Arauquita (Arauca).

En el extremo norte del departamento de Arauca se encuentra Arauquita, en límites con Venezuela.

Rodando por planicies

Poco tráfico circula por estas carreteras araucanas en las que no hay peajes.

De vez en cuando se ven caseríos con muy pocos cultivos y en donde por lo general, venden bidones con gasolina de contrabando traída del vecino país.

Torre.
Torre de la iglesia.

Todo el recorrido se hace a través de rectas que trazan interminables rayas sobre la llanura, como otras líneas de Nazca, pero inorgánicas. 

Cinco kilómetros antes de llegar a Arauquita se pasa bajo un túnel verde hermoso de muchos árboles en crecimiento.

Carretera.
Hermoso tramo de la vía.

Me impresiona la informalidad que rige por estas tierras araucanas. Motos con placa de Venezuela, otras sin matrícula a la vista o cargando bidones con leche o gasolina como alforjas atrás. Una carga exagerada para un vehículo de dos ruedas.

Después de hora y media de recorrido desde Fortul, el colectivo me dejó en el Terminalito, en seguida del Hospital.

Cultura y religión

A pié y con el morral a cuestas llegué hasta la Casa de la Cultura que se ubica muy fácil por los tres tanques de agua que hay en seguida.

Recorrí la sede cultural en donde hay mucha actividad. El auditorio es inmenso, allí estaban los alumnos de acordeón. En otro espacio los practicantes de arpa, percusión y cuatro. También grupos de niñas que bailan joropo calzando preciosas cotizas.

Acordeones.
Acordeoneros en Casa de la Cultura.

Arauquita es un pueblo de mucho comercio, más que todo mercancía china: ‘todo a cinco mil’, cachivaches, chanclas, gorras, accesorios para celulares, etc. En la calle los inmigrantes venezolanos venden tinto, porciones de torta o empanadas.

San Lorenzo es el patrono de Arauquita. Dentro del templo se ve la imagen del santo que sostiene con el brazo derecho la parrilla en la que lo ‘asaron’.

Santo.
San Lorenzo y su parrilla.
Iglesia.
Gran salón del templo.

Apenas terminan de reconstruir la iglesia, con entrada tan amplia como la fachada. Un espacio inmenso que  requiere estructuras reforzadas y a la vista, para sostener sin columnas la enorme cubierta.

Centro de la Ciudad

Frente a la ermita, florestas de grandes ramas abrigan el sitio aunque le quitan luminosidad al parque central. Ahora en época de lluvias, los troncos de los árboles tienen lama que acentúa la oscuridad del espacio público.

Monumento.
Monumento en el parque.

El Café Express es un negocio agradable a un lado de la iglesia, donde muchos lugareños se congregan a conversar y tomar su bebida preferida. Desde las sillas y mesas afuera, se puede observar la dinámica de la plaza principal.

Y sí que es movido el centro de Arauquita. Abundante oferta comercial y bastantes personas sin oficio, ahora con la llegada de venezolanos que se rebuscan la vida de alguna manera. No faltan grupos de indígenas, pero también mujeres de rasgos finos.

El río Arauca pasa por un costado de Arauquita. Al otro lado de la vertiente está La Victoria, un pequeño pueblo venezolano. Lo que ocurre en esta vertiente es muy diferente de lo que se vive en la otra.

En el municipio araucano, todo está en el centro: el Hospital, el Terminalito de Transportes, la cancha de fútbol y el Liceo del Llano, a un lado del marco de la plaza. No se observan muchas edificaciones de más de dos plantas.

Liceo.
Avenida y colegio.

Los funcionarios municipales atienden detrás de la iglesia y sobre una avenida con separador. En la fachada de la alcaldía pintaron un mural alusivo a la paz: una granada que se convierte en mazorca. Arauquita es considerada ‘La Capital del Cacao’ y se empeña en alcanzar la paz promoviendo los cultivos.

fruto.
Cultivos en vez de armas.

Qué tal si no doy este paseo por el centro: al momento se vino un aguacero fuerte que escampó en seguida y dejó todo inundado. Como no hay alcantarillado de aguas lluvias, se forman charcos después de la tormenta.

Festival de Verano

En el puente de reyes todos los años se celebra en Arauquita el Festival de Verano, una conmemoración singular que tiene como escenario el río Arauca y sus playas.

Me encantaría venir por esos días cuando se realizan concursos diversos: regata de neumáticos, carreras con obstáculos, castillos de arena, canotaje por el río, etc.

Mazorcas.
Capital Cacaotera de Colombia.

Esta región de los Llanos Orientales es rica en flora y fauna. Por las extensas sabanas abundan chigüiros, garzas, coroncoras, y una gran variedad de árboles.

Sin embargo me impresiona ver tantas hectáreas descubiertas, cómo no siembran más especies de flora que servirían además para albergar muchas más aves y dar sombra al ganado.  

Viaje a la capital

Parece que no salen busetas desde Arauquita para otros destinos, la mayoría del transporte se hace en autos colectivos que arrancan tan pronto completan el cupo de cuatro pasajeros.

Antes de salir en este servicio puerta a puerta, anduvimos en búsqueda del cuarto pasajero lo cual me permitió recorrer calles de Arauquita que no conocía.

Mural.
Riquezas de Arauquita.

Estuvimos por el Mirador del Río y el Pueblo Cacaotero El Troncal, que está a la salida para Arauca y donde viven las mejores familias de Arauquita. Es además el sitio turístico más visitado del pueblo.

El alcalde de Arauquita hasta el 2019 es el señor Etelívar Torres Vargas.

Acá habitan en total 41.000 arauquiteños, 21.000 en el pueblo y 20.000 en las veredas.

Viernes 6 de julio de 2018

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.