Curití (Santander).

Desde el 2021 el gobierno nacional promueve, fuera de los 18 pueblos patrimoniales, 50 municipios con menos de 50.000 habitantes que se destacan por sus encantos para el turista y ofrecen facilidades de acceso y hospedaje.

A esas 50 localidades las llamó: ‘Pueblos que enamoran’, y Curití en la provincia de Guanentá, es una de ellas.

Plaza.
Plaza de Curití.
Panorámica.
Vista general el pueblo. (Foto Alcaldía de Curití).

Cómo llegar.

La ‘Ciudad de brumas y bellos atardeceres’ es un destino obligado para quienes se desplazan por la vía que de Bucaramanga avanza hacia el sur, de paso por San Gil y Socorro, hasta llegar a Barbosa, Moniquirá y Tunja.

Para ingresar a Curití se recorren de 2.5 kilómetros, bajo vegetación tupida y fresca.

Desde San Gil son solo 9 kilómetros por carretera pavimentada. Viniendo del Cañón del Chicamocha, el  pueblo se observa llamativo y completo, desde la troncal sur de Santander, antes de llegar a San Gil.

Calle.
Calle de ‘Pueblito viejo’.
Templo 2008.
Templo en el 2008.

Sitios emblemáticos.

De la iglesia curiteña lo mejor es la fachada antigua en piedra que, parece ser lo que quedó de la edificación original, después de algún incendio o terremoto.

Detrás de la espadaña construyeron un templo en materiales modernos,  nada del otro mundo. Pero supieron conservar el frontis, que incluso tiene detrás un balcón en ‘U’ bello y único.

Templo 2014.
Templo en el 2014.
Balcón.
Balcón de la iglesia anterior.

Para formarse una idea del casco urbano de Curití, basta subir unas cuadras hasta la imagen de la Virgen visible desde la plaza central.  

Desde esa atalaya se observa bien el pueblo, por la mañana o al medio día. Un plus adicional lo constituye la brisa constante que sopla en esta región y viene muy bien para un día de sol ardiente. Más hacia el norte levantaron galpones avícolas, para millares de aves.

Subida.
Calle que lleva al Alto de la Virgen.
Vista.
Vista parcial del pueblo.

En Curití muchas personas obtienen el sustento con el trabajo del fique. Es una tradición que data de la Colonia y se complemente con los cultivos de la planta en los alrededores del pueblo. 

Artesanías en Fique.

En varios almacenes ofrecen sandalias, carteras, bolsos, cotizas y tapetes de cabuya teñida, hechos por artesanos tradicionales.

Uno de ellos es don  Felix Pimiento, un hombre de unos 76 años quien desde pequeño ha trabajado los telares.

‘- Es un trabajo agradecido porque uno en cualquier momento consigue dinero vendiendo los dos o tres costales que tenga – afirma don Felix’.

El piso de las calles y la plaza de Curití, está formado con lajas de piedra antigua, grandes y de formas variadas.

Es agradable este pueblo de palmeras altas y airosas en el parque central. En el 2014 se congregaron en el centro personas de la tercera edad, a quienes la administración les hizo una atención, con música y altoparlantes, pero bien.

Curiteños.
Curiteños en el 2014.
Urbanización.
Conjunto residencial.

En el marco de la plaza debería haber más negocios con sillas afuera en donde sentarse.

A un lado del pueblo, se ven urbanizaciones nuevas, como para turistas o pensionados que buscan un lugar tranquilo para la vejez.

Destinos naturales.

En los alrededores de Curití el visitante encontrará una gran variedad de atractivos de naturaleza.  El más conocido: el balneario Pescaderito, un pozo de aguas frescas hasta donde llegan grupos familiares en paseo de olla, a disfrutar del ambiente relajado y la brisa cálida del entorno.

A los amantes de la espeleología, Curití les ofrece a cinco minutos del centro urbano, la Cueva de la Vaca con dificultades de acceso que son interesantes desafíos para quienes disfrutan del riesgo y la aventura.  En lugar más apartado, se puede visitar la Cueva del Yeso.

Y para viajeros amantes de la naturaleza están los senderos eco-turísticos en los cuales se pueden observar paisajes coloridos y abundante fauna exótica. 

Detalle.
Detalle de la fachada eclesial.
Mesas.
Algunas mesas en el andén.

En cuanto a gastronomía Curití y toda la provincia guanentina brinda su especialidad: ‘hormigas culonas’, un plato exótico y según dicen, afrodisíaco. Los insectos se cosechan durante los meses de marzo y abril.

Las hormigas fritas son una delicia ya sin alas ni patas y tienen cierto sabor a chicharrón o tocino carnudo.

Acá habitan en total 11.000 curiteños, 3.000 en el pueblo y 8.000 en las veredas.

Alcaldes de Curití han sido: 2000-2003 Gabriel Colmenares Mejía; 2004-2007 Rafael Ruiz Vargas; 2008-2011 Gabriel Colmenares Mejía; 2012-2015 Alexander Castañeda Duarte; 2016-2019 Mario Galvis Ave y hasta el 2023 es el señor Ángel Miguel Triana Sánchez.

Fechas de las visitas: Jueves 24 de enero de 2008 y Domingo 3 de agosto de 2014

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.