alto del Rosario en donde está una hermosa iglesia colonial: la Catedral de Nuestra Señora del Rosario que tiene la imagen de la Patrona en lo más alto del altar mayor .

También se aprecia en el centro del retablo principal a San Bartolomeo, patrono de Honda, un santo al cual le dieron muerte quitándole la piel, para torturarlo.

La Catedral del Rosario es muy bonita, con techo en madera redonda y columnas en piedra. Por fuera tiene contrafuertes grandes y la cúpula se destaca por su altura.

Casa
Casa colonial y muebles antiguos.

Frente a la iglesia hay un parque muy agradable y la calle contigua tiene casas coloniales bien conservadas. Observé dos semejantes a la de Merceditas Gómez en SFA: con muros de piedra volcánica y dentro, muchos muebles y decorados antiguos.

Por la Cuesta Larga, una calle empedrada y empinada,  llegué cerca al Puente en honor de Pedro Aquilino López, padre del ex presidente Alfonso López Pumarejo, el hijo ilustre de esta ciudad.

Pte.
Calle empedrada y Puente Navarro.

Al fondo se aprecia el Puente Navarro, el primer puente metálico que se construyó en Suramérica, concretamente el 1.889 tal como se lee en la placa original de la constructora gringa: San Francisco Bridge Company.

Ese puente se llama así, porque fue construido con recursos propios por el Sr. Bernardo Navarro quien luego cobraba el peaje por pasar el viaducto.

‘La ciudad de los puentes’ tiene entonces cinco muy importantes viaductos: Sobre el Güalí están el Alfonso López, con baranda alta de cemento, el Negro, por donde pasaba ‘la negra’, es decir, la locomotora y el Agudelo, justo sobre la calle 11.

LIA
Puente Luis Ignacio Andrade.

Y sobre el Magdalena están el Navarro y el Ignacio Andrade Valderrama que es por el cual transita todo el tráfico que va para Bogotá.

Alguien me dijo que más abajo van a construir otro puente para descongestionar este y desviar el paso de los carros pesados más allá del casco urbano de Honda.

Después de cruzar a pié el Puente Navarro llegué a Puerto Bogotá, es decir, al otro lado del Magdalena. Entonces regresé a Honda atravesando el Puente Ignacio Andrade. Pero no sin detenerme sobre él para notar cómo temblaba toda la estructura al paso de los camiones pesados. Ver pasar tractomulas y buses es para mí un espectáculo muy entretenido.

Abajo se ve el río muy sucio y crecido, pero bastante cerrado. A un lado de la vertiente hay un árbol en el cual anidan las garzas. Mientras cae la tarde vuelan en grupo de 23 aves surcando el cielo hondano por encima del Magdalena.

Arreboles.
Atardecer sobre la Iglesia del Carmen.

La tarde está preciosa, sobre el occidente hay nubarrones pequeños, como ovejas brillantes, iluminados por los últimos rayos del sol.

A continuación anduve por el parque de las Américas. En una de las esquinas está el Rendez vous, un salón de billares inmenso y con cuatro puertas muy amplias. El significado de esas palabras francesas es ‘sitio de reunión’, y así se llama desde cuando algún europeo lo fundó hace muchos años. Es muy agradable por tan abierto y ventilado. Allí me tomé una cerveza por $ 1.500.

Luego otro cafecito en Delicias del Néctar, una Cola & Pola de 1.100 en el supermercado Listo y, a dormir.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en “Honda (Tolima) Primera Parte.

  • el 24 marzo, 2018 a las 11:17 pm
    Permalink

    Es magnifico el recuento de su visita por mi amado y hermoso terruño. Agradezco la generosidad de sus palabras que describen su belleza y calidez. Ojala los propios y extraños supieran la importancia que tuvo Honda para el país y la visitaran mas seguido para que se maravillen de su arquitectura colonial, su belleza de paisaje, sus balnearios de agua natural, su gastronomía ancestral y la calidez de su gente. Solo me permito hacer una corrección sobre el nombre del puente Lopez, que debe su nombre al padre del ex presidente Alfonso Lòpez Pumarejo, Don Pedro Aquilino Lòpez, según referencia de nuestro historiador, Tiberio Murcia Godoy.

    Respuesta
    • el 25 marzo, 2018 a las 5:57 pm
      Permalink

      Gracias Martha Patricia por sus comentarios. Haré la corrección. Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *