Arcabuco, Boyacá.

Miércoles 15 de abril de 2015

Antes de las seis de la mañana desperté, en mi hotel del municipio de Barbosa (Santander), con la mala noticia de la muerte de once soldados en el Cauca, a manos de la guerrilla. En memoria de esos colombianos, escribo este relato.

LD
Las Delicias, abajo de Arcabuco.

Y antes de las siete abordé la buseta de Transportes Boyacá con destino Arcabuco, la ‘Ciudad Ombligo’ pues, más abajito y rodeado de bosque, hay un punto llamado ‘Las Delicias’, donde venden ricas almojábanas.

Qué risa, este tiro tan fino me lo contó el conductor de la buseta Volkswagen en la cual viajé de Barbosa a Arcabuco, por cuatro mil pesos.

Fue un recorrido muy agradable, en el que no solo el conductor ofició como mi guía turístico, sino que la señora de la ventanilla, también disfrutó dándome información sobre Landázuri y Cimitarra, de donde es originaria, los pueblos que conoceré más adelante.

Muy pronto atravesamos un puente sobre el río Suárez, el mismo que sirve de límite entre el ‘sumercé’ y el ‘hifuepuerca’: los departamentos de Boyacá y Santander. Por acá hay muchas caídas de agua, bellísimas.

A la entrada a Arcabuco, viniendo de Barbosa, se ve el Colegio Alejandro de Humbolt. En ese estabelecimiento estudió el famoso ciclista Nairo Quintana, cuando era un adolescente desconocido. Sus padres viven en la parte de arriba de Arcabuco, subiendo hacia el Páramo, y desde allá bajaba Nairo a estudiar al Humbolt.

LM
Cascada de los Micos.

Me cuentan además que esta pendiente tan pronunciada hizo llorar a otro ciclista famoso: el francés Laurent Fignon, (1.960-2010), quien prometió no volver a Colombia, luego que sudó la gota gorda, en una competencia entre Barbosa y Arcabuco.

Y sí, qué carretera tan inclinada. Como el pavimento es bien amplio, la pendiente no se nota tanto, pero se ve a los ciclistas subir exhaustos; fue por estas lomas por las que Nairo se formó como Campeón de Colombia.

También me entero que de Arcabuco salen colectivos que van hasta Villa de Leyva que está a solo 40 minutos de acá. Ya he ido varias veces a esa hermosa ciudad, así que mejor dedico el tiempo a municipios que desconozco.

AG
Almojábanas y Garullas.

El transporte me dejó en la plaza de Arcabuco. Lo primero fue desayunar en el promocionado establecimiento ‘Golosinas Típicas de Arcabuco’. Cualquiera se deja convencer por tantos anuncios. Pero me decepcionaron un poco los precios, no tanto por el valor que pagué, sino porque las Garullas y las Génovas, por ejemplo, que son a $1.500 las entregan frías, lo mismo la almojábana que, esa sí, estaba rica.

Y con precios altos uno exigiría jabón y tohallas de papel en el baño, pero no. Un negocio contiguo: El Pómeca, me gustó más, pues tiene el techo con tendido de bambú, que se ve hermoso desde el piso.

Es bonito Arcabuco, ubicado a solo 35 kilómetros de Tunja. En una esquina de la plaza está la Biblioteca y salón de conferencias, muy bien terminado. Dicen que los moradores de Arcabuco, son todos gente de caché… de cachetes colorados, pues hace mucho frío en esta zona.

B
Bachué Alada.

Una obra de arte que engalana el parque de Arcabuco, es la bella escultura alada, del “Angel Guardián de Los Bosques de Arcabuco”, en un gesto triste, por la tala de bosques, qué hermosura. La esculpió el maestro Julio Abril Mayorga.

RI
Roble e Iglesia de Arcabuco.

La iglesia de Nuestra Señora del Amparo, de Arcabuco, de estilo gótico, es bien hermosa. Fuera de los santos a escala humana, estaban exhibidos todavía, en las andas pequeñas, las pequeñas imágenes  de la Semana Santa infantil, que acá también se celebra cada año.

En el centro del parque, que tiene flora surtida y bien cuidada, se observa una talla hecha en el tronco de un árbol de roble, como ‘Alegoría a la Vida’.

El sol por la mañana está detrás de la iglesia, pero de todas maneras logré buenas tomas desde cerca al edificio de la Alcaldía, en la esquina norte de la plaza.

Allí saludé al alcalde Jairo Ruiz Salazar, que entraba al mismo tiempo, y me presentó al jefe de Turismo quien me atendió de manera diligente.

I
Iglesia de Arcabuco.

Ese funcionario me sugirió visitar la Reserva Natural Rogitama, en la vereda Peñas Blancas, a cinco minutos de acá por la vía hacia Moniquirá.

Un pro-hombre que vino a Arcabuco, convirtió un terreno que antes era estéril, en toda una reserva verde que ya es apta para  observación de aves y donde abundan los colibríes.

Mi amigo de la alcaldía también me habló muy bien del Museo a Cielo Abierto, en la casa campestre del escultor Eduardo Malagón Bravo. Queda a tres kilómetros del casco urbano, yendo hacia Tunja.

Hasta allá fui en un colectivo por $2.000.  El joven de la Finca-Museo me comunicó con el maestro Malagón Bravo, quien no se encuentra hoy en su casa. El artista fue muy deferente conmigo y su obra es de admirar.

F
Finca Museo.

Bueno, y ¿ahora qué? Pues a esperar bus de regreso hasta Las Delicias, y más adelante a Moniquirá, mi próximo destino.

Mientras esperaba un transporte público, le puse la mano a cuanto auto bajaba en dirección Arcabuco. Y, ¡Oh sorpresa!, me recogió un señor como de 75 años que manejaba un campero Misubishi.

Qué bien. El hombre va justo para Moniquirá, el otro pueblo que quiero conocer.

MN
Cascada ‘Manto de la Novia’.

Y no solo me transportó, sino que mi conductor se detuvo en Las Delicias; a bordo de  las Cascadas; a la vista de Moniquirá y en cuanto sitio quise fotografiar.

El señor del campero iba escuchando una música muy agradable para los dos: canciones de los Hispanos y la Billo’s Caracas.

Mi amigo me explica cómo cambia de rápido el ambiente, tan pronto comienza el descenso pronunciado de Arcabuco hasta Moniquirá. De un momento a otro del bosque natural de las montañas y peñascos, se pasa a cultivos de caña de azúcar, plátano y café.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

5 comentarios en “Arcabuco, Boyacá.

  • el 12 mayo, 2015 a las 4:59 pm
    Permalink

    Están disponibles para Su Señoría, datos que he procesado acerca de “SIMÓN BOLÍVAR, EL LIBERTADOR EN EL ESPACIO Y EN EL TIEMPO”. Le remití el libro al Palacio Municipal de Tunja y lo devolvieron, por lo cual solicito comedidamente su dirección. Atentamente, Hernando Silva.

    Respuesta
  • el 3 julio, 2015 a las 2:49 pm
    Permalink

    Sr. Vallejo: La escultura del Maestro Julio Abril Mayorga que está en el costado sur de la hermosa plaza del municipio de Arcabuco, no representa a Baché, sino al “Angel Gaurdián de Los Bosques de Arcabuco”, erigida en pleno apogeo de la tala de especies forestales valiosas. El Angel tiene una ametralladora a discreción, disuasoria, y ha decomisado un Hacha, que junto con el Trocero eran las herramientas utilizadas para talar los bosques, algo común en la década de los años 50. El hacha la quitaron cuando colocaron la figura que hay en el centro del Parque, no la han vuelto a colocar y la tienen guardada en la Personería Municipal. No ha sido posible que restauren la Escultura colocándole el hacha, la cual es un elemento fundamental de esta Escultura, pues sin ella su simbología está amputada.
    A propósito de Rogitama Biodiversidad hay información en la web. Basta escribir rogitama en cualquier buscador.
    Atentamente,
    Roberto Chavarro Chávarro

    Respuesta
    • el 6 julio, 2015 a las 6:52 pm
      Permalink

      Gracias señor Chavarro. Muy oportujno su aponte.

      Respuesta
  • el 20 julio, 2019 a las 8:17 am
    Permalink

    No me explico por qué la gente insiste en decir verano a la temporada de sol e invierno a la de lluvias, si COLOMBIA ES UN PAÍS TROPICAL y en los trópicos no hay estaciones, el invierno trae nueve, tormentas de huelo, frentes fríos, etc, y eso no se ve acá. Donde acá hubiera estaciones, los colombianos no podríamos vivir. Se dice TEMPORADA SECA Y DE LLUVIAS y existen todos los climas por altura y se denominan PISOS TÉRMICOS, por eso la producción de alimentos es permanente durante el año. Y eso también lo digo en la introducción de mi libro. Mil bendiciones.

    Respuesta
    • el 22 julio, 2019 a las 1:51 pm
      Permalink

      Sí, usted utiliza un lenguaje más técnico y tiene razón, como conocedor del tema. Gracias por su aporte.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *