Charta (Santander).

Domingo 3 de junio de 2018

Entre bosques y ríos.

El camino que llega a Charta desde Bucaramanga es un paisaje verde con carretera, una vegetación espesa con melenas colgando de los árboles y abundante agua.

BD
Gran bio-diversidad.
PE
Paisajes evocadores.

Esta es una zona muy apetecida por los bumangueses para sus paseos de familia los fines de semana. Hay varios estaderos con balnearios de río.

Siempre se transita en ascenso suave, en contra la corriente y con una vertiente al lado: el río Matanza primero y más adelante el río Charta, que desciende entre piedras medianas y de distintas tonalidades de grises.

Y lo más particular: el puente peatonal y colgante llamado ‘La Hamaca’ de más de cien metros de largo sobre el cual es difícil mantener el equilibrio.

La temperatura promedio de Charta es de 23°, algo más fresco que Bucaramanga.

Apacheta.

HE
Hermosa apacheta.

Cerca a Charta alguien armó una escultura con piedras superpuestas, como las apachetas con las que los indígenas de los andes rendían culto a la pachamama y garantizaban la buena suerte para los viajeros que circulaban por el lugar. Difícil encontrar en occidente un artista con tanta paciencia y pulso firme.

Charta es una localidad tranquila del nor-oriente santandereano, con muy poco comercio; solo vi un establecimiento que ofrece mesas y sillas a los clientes.

CP
Centro del pueblo.

Templo parroquial.

Hace dos años le cambiaron los techos a la iglesia parroquial de San José que ahora luce espléndida. Lo más valioso del templo son las puertas en plata martillada del sagrario en el altar central.

II
Interior de la iglesia.
PM
Sagrario en plata martillada.

Las campanas tienen excelente sonido. Cuando el sacristán repicaba tuve tiempo de subir las escaleras del coro para fotografiar al campanero halando los lazos.

Desde lo alto de la torre eclesial se divisan los sauces llorones del parque y el cementerio en lo alto.

PC
Parque y Cementerio.

La casa cural de estilo colonial, pero moderna, es una de las residencias más hermosas del pueblo.

Balcón Florido.

Charta es una población de topografía inclinada. Las dos calles principales suben hacia donde me dicen que hay una laguna que podría ser un buen atractivo para los turistas.

CCh
Lo característico de Charta.

El ‘Balcón Florido de Santander’ se esfuerza por hacer honor a su apelativo, con plantas de flores en las fachadas o los balcones de las viviendas.

Me recomendaron conocer una casa campestre, a cinco minutos del pueblo, después del puente amarillo. Por $5.000 contraté a Jesús quien me subió hasta la ‘Casa de los Nonos’, como la llaman.

AC
Arquitectura colonial.

Sí, una casa bonita de estilo español, semejante a las que se ven en Guatavita.

Al regreso, Jesús me llevó al Cementerio en donde fotografié las tumbas más antiguas. Desde ese punto la panorámica de Charta es muy completa.

VC
Vista desde el cementerio.

Se aprecia muy bien la plaza de toros acá abajo, casi inutilizada. Más allá el colegio y a un lado del casco urbano la iglesia de San José de una sola torre, con el parque al frente.

En Charta hay dos fábricas de lácteos. En la de más arriba compré un vaso de yogurt de melocotón con abundante fruta, qué ricura.

TM
Transporte mixto.

Regreso en lechero.

Cuando estuve en la Estación de Policía, los agentes me cuentan que ese camión Ford 60 doble cabina que se ve arriba, es el lechero que sale en seguida para Bucaramanga. No, pues, qué me han dicho.

Hablé con el conductor, un muchacho responsable y joven. Por $7.000 me llevará hasta Bucaramanga, dejándome justo a la oficina de Flota Cáchira en donde dejé el equipaje esta mañana.

VP
Una de varias paradas.

Como el camión hace varias paradas para recoger canecas o baldes con leche, tuve oportunidad de fotografiar el río y esa naturaleza exuberante que lo rodea. También los rudimentarios puentes colgantes, las melenas que caen de las ramas de los árboles, algunas casas campesinas, qué maravilla haber venido en el lechero.

Me voy enamorado de este paraíso que es el ‘Balcón Florido de Santander’. Y me encantó además la manera prudente y a la defensiva, siempre cediendo el paso, como conduce el muchacho del camión modelo 1.960. Rara esa actitud generosa para conducir en un muchacho de 24 años.

También me llamó la atención las pocas motos que se ven por acá. Y otra cosa: en todo este recorrido de seis días apenas si he pasado dos peajes. El tráfico es tan escaso, que no sería rentable colocar caseta para cobro de impuestos.

EP
Otra escultura de piedras.

Hasta el 2019 el señor Giraldo Solano Toloza alcalde de Charta, despacha en una edificación de dos plantas, pequeña pero de buena fachada, dos cuadras abajo del parque principal.

Acá habitan en total 3.000 charteros, 500 en el pueblo y 2.500 en las veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *